Información

¿Puede la FIV disminuir la probabilidad de trisomía en los fetos de madres mayores?

¿Puede la FIV disminuir la probabilidad de trisomía en los fetos de madres mayores?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿La trisomía se debe principalmente a complicaciones con la fertilización?

Si es así, ¿la fertilización in vitro reduce la probabilidad de trisomía en los fetos de madres mayores?

Si no es así, ¿se pueden examinar los cigotos antes de la fertilización in vitro?


La trisomía se debe a la no disyunción en la meiosis (el proceso en el que se crean los óvulos y los espermatozoides). Esto sucede antes de la fertilización.

Las trisomías se observan con mayor frecuencia en hijos de mujeres mayores. No se comprende completamente por qué sucede esto, pero es probable que esté relacionado con el hecho de que los ovocitos no completan la meiosis (y se convierten en óvulos) hasta la ovulación. Aquí hay un artículo interesante que examina las causas físicas de la no disyunción, pero es posible que desee leer un poco más sobre la meiosis (según sus antecedentes) antes de abordarlo.

Puede detectar la no disyunción, pero no creo que sea posible sin matar las células. Consulte la página de Wikipedia sobre cariotipo, que explica cómo se puede usar una amniocentesis para un diagnóstico genético prenatal. No conozco las capacidades regenerativas del blastocisto humano, pero si tuviera suficientes células para una prueba, no creo que el blastocisto se desarrolle normalmente.


Síndrome de Down

El síndrome de Down (o síndrome de Down) recibió su nombre de John Langdon Down (1828-1896), quien fue el primer médico en identificarlo, en 1866.

El síndrome de Down ocurre en aproximadamente 1 de cada 700-900 nacidos vivos en todo el mundo (dependiendo de las actitudes de anticoncepción y terminación en las diferentes comunidades), en madres de todos los grupos sociales, económicos y raciales, y es la causa genética más común de discapacidad del desarrollo.

En el Reino Unido, alrededor de uno de cada 1000 bebés nacerá con síndrome de Down y hay 60.000 personas en el Reino Unido que viven con la enfermedad.

Aunque la probabilidad de que un bebé tenga síndrome de Down es mayor para las madres mayores, más bebés con síndrome de Down nacen de mujeres más jóvenes. Esto se debe a que las mujeres menores de 35 años constituyen la mayoría de la población fértil.


El cribado genético previo al implante reduce los embarazos satisfactorios después de la FIV

El cribado genético preimplantacional de embriones para detectar anomalías cromosómicas reduce la tasa de éxito de la fertilización in vitro (FIV) en casi un tercio en mujeres mayores, según un estudio europeo (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra 2007356:9-17).

El estudio analizó las tasas de embarazos en curso y nacidos vivos en un total de 408 mujeres de 35 a 41 años que se sometieron a un total de 862 ciclos de fertilización in vitro. La mitad de las mujeres (206) fueron aleatorizadas para someterse a un cribado genético previo al implante, y la otra mitad pertenecía a un grupo de control y no se les realizó cribado. El cribado implicaba tomar una biopsia de una célula a los tres días y analizar los cromosomas para detectar trisomías u otras anomalías en el número de cromosomas.

Sebastiaan Mastenbroek, del Centro de Medicina Reproductiva de la Universidad de Ámsterdam, Países Bajos, y autor principal del estudio, explicó el fundamento, & # x0201c Las tasas de embarazo en mujeres de edad materna avanzada que se someten a FIV son decepcionantemente bajas. Una posible causa es la mayor incidencia de anomalías cromosómicas. Se ha sugerido que el uso del cribado previo a la implantación de embriones en etapa de escisión para detectar aneuploidías puede mejorar la eficacia de la FIV en estas mujeres. & # X0201d

Sin embargo, los resultados mostraron una tasa de embarazos significativamente más baja en las mujeres que se sometieron a exámenes genéticos. Solo el 25% logró embarazos en curso, en comparación con el 37% de las mujeres que no fueron evaluadas (razón de tasas 0,69; intervalo de confianza del 95%: 0,51 a 0,93).

Las mujeres asignadas al azar al cribado genético previo al implante también tuvieron una tasa de nacidos vivos significativamente menor, del 24%, en comparación con el 35% de las mujeres que no se sometieron a cribado (0,68, 0,50 a 0,92).

El Dr. Mastenbroek informó: & # x0201c El estudio mostró que el cribado genético previo a la implantación no aumentó, sino que redujo significativamente, el embarazo en curso y los nacidos vivos después de la FIV en mujeres en edad materna avanzada. & # X0201d

Concluyó: & # x0201c Estos resultados argumentan fuertemente en contra de la realización rutinaria de exámenes genéticos previos al implante como un complemento de la FIV en este grupo de mujeres. & # X0201d Dado que el estudio analizó los exámenes de detección solo en mujeres mayores, sin embargo, dijo que es posible que no se apliquen a mujeres más jóvenes con otras indicaciones de cribado genético preimplantacional.

& # x0201c Los resultados sugieren que por cada nueve mujeres de 35 a 41 años que planean tres ciclos de FIV o FIV e inyección intracitoplasmática de espermatozoides, habrá un nacimiento vivo más si no se realiza un diagnóstico genético preimplantacional para la detección de aneuploidías, & # x0201c # x0201d, dijo John Collins, de la Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad McMaster, Hamilton, Canadá, en un editorial en el mismo número (p. 61).

