Información

¿Qué tipo de larvas son estas?

¿Qué tipo de larvas son estas?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Mi tío nos estaba ayudando a fumigar el garaje en busca de hormigas y se topó con una gran cantidad de algún tipo de larvas. De acuerdo con él…

"Parecía un grupo de lodo largo y estrecho. Cuando lo abrí, todas estas larvas se cayeron. ¡Los insectos que había dentro se dispersaron bastante rápido!"

  • Geografía: Estamos en Los Ángeles, CA (suroeste de EE. UU.)
  • Temporada: Es finales de verano aquí (principios de septiembre)

Anexo A: El montón de larvas ...

Anexo B: Una cáscara similar de "barro" encontrada en nuestro garaje. Cuando se hizo añicos, no cayó nada ...

Mi tío cree que son las termitas ... Ciertamente espero que no lo sean.


Creo que son larvas de termitas. Para obtener más información, consulte esto: Las termitas siguen el ciclo de vida típico de los insectos que tienen un ciclo de vida gradual: comienzan como huevos y luego entran en las etapas ninfales a adultas. En el desarrollo de las termitas, las termitas recién nacidas a veces se denominan "larvas", lo que no debe confundirse con las larvas de insectos con metamorfosis completa como las moscas.

Las larvas de termitas generalmente eclosionan en unas pocas semanas. Son aproximadamente del mismo tamaño que los huevos de los que nacieron y son atendidos inmediatamente por las termitas obreras. A menudo comprenden una gran parte de una colonia de termitas.

Al igual que otros insectos jóvenes, las larvas de termitas pasan por una serie de mudas, durante las cuales mudan su piel. Desde la etapa larvaria, las larvas de termitas pueden evolucionar a otros miembros de las castas de la colonia.

Si sospecha que tiene actividad de termitas en o cerca de su casa, comuníquese con un profesional de control de plagas. El daño de las termitas puede pasar desapercibido y resultar en una pérdida financiera significativa por su daño. Un inspector de termitas puede inspeccionar una casa en busca de signos de actividad y condiciones que sean atractivas para las termitas. También pueden ofrecer servicios para tratar y proteger el hogar de posibles daños futuros.


¿Qué tipo de larvas son estas? - biología

El gusano del tabaco Manduca sexta (L.), es una plaga común de plantas de la familia de las solanáceas, que incluye tabaco, tomate, pimiento, berenjena y diversas plantas ornamentales y malezas (del Campo y Renwick 1999). Las orugas de la familia Sphingidae se conocen como gusanos cuernos, debido a la forma de su cuerpo similar a un gusano y a la presencia de un pequeño y puntiagudo & ldquohorn & rdquo en su parte posterior (Figura 1). La etapa adulta de Manduca sexta es una polilla de cuerpo pesado que se asemeja a un colibrí, y Manduca los adultos se conocen comúnmente como polillas de halcón o polillas de colibrí (Figura 2). La etapa larvaria (gusano cuerno) de esta especie se encuentra con mayor frecuencia, ya que reside en la planta hospedante durante el día y puede causar una defoliación significativa de cultivos de importancia económica.

Figura 1. Manduca sexta (L.), el gusano cuerno del tabaco. Fotografía de Lyle J. Buss, Universidad de Florida.

Figura 2. Manduca sexta (L.), el gusano cuerno del tabaco, adulto. La forma adulta de esta especie también se conoce como polilla esfinge de Carolina o, generalmente, polilla halcón. Fotografía de Lyle J. Buss, Universidad de Florida.

Esta especie puede confundirse con el gusano cuerno del tomate, Manduca quinquemaculata (Haworth), una especie estrechamente relacionada que también se alimenta preferentemente de plantas solanáceas. Estas especies se pueden distinguir entre sí comparando las marcas en el cuerpo de las larvas y en el abdomen de los adultos. Además de su estado de plaga, Manduca sexta es un organismo modelo importante en el campo de la entomología, en particular la fisiología de los insectos (Koenig et al. 2015). Manduca sexta se ha utilizado para una serie de estudios importantes que contribuyeron a la comprensión de la endocrinología y el desarrollo de los insectos (Nijhout y Williams 1974, Bollenbacher et al. 1981). Específicamente, esta especie se utilizó para investigar las interacciones entre las hormonas endógenas y las señales ambientales que señalan el desarrollo a través de múltiples estadios y el inicio de la pupa (Riddiford et al. 2003).