Estos resultados deberían ser ampliamente generalizables a mujeres de edad similar, consideró. & # x0201c Dados los hallazgos, el diagnóstico genético preimplantacional no debe realizarse únicamente debido a la edad materna avanzada. & # x0201d

El diagnóstico genético preimplantacional puede reducir el potencial de un embarazo exitoso por varias razones, dijo el Dr. Mastenbroek. La biopsia de un blastómero puede reducir la posibilidad de que un embrión se implante con éxito en la pared del útero. Las limitaciones en la cantidad de cromosomas que se pueden analizar con la técnica utilizada en el estudio pueden significar que los embriones etiquetados como normales eran, en realidad, aneuploides para uno o más cromosomas no probados.

Finalmente, los embriones humanos resultantes de la fertilización in vitro pueden ser mosaicos, por lo que la composición cromosómica que se muestra al analizar el blastómero puede no reflejar la del embrión completo.

Peter Braude, jefe del departamento de salud de la mujer, en King's College, Londres, y director del centro de diagnóstico genético preimplantacional, en Guy's and St Thomas 'Foundation Trust, Londres, pensó que era importante distinguir entre el cribado genético prenatal (PGS ) y diagnóstico genético prenatal (DGP).

& # x0201c El diagnóstico genético prenatal se desarrolló para ayudar a las parejas que tenían una enfermedad genética conocida recurrente que pondría a sus hijos en riesgo de verse afectados por el trastorno, & # x0201d, explicó. Estas pacientes suelen ser fértiles y eligen el diagnóstico genético prenatal como forma de evitar tener que afrontar la interrupción del embarazo o un hijo afectado.

& # x0201c Esto contrasta claramente con la detección del riesgo esporádico de aneuploidía para tratar de mejorar el éxito de la FIV en pacientes infértiles de edad avanzada, & # x0201d, dijo el profesor Braude. & # x0201cEstos pacientes no tienen un riesgo genético previo, pero están tratando de descartar cualquier embrión que tenga suficiente aneuploidía como para resultar en una falla en la implantación, un aborto espontáneo o una aneuploidía única sobreviviente que se observa con mayor frecuencia en mujeres mayores, como el síndrome de Down [trisomía 21 ]. De ahí el uso del término & # x02018 evaluación genética previa a la implantación '. & # X0201d

El cribado genético prenatal se ha utilizado ampliamente, especialmente en los Estados Unidos, en la creencia de que debe mejorar las probabilidades en las mujeres que tienen una probabilidad reducida de concebir debido a la edad.

Sjoerd Repping, profesor asociado de biología reproductiva y director del laboratorio de fertilización in vitro del Centro de Medicina Reproductiva, Centro Médico Académico, Ámsterdam, y uno de los investigadores, dijo que & # x0201cPGS es una técnica cara que se ofrece con mucha frecuencia a mujeres en edad materna avanzada bajo la afirmación de que aumentará las tasas de embarazo. El hecho de que los datos demuestren que no & # x02014 al contrario, disminuye las tasas de embarazo & # x02014 debe incluirse en el asesoramiento de estas pacientes sometidas a tratamiento de FIV. & # X0201d

El profesor Braude estuvo de acuerdo, & # x0201c La clave aquí es que la evidencia simplemente no respalda el uso continuado del cribado genético prenatal para la edad materna avanzada. & # X0201d

Añadió: & # x0201c A pesar del hecho de que somos la unidad de PGD más grande y exitosa del país, después de haber realizado más de 400 recolecciones con más de 100 bebés nacidos sanos después de realizar pruebas para una variedad de condiciones genéticas, nunca hemos realizado PGS como lo hemos hecho. siempre tuvo serias dudas sobre su eficacia. & # x0201d


El papel de la edad en la fertilidad

La edad juega un papel importante en la fertilidad. Sus posibilidades de quedar embarazada naturalmente comienzan a disminuir ligeramente a finales de los 20 y considerablemente a finales de los 30. Una vez que llegue a los 40, sus posibilidades de concebir pueden caer al 5-10%. A la edad de 45 años, la probabilidad de embarazo se reduce a menos del 5%.

Estas son estadísticas para la población en general, pero siempre hay lugar para valores atípicos. Hay casos en los que una mujer de 24 años puede tener dificultades para concebir, mientras que las mujeres mayores que se acercan a la menopausia pueden tener un embarazo inesperado.

Riesgos

Es esencial comprender cómo su edad afecta su fertilidad cuando está tratando de concebir (TTC) o está pensando en concebir pronto. Estas son algunas de las formas en que su edad puede afectar los riesgos del embarazo.

Aborto espontáneo

El riesgo de tener un aborto espontáneo a los 40 años es casi del 50%, más de tres veces el de una mujer de 20 años. Cuanto más joven sea, menos probabilidades tendrá de sufrir un aborto espontáneo, dado que por lo demás está sano. Eso es porque las mutaciones genéticas que causan la mayoría de los abortos espontáneos se vuelven más comunes a medida que las mujeres envejecen. Se estima que la mitad de todos los abortos espontáneos son causados ​​por cromosomas adicionales o faltantes.

Complicaciones del embarazo

Ciertas complicaciones en la madre o el bebé se vuelven más comunes a medida que las mujeres envejecen. Por ejemplo:

    es un síndrome que combina la hipertensión arterial con signos de daño renal y hepático durante el embarazo. Es más común en madres de 40 años o más.
  • El parto prematuro (nacimiento antes de las 37 semanas de gestación) con frecuencia causa bajo peso al nacer, lo que puede ocasionar complicaciones en la salud del bebé. Las investigaciones sugieren que las mujeres mayores de 40 años tienen más probabilidades de dar a luz prematuramente.
  • Algunas mujeres desarrollan niveles altos de azúcar en sangre durante el embarazo, lo que se conoce como diabetes gestacional, lo que aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo II más adelante en la vida. En comparación con las mujeres de 20 a 29 años, las mujeres de 40 años tienen de tres a seis veces más probabilidades de desarrollar diabetes gestacional.
  • A veces, los embarazos pueden implantarse fuera del útero, más comúnmente en las trompas de Falopio. Estos embarazos no son viables debido a la restricción del crecimiento y pueden amenazar la vida de la madre si provocan la ruptura de las trompas de Falopio. Las mujeres mayores de 40 años corren el mayor riesgo de tener un embarazo ectópico en comparación con las mujeres de otros grupos demográficos.

Defectos de nacimiento

Los defectos de nacimiento son causados ​​con mayor frecuencia por anomalías genéticas en el óvulo que se fertiliza. Como dijimos anteriormente, estas anomalías genéticas se vuelven más comunes en los óvulos de una mujer a medida que envejece.

Los tipos más comunes de anomalías genéticas afectan a los cromosomas. Normalmente, los bebés nacen con dos copias de cada cromosoma y cuando un bebé nace con demasiados o muy pocos cromosomas, pueden desarrollar problemas de salud, como problemas de aprendizaje o defectos estructurales en los órganos.

El síndrome de Down, causado por una copia adicional del cromosoma 21 (conocido como trisomía 21), es uno de los defectos genéticos congénitos más conocidos. Las madres mayores de 40 años tienen muchas más probabilidades de dar a luz a un bebé con síndrome de Down. A la edad de 40 años, sus probabilidades de dar a luz a un bebé con síndrome de Down son de 1 en 70 a los 45 años, las probabilidades aumentan a 1 en 19.

Tratos

Su edad & # 8212 junto con otros factores, como su salud y fertilidad en general & # 8212 pueden afectar su capacidad o no de quedar embarazada de forma natural. Ya sea que esté en sus 20 y busque conservar su fertilidad o en sus 30 o 40 años tratando de quedar embarazada con la ayuda de la tecnología de reproducción asistida, aquí hay algunos tratamientos a considerar.

Congelación de huevos

Desde el punto de vista médico, el momento óptimo para tener un bebé es a los 20 años. Sin embargo, muchas mujeres no están listas para concebir hasta mucho más tarde en la vida. Si se acerca a los 35 y no está lista para tener un bebé, o tiene una condición de salud progresiva que puede afectar su fertilidad a medida que envejece, puede considerar congelar sus óvulos para fertilizarlos más adelante. La congelación de óvulos puede mejorar sus probabilidades de embarazo en el futuro, pero también es un procedimiento costoso e invasivo que puede causar efectos secundarios. Su médico puede aconsejarle si congelar sus óvulos puede ser la decisión correcta para usted.

Fertilización in vitro

Las mujeres que luchan por quedar embarazadas de forma natural pueden tener éxito con la fertilización in vitro (FIV), ya sea con sus propios óvulos o con óvulos de una donante. El proceso puede ser costoso y tedioso, pero muchas mujeres de entre 30 y 40 años tienen éxito con la FIV.

Además, el uso de óvulos de donantes en la FIV puede mejorar significativamente sus probabilidades de embarazo si es una madre mayor. Dicho esto, muchas mujeres prefieren probar otros métodos antes de recurrir a la FIV. El rastreador de fertilidad Mira puede ayudarla a quedar embarazada de forma natural al ayudarla a determinar la fecha exacta de la ovulación, midiendo sus concentraciones de hormonas de fertilidad.

Cambios en el estilo de vida

Toda mujer nace con una cantidad limitada de óvulos y, a medida que envejece, la calidad y la cantidad de sus óvulos disminuyen, lo que hace más difícil quedar embarazada. Afortunadamente, un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir algunas de las cosas que pueden impedir el embarazo: obesidad, bajo peso, estrés, presión arterial alta y desnutrición. La conclusión clave es que mantenerse saludable maximiza las posibilidades de un embarazo exitoso, pero no anula los efectos del envejecimiento en el sistema reproductivo.


Embarazo después de los 35: ¿Cuáles son los riesgos?

La tendencia hacia la paternidad de mayor edad parece continuar, con más mujeres de 30 años teniendo bebés ahora que mujeres de 20 años. ¿Hay más riesgos relacionados con el embarazo y el parto a medida que aumenta la edad de la madre? Revisamos la evidencia más reciente.

Share on Pinterest Más personas están teniendo hijos de 30 años o más, pero ¿cuáles son los riesgos que presenta la paternidad de más edad?

Datos preliminares recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indican que en 2016, por primera vez en tres décadas, las tasas de natalidad entre las mujeres de 30 a 34 años superaron a las de las mujeres de 25 a 29 en los Estados Unidos.

La edad promedio a la que las mujeres tienen su primer hijo es actualmente de alrededor de 28 años, frente a 26,4 en 2015 y 26,3 en 2014. Los expertos a menudo se enfocan en la edad materna promedio o media debido a los resultados del parto que están asociados con la edad. de la madre, como nacimientos múltiples y discapacidades congénitas.

Los estudios informan que las personas pueden retrasar la paternidad hasta los 35 años o más por varias razones.

Estas razones incluyen mujeres que alcanzan niveles de educación superior, establecen su carrera, métodos anticonceptivos mejorados, cambios sociales y culturales que han dejado a las mujeres sintiéndose no preparadas para tener hijos, falta de cuidado infantil, bajos niveles de beneficios, políticas laborales inflexibles, incertidumbre económica o de vivienda, y desempleo.

Otra razón por la que las mujeres están pasando por un embarazo más tarde en la vida podría deberse a mejores opciones de fertilidad, como la FIV.