Distribución (volver al principio)

El gusano cuerno del tabaco se encuentra en todo Estados Unidos (norte a la parte sur de Canadá), América Central y el Caribe (Cranshaw 2004). Esta especie se encuentra más comúnmente en los estados del sur, pero su rango puede superponerse con el gusano cuerno del tomate, estrechamente relacionado, Manduca quinquemaculata, que predomina en el norte de Estados Unidos (Cranshaw 2004).

Descripción (volver al principio)

Huevos: Los huevos de Manduca sexta se depositan en las hojas de la planta huésped y eclosionan de uno a tres días después de la oviposición. Los huevos miden aproximadamente 1 mm de diámetro, son de color verdoso y ligeramente iridiscentes (Deel 1999).

Figura 3. Larva de primer estadio de Manduca sexta (L.), el gusano cuerno del tabaco, que consume su cáscara de huevo después de emerger. Fotografía de Lyle J. Buss, Universidad de Florida.

Larvas: El nombre común gusano cuerno del tabaco se refiere a las etapas larvarias de Manduca sexta las orugas son robustas y de color verde brillante, con marcas de rayas diagonales blancas y una pequeña protuberancia (el & ldquohorn & rdquo en hornworm) en el último segmento abdominal (Figura 4) (Cranshaw 2004). Manduca sexta las larvas se someten a cuatro o cinco estadios, aumentando gradualmente su tamaño hasta aproximadamente 80 mm de longitud en el estadio final (Deel 1999, Campbell 2017). El gusano del tabaco se parece mucho al gusano del tomate, Manduca quinquemaculata (Figura 5), y su distribución y las plantas hospedantes pueden superponerse. Las marcas corporales y la coloración del cuerno se pueden utilizar para distinguir entre las dos especies. El gusano cuerno del tabaco tiene líneas diagonales blanquecinas en el cuerpo y un cuerno rojizo, mientras que el gusano cuerno del tomate tiene marcas en forma de V en el cuerpo y un cuerno negro (Cranshaw 2004).

Figura 4. Larva de estadio tardío de Manduca sexta (L.), el gusano cuerno del tabaco. Fotografía de James Castner, Universidad de Florida.

Figura 5. Larva de estadio tardío de Manduca quinquemaculata (Haworth), el gusano del tomate. Fotografía de John Capinera, Universidad de Florida.

Prepupas y pupas: Al final del último estadio larvario, el gusano cuerno entra en lo que se considera el estado prepupal. Esta etapa se caracteriza por un comportamiento errante y la selección de un sitio de pupa, seguido de la formación de la celda de la pupa debajo de la hojarasca o el sustrato del suelo. Una vez que se excava la celda de la pupa, la etapa prepupal pasa a la etapa de pupa a medida que la cutícula del insecto y rsquos se endurece y se oscurece, formando la pupa. La pupa de Manduca sexta es de un color marrón rojizo oscuro con un bucle maxilar en el extremo anterior y un extremo posterior puntiagudo (Figura 6 ) (Deel 1999). Dependiendo de la época del año y el número de generaciones (dos es típico en la mayoría de las áreas), puede ocurrir el hibernación durante esta etapa (Cranshaw 2004). El sexo de Manduca sexta se puede determinar buscando marcas en la larva del quinto estadio, la prepupa o la caja de la pupa, o el adulto (Willott 2003).

Figura 6. Pupa de Manduca sexta (L.), el gusano cuerno del tabaco. Tenga en cuenta el bucle maxilar (derecha). Las pupas se encuentran bajo tierra o en lo profundo de la hojarasca. Fotografía de Lyle J. Buss, Universidad de Florida.