Las mujeres embarazadas mayores de 35 años y que tienen su primer bebé se han denominado como en edad materna avanzada (AMA) o madres mayores, o se las conoce como primigrávidas ancianas o primíparas ancianas. Los términos “edad avanzada” y “anciano” tienen connotaciones negativas para alguien de apenas 35 años. ¿Son estos términos infundados o tener más de 35 años representa un riesgo grave para la madre y el bebé?

Share on Pinterest La fertilidad disminuye tanto en hombres como en mujeres con la edad.

Todo el mundo es consciente del tic-tac del reloj biológico, pero ¿tu cumpleaños número 35 representa un hito particularmente especial en biología? ¿Llegas a los 35 y de repente te vuelves "de alto riesgo" de la noche a la mañana?

Las mujeres están dando a luz bebés sanos a los 30 años y más. La edad de 35 años es simplemente una edad en la que ciertos riesgos se vuelven más dignos de discusión.

Si bien estos riesgos se vuelven un poco más probables después de cumplir los 35 años, esto no significa que tendrán un impacto significativo en todas las personas mayores de treinta y cinco años.

Disminución de la fertilidad

Las mujeres nacen con todos los óvulos que tendrán. A medida que las hembras envejecen, la probabilidad de que queden embarazadas se reduce debido a la disminución del número de huevos restantes y su calidad reducida.

La fertilidad también disminuye en los hombres con la edad debido a la disminución del recuento de espermatozoides, la motilidad y el volumen de semen. Estos factores relacionados con la edad combinados pueden dificultar que las mujeres queden embarazadas.

Un estudio, publicado en El diario Nueva Inglaterra de medicina, encontró que entre las mujeres que recibieron inseminación artificial, el 74 por ciento de las menores de 31 años quedaron embarazadas dentro de un año. Sin embargo, esto disminuyó al 61 por ciento de las personas entre las edades de 31 a 34 años, y disminuyó aún más al 54 por ciento de las mujeres de 35 años o más.

Riesgos genéticos

Ciertos riesgos genéticos se presentan con más frecuencia durante el embarazo a medida que la mujer envejece. Por ejemplo, la tasa de tener un bebé con síndrome de Down se acelera con la edad materna.

Si bien la tasa de un embrión con síndrome de Down en la marca de las 10 semanas de embarazo es de 1 en 1.064 a los 25 años, esto aumenta a 1 en 686 a los 30 años y a 1 en 240 a los 35 años. A la edad de 40 años, la tasa de síndrome de Down sigue aumentando a 1 de cada 53 y baja a 1 de cada 19 embriones a los 45 años.

Un estudio publicado en Comunicaciones de la naturaleza se propuso investigar por qué las madres mayores tienen un mayor riesgo de dar a luz a niños con anomalías congénitas que se caracterizan por un número anormal de cromosomas.

Investigadores de la Facultad de Medicina Albert Einstein de la Universidad Yeshiva en Nueva York descubrieron que el proceso genético de recombinación podría ser responsable del mayor riesgo de enfermedades como el síndrome de Down.

La recombinación es el proceso por el cual pares de cromosomas intercambian material genético antes de separarse. El equipo descubrió que en las madres mayores, el proceso de recombinación puede estar menos regulado, lo que puede provocar un número anormal de cromosomas en las células sexuales o grandes reordenamientos cromosómicos.

Aborto espontáneo

El riesgo de aborto espontáneo aumenta gradualmente con la edad de la madre. Investigación publicada en el BMJ mostró que el riesgo de aborto espontáneo es de alrededor del 8,9 por ciento para las mujeres de 20 a 24 años y aumenta al 74,7 por ciento para las personas de 45 años o más. Se cree que la disminución de la calidad de los óvulos de las mujeres es responsable de las tasas más altas de aborto espontáneo.

Nacimiento de un niño muerto

La muerte fetal es más probable en mujeres mayores que en mujeres jóvenes. Una revisión sistemática publicada en el Revista de la Asociación Médica Canadiense encontraron que la muerte fetal es alrededor de 1,2 a 2,23 veces más alta en mujeres mayores.

Otro estudio, que examinó datos de 385.120 embarazos en el Reino Unido, observó que la tasa de muerte fetal intrauterina era de 4,7 por 1000 para las mujeres de 18 a 34 años, 6,1 por 1000 entre las edades de 35 y 40 años y 8,1 por 1000 para las mujeres de 40 años. y más.

Además, se ha demostrado que la tasa de mortinatos es más alta en las personas que tienen su primer hijo e incluso más alta en las madres primerizas de 35 años o más.

A las mujeres de 35 años o más a menudo se les recomienda inducir el tratamiento a medida que se acercan a la fecha de parto debido al aumento del riesgo de muerte fetal intrauterina con la edad gestacional. Aproximadamente 1 de cada 1.000 mujeres menores de 35 años tienen un mortinato durante las 39 y 40 semanas de gestación, en comparación con 1,4 de cada 1.000 mujeres de 35 a 39 años y 2 de cada 1.000 mujeres de 40 años o más.

Las razones por las que las tasas de mortinatos aumentan con la edad materna no están claras en la actualidad.

Otros riesgos

La investigación que comparó las complicaciones del embarazo entre mujeres de 18 a 34 años, 35 a 40 años y 40 años o más, encontró pequeños aumentos en la mayoría de las complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto con la edad.

Share on Pinterest Los resultados del parto, como el parto por cesárea de emergencia y la hemorragia posparto, aumentan con la edad materna.