Adultos: La etapa adulta de Manduca sexta es una polilla robusta y ágil conocida como polilla esfinge de Carolina o polilla halcón del tabaco (aunque la Entomological Society of America no incluye un nombre común aprobado para la polilla adulta). Los adultos tienen una envergadura de 3,75 a 4,75 pulgadas (9,5 a 12 cm) para las alas anteriores, las alas traseras son pequeñas en comparación (Lotts y Naberhaus 2017). Las alas tienen un patrón moteado de blanco, marrón y negro con distintas bandas claras y oscuras en las alas traseras. Cuando está en reposo, las alas se pliegan hacia atrás dando a la polilla una forma triangular y proporcionándole camuflaje (especialmente cuando descansa sobre árboles con líquenes) (Figura 1). La polilla esfinge de Carolina tiene seis pares de manchas de color naranja amarillento (cinco pares grandes de manchas, con el par más posterior comparativamente pequeño) dispuestas verticalmente en el abdomen de color marrón grisáceo (Figura 7) el adulto del gusano cuerno del tomate (Figura 8) es similar en apariencia pero tiene cinco pares de manchas de color naranja amarillento (Cranshaw 2004, Lotts y Naberhaus 2017).

Las polillas adultas también se conocen como polillas colibrí debido a su tendencia a volar ágilmente entre las flores, revoloteando sobre cada una para extraer el néctar con su larga probóscide. Algunas polillas de la familia Sphingidae se consideran polinizadores beneficiosos, un papel ecológico interesante en contraste con la naturaleza destructiva de las larvas. Después de la eclosión (emergiendo como un adulto de la etapa de pupa), las polillas son crepusculares (activas al amanecer y al atardecer) y obtienen néctar de una variedad de plantas con flores. Las hembras pueden producir huevos de tres a cuatro días después de emerger y aparearse, y cada hembra puede producir muchos huevos (algunas fuentes dicen hasta 1000) en su vida de varias semanas (Deel 1999).

Figura 7. Forma adulta de Manduca sexta (L.), el gusano cuerno del tabaco, también conocido como polilla esfinge de Carolina o polilla halcón. Fotografía de Lyle J. Buss, Universidad de Florida.

Figura 8. Forma adulta de Manduca quinquemaculata (Haworth), el gusano del tomate. Fotografía de John Capinera, Universidad de Florida.

Descripción y ciclo de vida (volver al principio)

El gusano cuerno del tabaco es un especialista en plantas solanáceas, como el pimiento, el tabaco y el tomate. Las plantas de la familia de las solanáceas contienen glucósidos esteroides y triterpenoides, compuestos químicos que juegan un papel importante en la biología de Manduca sexta (Haribal et al. 2006). Se observó que un glucósido esteroideo en particular, el indiósido D, induce preferencia por la alimentación en las larvas de las naranjas, lo que hace que estos individuos se especialicen únicamente en el follaje de las solanáceas (del Campo et al. 2001). Las polillas hembras seleccionan las plantas para la oviposición basándose en señales químicas, como el olor, detectadas a través de sus antenas (Reisenman et al. 2009, Spathe et al. 2013). Los estudios sugieren que las polillas hembras no ovipositarán en plantas hospedantes que ya han sido alimentadas por larvas, probablemente detectando una mezcla de volátiles vegetales liberados por la planta en respuesta a la alimentación (Reisenman et al. 2009, Spathe et al. 2013).

Como se mencionó anteriormente, esta especie se ha utilizado ampliamente como organismo modelo en experimentos relacionados con el desarrollo, la genética y el comportamiento de los insectos. En el laboratorio se pueden criar con éxito con una dieta artificial. Manduca sexta Las larvas criadas en laboratorio no se alimentan exclusivamente de plantas solanáceas, aceptando tejido vegetal de una variedad de otras plantas en diferentes familias de plantas. Sin embargo, las orugas criadas inicialmente con una dieta solanácea eran significativamente menos propensas a alimentarse de hojas no solanáceas, incluso cuando no se presentaba ninguna otra opción alimenticia (del Campo et al. 1999). Estudios adicionales sugieren que las señales olfativas se complementan con señales gustativas (basadas en el gusto) en Manduca sexta larvas, y que la preferencia por la alimentación depende en gran medida de las experiencias de alimentación tempranas (Glendinning et al. 2009).

Plantas hospedantes (volver arriba)

Tanto las polillas adultas machos como las hembras se alimentan del néctar de una variedad de plantas con flores. Los adultos son activos durante la noche, lo que refuerza aún más la conclusión de que las plantas hospedadoras larvarias se localizan mediante señales químicas, en lugar de visuales (Reisenman et al. 2009).