Los investigadores identificaron aumentos en el riesgo de diabetes gestacional, placenta previa, posición de nalgas del bebé, parto por cesárea de emergencia, hemorragia posparto, parto prematuro, bajo peso al nacer y alto peso al nacer. Otra investigación ha encontrado que el riesgo de mortalidad materna también aumenta con la edad.

La investigación presentada en la Conferencia Internacional sobre Accidentes Cerebrovasculares 2016 de la American Stroke Association reveló que, en comparación con las mujeres que pasan por el embarazo a una edad más joven, las mujeres embarazadas de 40 años o más tienen un mayor riesgo de accidente cerebrovascular isquémico, accidente cerebrovascular hemorrágico, ataque cardíaco y muerte por enfermedad cardiovascular. .

“Ya sabíamos que las mujeres mayores tenían más probabilidades que las mujeres jóvenes de experimentar problemas de salud durante el embarazo”, dijo el Dr. Adnan I. Qureshi, director del Instituto Zeenat Qureshi Stroke en St. Cloud, MN. "Ahora, sabemos que las consecuencias de ese embarazo tardío se extienden años en el futuro".

El Dr. Qureshi y sus colegas encontraron que todos los riesgos, excepto el accidente cerebrovascular hemorrágico, se explicaban por factores de riesgo bien conocidos de enfermedad cardiovascular, como presión arterial alta, diabetes y colesterol alto, que enfrentan las mujeres embarazadas mayores.

Investigaciones recientes publicadas en La revista de fisiología arroja luz sobre por qué las mujeres mayores de 35 años tienen más probabilidades de sufrir complicaciones en el parto. Investigadores del King's College de Londres en el Reino Unido descubrieron, en un modelo de ratón, que la edad de la madre influye en la estructura del útero.

En un grupo de ratones que representaba a mujeres mayores de 35 años, se encontró que las propiedades de contracción muscular en el útero estaban alteradas, eran menos sensibles a la oxitocina y tenían un número reducido de mitocondrias, todo lo cual sugiere que los músculos del útero son menos capaces de contraerse adecuadamente. . Además, los investigadores encontraron cambios en la señalización de la progesterona, lo que provocó un retraso en el trabajo de parto.

"Nuestra investigación destaca que hay cambios fisiológicos y celulares clave asociados con la edad de la madre que resultan en una disfunción del trabajo de parto", explicó la Dra. Rachel M. Tribe, investigadora principal del estudio en el King's College de Londres. "El momento del parto y el progreso del trabajo de parto están directamente relacionados con la edad materna, y esto puede causar complicaciones durante el parto".

Los bebés que nacen con bajo peso al nacer a menudo tienen más problemas respiratorios, cognitivos y neurológicos, mientras que los bebés prematuros tienen más probabilidades de tener defectos cardíacos, daño cerebral, trastornos pulmonares y retraso en el desarrollo.

Algunos estudios han indicado que existe un riesgo elevado de bajo peso al nacer (menos de 2,5 kilogramos) y parto prematuro (antes de las 37 semanas de embarazo) para las mujeres de 35 años o más. Sin embargo, un estudio reciente, realizado por Mikko Myrskylä, director del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica, y Alice Goisis, de la London School of Economics en el Reino Unido, sugiere que la edad de la madre no es la razón.

La investigación, publicada en el Revista estadounidense de epidemiología, encontró que es más probable que las razones estén asociadas con circunstancias o comportamientos individuales que son más comunes en los adultos mayores.

Los posibles candidatos para estos factores podrían ser problemas de fertilidad, que están relacionados con malos resultados en el parto, estrés materno y comportamientos poco saludables.

“Nuestros hallazgos sugieren que las mujeres no deberían preocuparse por su edad per se cuando consideren tener un hijo”, dijo Myrskylä. "Parece que las circunstancias de la vida individual y las elecciones de comportamiento son más importantes que la edad".

Las personas que deciden posponer la paternidad deben tener en cuenta la disminución de la fertilidad y el aumento del riesgo de aborto espontáneo y complicaciones en el parto. Los mortinatos son relativamente raros, pero el riesgo sigue siendo mayor para las mujeres mayores que para sus contrapartes más jóvenes y aumenta en las últimas semanas del embarazo.

Por supuesto, hay muchos puntos positivos en posponer la maternidad hasta después de los 35 años. Se ha descubierto que los hijos de madres mayores tienen menos dificultades de comportamiento, sociales y emocionales.

Según otro estudio realizado por Myrskylä y su colega Kieron Barclay, en la London School of Economics, nacer más tarde también se asocia con ser más saludable, más alto y obtener más educación.

“Los beneficios asociados con nacer en un año posterior superan los factores de riesgo individuales que surgen de nacer de una madre mayor. Necesitamos desarrollar una perspectiva diferente sobre la edad materna avanzada. Los futuros padres suelen ser muy conscientes de los riesgos asociados con el embarazo tardío, pero son menos conscientes de los efectos positivos ".

Mikko Myrskylä

A pesar de los riesgos, la mayoría de las mujeres de 35 años o más tendrán un embarazo normal con pocas complicaciones en el parto y darán a luz a un bebé sano.


¿Cómo funcionan los cromosomas?

Para comprender la conexión entre la edad de una mujer y las posibles anomalías cromosómicas en sus hijos, volvamos a la biología humana de la escuela secundaria.

Todos tenemos 23 pares de cromosomas en la mayoría de las células del cuerpo. Las excepciones son los óvulos y los espermatozoides. Los cromosomas llevan ADN, la información genética que determina todo sobre nosotros. Cada cromosoma está formado por dos hebras hermanas de ADN.

Como se mencionó anteriormente, las mujeres nacen con sus óvulos ya presentes en sus ovarios. Al nacer, los cromosomas dentro de esos óvulos se detienen en el proceso de división. La división se reanuda durante la ovulación y se completa cuando el óvulo es fertilizado por un espermatozoide.

En la división inicial, cada par de cromosomas dentro del huevo se separa en cromosomas individuales. Durante la segunda ronda de división, las hebras hermanas individuales de cada cromosoma se separan. La porción central del cromosoma juega un papel extremadamente importante en la división equitativa de los cromosomas.

El óvulo debe pasar de tener 23 pares de cromosomas (46 cromosomas en total) a tener solo 23 cromosomas individuales. Esto es para que cuando el óvulo y el espermatozoide se unan, produzcan un embrión cuyas células contienen cada una 46 cromosomas.

Si la división de los cromosomas es desigual, después de la fertilización, el embrión resultante puede tener un cromosoma menos de lo normal (monosomía) o una copia adicional (trisomía).


Los siguientes datos provienen de un estudio tailandés reciente sobre la edad materna y las trisomías. & # 9111 & # 93

Riesgo genético Edad materna
Edad de la madre Riesgo de trisomía 21 Riesgo de trisomías autosómicas
Riesgo genético Edad materna
Edad de la madre Riesgo de trisomía 21 Riesgo de trisomías autosómicas
34 2,67 entre 1000 4,54 entre 1.000
48 71,06 en 1.000 99,65 en 1.000
Estudio tailandés de la edad materna y las trisomías. & # 9111 & # 93


Etiología y manifestaciones clínicas

El síndrome de Down suele identificarse poco después del nacimiento por un patrón característico de rasgos dismórficos (tabla 1) 3, 4. El diagnóstico se confirma mediante análisis de cariotipo. La trisomía 21 está presente en el 95 por ciento de las personas con síndrome de Down. El mosaicismo, una mezcla de células diploides normales y trisomía 21, ocurre en el 2 por ciento. El 3 por ciento restante tiene una translocación robertsoniana en la que todo o parte de un cromosoma 21 adicional se fusiona con otro cromosoma. La mayoría de las translocaciones del cromosoma 21 son esporádicas. Sin embargo, algunos se heredan de un padre que porta la translocación equilibrada por una deleción cromosómica1, 3, 4.

Frecuencia de signos dismórficos en recién nacidos con trisomía 21

Hiperflexibilidad de grandes articulaciones

Piel suelta en la nuca

Fisuras palpebrales inclinadas

Pelvis dismórfica en radiografías

Hipoplasia del dedo meñique, falange media

Información de las referencias 3 y 4.

Frecuencia de signos dismórficos en recién nacidos con trisomía 21

Hiperflexibilidad de grandes articulaciones.

Piel suelta en la nuca

Fisuras palpebrales inclinadas

Pelvis dismórfica en radiografías

Hipoplasia del dedo meñique, falange media

Información de las referencias 3 y 4.

Los estudios de genética molecular revelan que el 95 por ciento de las apariciones de trisomía 21 son el resultado de la no disyunción durante la división meiótica del ovocito primario.1 Se desconoce el mecanismo exacto de este error meiótico. La mayoría de los embarazos con trisomía 21 resultan inviables. Solo una cuarta parte de los fetos con trisomía 21 sobreviven hasta el término.

Las personas con síndrome de Down suelen tener un retraso mental de leve a moderado. En algunos, el retraso mental puede ser grave. Los niños en edad escolar con síndrome de Down a menudo tienen dificultades con el lenguaje, la comunicación y las habilidades para resolver problemas. Los adultos con síndrome de Down tienen una alta prevalencia de la enfermedad de Alzheimer temprana, lo que deteriora aún más la función cognitiva.1

Varias malformaciones congénitas y enfermedades adquiridas ocurren con mayor frecuencia en personas con síndrome de Down (Tabla 2) .1, 3 & # x2013 6 Las cardiopatías congénitas y la neumonía son las principales causas de mortalidad, especialmente en la primera infancia.

Incidencia de algunas complicaciones médicas asociadas en personas con síndrome de Down

Defectos cardíacos congénitos (defecto del canal auriculoventricular, defecto del tabique ventricular, defecto del tabique auricular, conducto arterioso persistente, tetralogía de Fallot)

Hipoacusia (relacionada con otitis media con derrame o neurosensorial)

Trastornos oftálmicos (cataratas congénitas, glaucoma, estrabismo)

Malformaciones gastrointestinales (atresia duodenal, enfermedad de Hirschsprung)

Subluxación atlantoaxial con compresión de la médula espinal

Mayor susceptibilidad a las infecciones (neumonía, otitis media, sinusitis, faringitis, enfermedad periodontal)

& gt 99% en hombres anovulación en 30% de mujeres

Información de la referencia 1 y de la 3 a la 6.

Incidencia de algunas complicaciones médicas asociadas en personas con síndrome de Down

Defectos cardíacos congénitos (defecto del canal auriculoventricular, defecto del tabique ventricular, defecto del tabique auricular, conducto arterioso persistente, tetralogía de Fallot)

Hipoacusia (relacionada con otitis media con derrame o neurosensorial)

Trastornos oftálmicos (cataratas congénitas, glaucoma, estrabismo)

Malformaciones gastrointestinales (atresia duodenal, enfermedad de Hirschsprung)

Subluxación atlantoaxial con compresión de la médula espinal

Mayor susceptibilidad a las infecciones (neumonía, otitis media, sinusitis, faringitis, enfermedad periodontal)

& gt 99% en hombres anovulación en 30% de mujeres

Información de la referencia 1 y de la 3 a la 6.