Las plantas hospedadoras de larvas incluyen: Datura wrightii (jimsonweed), Nicotiana attenuata (tabaco silvestre), Proboscidea parviflora (garra de diablo y rsquos) (Spathe et al.2013), Lycopersicon esculentum (tomate) (Reisenman et al.2009), Capsicum annuum (pimiento) (Fraser et al.2003), y Solanum tuberosum (papa) (de Campo et al. 2001).

Estos insectos se alimentan solo de plantas solanáceas, más comúnmente de tomate y tabaco. Se han registrado en otras verduras como la berenjena, el pimiento y la papa, pero esto es raro. Varios Solanum spp. se informa que las malas hierbas sirven como hospedadores. Los adultos beben el néctar de las flores de varias plantas y se les puede ver revoloteando entre las flores al anochecer.

Daño (volver arriba)

Las etapas larvarias de Manduca sexta son comedores voraces. Las larvas se alimentan consumiendo las hojas de las plantas solanáceas, a menudo arrancando hojas enteras hasta la nervadura central, deshojando las plantas (Figura 9). Aunque se considera una plaga común de los jardines, el gusano cuerno del tabaco puede causar un daño económico significativo a los cultivos de tabaco y, en ocasiones, a los cultivos de tomate y papa. Las larvas pueden alimentarse de frutos verdes inmaduros, dejando grandes heridas y exponiendo el fruto a patógenos vegetales oportunistas (Figura 10) (Cranshaw 2004).

Figura 9. Daño por alimentación al follaje del tomate causado por Manduca sexta (L.), el gusano cuerno del tabaco. Fotografía de James Castner, Universidad de Florida.

Figura 10. Daño alimenticio a la fruta joven del tomate causado por Manduca sexta (L.), el gusano cuerno del tabaco. Fotografía de James Castner, Universidad de Florida.

Gestión (volver al principio)

Los gusanos cuernos del tabaco se pueden controlar de varias maneras y se recomienda el manejo inmediato si esta plaga se detecta en un jardín o campo. En operaciones más pequeñas, como un huerto doméstico, la recolección manual y la destrucción de las orugas es una forma eficaz de reducir la población. Este método de control cultural requiere la exploración regular de especies de plantas solanáceas, en busca de signos de daño alimentario. Las orugas mismas pueden ser difíciles de ver contra el follaje verde de la planta huésped, por lo que se debe monitorear cuidadosamente la defoliación o la presencia de excrementos (Figura 11) pueden ser mejores indicadores de la presencia de orugas.

Figura 11. El excremento de la planta huésped puede ser un indicio de que la Manduca sexta (L.), gusano cuerno del tabaco. Fotografía de James Castner, Universidad de Florida.

El control biológico es otro método de gestión, utilizando bacilo turingiensico (Bt), una bacteria del suelo de origen natural que produce una proteína que actúa como una endotoxina fatal cuando es consumida por las larvas de lepidópteros (y las larvas de algunos otros taxones de insectos). Este producto está ampliamente disponible y es seguro para su uso cerca de insectos polinizadores porque debe consumirse para que sea eficaz. Además, Bt es adecuado para su uso en operaciones de cultivo orgánico. Este pesticida es más eficaz en larvas de instar más tempranos, ya que se debe consumir una cantidad menor para un control eficaz.

Los gusanos cuernos del tabaco tienen varios enemigos naturales, incluidas las especies de vertebrados que se alimentan de orugas, como aves y pequeños mamíferos, e insectos como las larvas de crisopa y mariquita que consumen los huevos y las larvas del estadio temprano. Las avispas son un depredador común de los gusanos cuernos. Las avispas de papel y otros insectos que proveen presas para sus crías tomarán gusanos cuernos de la planta huésped, los paralizarán y los colocarán en las celdas del nido que contienen los huevos de avispas y rsquos como una futura fuente de alimento. Avispas parasitoides, como Cotesia congregata, utilizan gusanos cuernos como fuente de alimento para sus crías en desarrollo. Estas avispas depositan sus huevos dentro del cuerpo del gusano cuerno y los rsquos y las larvas de avispas se desarrollan dentro de la oruga, alimentándose de ella a medida que avanzan en su ciclo de vida. Cuando se produce la pupación, las avispas inmaduras tejen pequeños capullos blancos y sedosos que sobresalen del cuerpo de la oruga aún viva (Figura 12) (Crockett et al. 2014). Los gusanos cuernos cubiertos de capullos son un espectáculo de gran interés en el jardín, y muchos temen que las orugas parasitadas tengan un impacto negativo en su jardín. De hecho, lo contrario es cierto porque el gusano cuerno eventualmente morirá y varias avispas adultas emergerán, se aparearán y buscarán huéspedes adicionales del gusano cuerno para sus huevos.