FIV y fertilización in vitro # 8211

La fertilización in vitro es una tecnología de reproducción asistida (ART) comúnmente conocida como FIV. La FIV es el proceso de fertilización mediante la extracción de óvulos, la obtención de una muestra de esperma y luego la combinación manual de un óvulo y esperma en un plato de laboratorio. Luego, el embrión o los embriones se transfieren al útero. Otras formas de ART incluyen la transferencia intrafalopiana de gametos (GIFT) y la transferencia intrafalopiana de cigotos (ZIFT).

¿Por qué se usa la FIV?

La FIV se puede utilizar para tratar la infertilidad en los siguientes pacientes:

  • Trompas de Falopio bloqueadas o dañadas, incluida la disminución del recuento de espermatozoides o la motilidad de los espermatozoides
  • Mujeres con trastornos de la ovulación, insuficiencia ovárica prematura, fibromas uterinos
  • Mujeres a las que se les han extirpado las trompas de Falopio
  • Individuos con un trastorno genético
  • Infertilidad inexplicable

¿Cómo se realiza la fertilización in vitro?

Hay cinco pasos básicos en el proceso de FIV y transferencia de embriones:

Paso 1: Se recetan medicamentos para la fertilidad para estimular la producción de óvulos. Se desean múltiples óvulos porque algunos óvulos no se desarrollarán o fertilizarán después de la recuperación. Se usa una ecografía transvaginal para examinar los ovarios y se toman muestras de análisis de sangre para verificar los niveles hormonales.

Paso 2: Los huevos se recuperan mediante un procedimiento quirúrgico menor que utiliza imágenes de ultrasonido para guiar una aguja hueca a través de la cavidad pélvica para extraer los huevos. Medication is provided to reduce and remove potential discomfort.

Paso 3: The male is asked to produce a sample of sperm, which is prepared for combining with the eggs.

Paso 4: En un proceso llamado insemination, the sperm and eggs are mixed together and stored in a laboratory dish to encourage fertilization. In some cases where there is a lower probability of fertilization, intracytoplasmic sperm injection (ICSI) may be used. Through this procedure, a single sperm is injected directly into the egg in an attempt to achieve fertilization. The eggs are monitored to confirm that fertilization and cell division are taking place. Once this occurs, the fertilized eggs are considered embryos.

Paso 5: The embryos are usually transferred into the woman’s uterus three to five days following egg retrieval and fertilization. A catheter or small tube is inserted into the uterus to transfer the embryos. This procedure is painless for most women, although some may experience mild cramping. If the procedure is successful, implantation typically occurs around six to ten days following egg retrieval.

How Successful is IVF?

The success rate depends on a number of factors including reproductive history, maternal age, the cause of infertility, and lifestyle factors. It is also important to understand that pregnancy rates are not the same as live birth rates. In the United States, the live birth rate for each IVF cycle started is approximate:

  • 41-43% for women under age 35
  • 33-36% for women ages 35 to 37
  • 23-27% for women ages 38 to 40
  • 13-18% for women ages over 40

Are There Any Side Effects?

Although you may need to take it easy after the procedure, most women can resume normal activities the following day.

Some side effects after IVF may include:

  • Passing a small amount of fluid (may be clear or blood-tinged) after the procedure
  • Mild cramping
  • Mild bloating
  • Breast tenderness

If you experience any of the following symptoms, call your doctor immediately:

Some side effects of fertility medications may include:

  • Headaches
  • Mood swings
  • Dolor abdominal
  • Hot flashes
  • Abdominal bloating
  • RARE: Ovarian hyperstimulation syndrome (OHSS)

Are There Any Risks?

As with most medical procedures, there are potential risks. More severe symptoms, typically from OHSS, include the following:

    or vomiting
  • Decreased urinary frequency
  • Shortness of breath
  • Faintness
  • Severe stomach pains and bloating
  • Ten-pound weight gain within three to five days

If you experience any of these symptoms above, contact your doctor right away. Additional risks of IVF include the following:

  • Egg retrieval carries risks of bleeding, infection, and damage to the bowel or bladder.
  • The chance of a multiples pregnancy is increased with the use of fertility treatment. There are additional risks and concerns related to multiples during pregnancy including the increased risk of premature delivery and low birth weight.
  • Though the rates of miscarriage are similar to unassisted conception, the risk does increase with maternal age.
  • The Mayo Clinic reports that the risk of ectopic pregnancy with IVF is 2-5%. An ectopic pregnancy is when a fertilized egg implants anywhere outside the uterus and is not viable.
  • Assisted reproductive technology (ART) involves a significant physical, financial, and emotional commitment on the part of a couple. Psychological stress and emotional problems are common, especially if in vitro fertilization (IVF) is unsuccessful.
  • IVF is expensive, and many insurance plans do not provide coverage for fertility treatment. The cost for a single IVF cycle can range from at least $12,000-$17,000.

What if I don’t produce healthy eggs or my husband is sterile?

You may choose to use donor eggs, sperm, or embryos. However, make sure to talk with a counselor experienced with donor issues. You will want to be informed about various legal issues related to gamete donation including the legal rights of the donor.

How many embryos should be created or transferred?

The number of embryos transferred typically depends on the number of eggs collected and maternal age. As the rate of implantation decreases as women age, more eggs may be implanted depending on age to increase the likelihood of implantation. However, a greater number of eggs transferred increases the chances of having a multiples pregnancy. Make sure to talk with your doctor before the procedure so you both agree on how many embryos to implant.

How do I choose an infertility clinic?

There are a number of questions to ask regarding the cost and details of specific centers and fertility programs. Some suggested questions are available online in Selecting Your ART Program. Some couples want to explore more traditional or over the counter efforts before exploring infertility procedures. If you are trying to get pregnant and looking for resources to support your efforts, we invite you to check out the fertility product and resource guide provided by our corporate sponsor. Review resource guide here.

Want to Know More?

  • How to Get and Keep a Healthy Sperm Count
  • Infertility 101: What You Need to Know First
  • Fertility Friendly Lubricants
  • Ovulation: Frequently Asked Questions

Compiled using information from the following sources:

1. American Society for Reproductive Medicine. (2014). Gamete and embryo donation: Deciding whether to tell.

2. Human Fertilisation & Embryology Authority. (2014). IVF – What is in vitro fertilization (IVF) and how does it work?

3. Human Fertilisation & Embryology Authority. (2014). Risks of fertility treatment.


Age and the Risk of Miscarriage

As women, we hear a lot about the difficulty of getting pregnant as we age, but staying pregnant can often be the bigger challenge, especially as our fertility begins to wane.

The risk of miscarriage rises as a woman ages, with a dramatic rise starting after age 37, with the steepest increase occurring after age 40. By age 45, less than 20% of all recognized pregnancies are viable.

The man’s age matters too. Having a partner over the age of 40 significantly raises the chances of a miscarriage.

Over half of miscarriages are caused by genetic abnormalities. As women age, chromosomal defects in their eggs become increasingly common. On average, a woman in her early 20s will have chromosomal abnormalities in about 17% of her eggs this percentage jumps to nearly 80% by a woman’s early 40s. And as men age, chromosomal defects y point mutations–changes to a single nucleotide in their DNA–become increasingly common.

How The Chances of Miscarriage Vary By Age

Anne-Marie Nybo Anderson, of the Danish Epidemiology Science Centre, led the largest population-based study ever conducted on age and miscarriage. She tracked every “reproductive outcome”–pregnancies, miscarriages, births, stillbirths, and induced abortions– from a total of over a million pregnancies.

The risk of pregnancy loss rose sharply by a woman’s late 30s and reached nearly 100% by age 45.

Most of the rise in fetal losses came from an increase in miscarriage. However, rates of ectopic pregnancy also rise considerably with age:

Somewhat reassuringly, while stillbirth risk increases after a woman’s late 30s, it remains less than 1% through age 45.

Anderson’s study’s findings are similar to another well-studied sample, that of U.S. pregnancies conceived via IVF:

As you can see, the overall risk of miscarriage for IVF pregnancies in the US is slightly lower than that shown in the Denmark sample.

While IVF helps many couples overcome their fertility problems, it largely cannot overcome the age-related increase in genetic abnormalities. Without genetically normal sperm and eggs, a viable pregnancy is impossible.

The lower miscarriage rate is instead due to selection effects. The miscarriage rates are only from women who successfully manage to become pregnant through IVF, a select group. Not all women who undergo IVF have a successful egg retrieval. And of those eggs , not all will develop normally. The embryos ultimately transferred are chosen based on early signs of normal development, raising the odds of an ongoing pregnancy.

Hombres‘s Age and The Chances of Miscarriage

Most studies on miscarriage only consider the woman’s age on miscarriage, utterly ignoring any influence of her partner’s age.

This is not because of sexism. Instead, the reasons are largely practical: Women tend to marry men who are about their age, so it is hard to separate the risks of a woman’s age from the risks of her partner’s age they are too confounded.

Despite this problem, several studies involving couples discordant for age now paint a clear and consistent picture: older prospective fathers raise the risk of miscarriage by about 25-50%. One study found an a 60% increase in the odds of a miscarriage if the father was over 40. Another found a roughly 25% increase in the risk of miscarriage for fathers over the age of 35.

Other studies report similar effects all finding that the risk rises most markedly for men over 40 (see here and here ).

Men and Women’s Combined Age

Having a young partner may offset some of the risk associated with being older, for both men and women. Men whose partners are young, under 30, appear to have relatively low chances of miscarriage regardless of their own age, according to a large retrospective European study .

For women, though, having a young partner does not erase the effect of their own age. Women over 35 with relatively young partners, under 40, faced double to triple the odds of miscarriage compared to women under 30.

For women in their 30s, having a younger partner lowers the chances of a miscarriage. Compared to a women in her early 30s with a partner of the same age or younger, a woman in her early 30 with a partner over 40 has roughly triple odds of a miscarriage. A woman over 35 with a partner over 40 has four times the odds of miscarriage.

Risk of Miscarriage After Confirmation of a Fetal Heartbeat

On a more positive note, women in their late 30s and early 40s have a good chance of a continuing pregnancy once a fetal heartbeat has been confirmed.

After confirmation of a heartbeat at 7-10 weeks, the risk of a subsequent miscarriage for women over 40 drops to about 10%. After 20 weeks, the risk of a pregnancy loss is less than 1%.

The Bottom Line

The risk of miscarriage rises substantially with age, especially after age 40, for both men and women. Couples may suffer from the compound effect of their ages. Once a pregnancy is past the first trimester, however, the odds of a miscarriage are low, even for older couples.


Ver el vídeo: Embarazos múltiples en tratamientos de fertilidad (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Ahote

    Me gustaría discutir con el autor que todo es exclusivamente así. Pienso que se puede hacer para ampliar este tema.

  2. Faejinn

    Increíblemente. Parece imposible.

  3. Killdaire

    Puedo buscar un enlace a un sitio que tiene mucha información sobre este tema.

  4. Samuzshura

    Creo que estás cometiendo un error. Puedo defender mi posición. Envíeme un correo electrónico a PM, hablaremos.

  5. Tristian

    Lamento interrumpirte, pero necesito un poco más de información.



Escribe un mensaje