Figura 12. Larva de etapa tardía de Manduca sexta (L.), el gusano cuerno del tabaco, que ha sido parasitado por una avispa parasitoide. Tenga en cuenta los capullos blancos y sedosos que sobresalen del cuerpo de la oruga. Fotografía de Lyle J. Buss, Universidad de Florida.

Existen varios insecticidas químicos para el manejo del gusano cuerno del tabaco y otras orugas. Para obtener recomendaciones específicas, comuníquese con la Oficina de Extensión del Condado de su localidad. Al usar cualquier producto químico, ya sea de naturaleza biológica o sintética, es la ley seguir las instrucciones y precauciones de la etiqueta para la seguridad e idoneidad de la plaga y el cultivo.

Referencias seleccionadas (volver al principio)

  • Bollenbacher WE, Smith SL, Goodman W, Gilbert LI. 1981. Título de ecdiesteroides durante el desarrollo de larvas, pupas y adultos del gusano cuerno del tabaco, Manduca sexta. Endocrinología general y comparada 44: 302-306.
  • Campbell D. (2017). Manduca sexta, Polilla esfinge de Carolina. Enciclopedia de la vida. (1 de octubre de 2017)
  • Cranshaw W. 2004. Hornworms / Sphinx moths. Insectos del jardín de América del Norte: la guía definitiva para los insectos del jardín. Princeton University Press, Princeton, Nueva Jersey, Estados Unidos. pag. 146-149.
  • CD de Crockett, Lucky A, Liburd OE. (2014). Cotesia congregata (Diga), una avispa parasitoide. Documento EENY-598 sobre criaturas destacadas de UF / IFAS. (2 de octubre de 2017)
  • Deel S. (1999). Gusanos cuernos del tabaco. Research Link 2000, Carleton College, Northfield, Minnesota, EE. UU. (1 de octubre de 2017)
  • del Campo ML, Renwick JAA. 1999. Dependencia de los constituyentes del hospedador que controlan la aceptación de los alimentos por Manduca sexta larvas. Entomologia Experimentalis et Applicata 93: 209-215.
  • del Campo ML, Miles CI, Schroeder FC, Mueller C, Booker R, Renwick JA. 2001. El reconocimiento del huésped por el gusano cuerno del tabaco está mediado por un compuesto de la planta huésped. Nature 411: 186-189.
  • Fraser AM, Mechaber WL, Hildebrand JG. 2003. Respuestas electroantennográficas y conductuales de la polilla esfinge. Manduca sexta para albergar los volátiles del espacio de cabeza de la planta. Revista de Ecología Química 29: 1813-1833.
  • Glendinning JI, Foley C, Loncar I, Rai M. 2009. Preferencia inducida por los productos químicos de la planta huésped en el gusano del tabaco: contribución del olfato y el sabor. Revista de fisiología comparada A 195: 591-601.
  • Haribal M, Renwick JAA, Attygalle AB, Kiemle D. 2006. Un estimulante de la alimentación para Manduca sexta de Solanum surattenses. Journal of Chemical Ecology 32: 2687-2694.
  • Koenig C, Bretschneider A, Heckel DG, Grosse-Wilde E, Hansson BS, Vogel H. 2015. La respuesta plástica de Manduca sexta a plantas hospedantes y no hospedantes. Bioquímica de insectos y biología molecular 63: 72-85.
  • Lotts K, Naberhaus T. (2017). Esfinge de carolina, Manduca sexta (Linneo, 1763). Mariposas y polillas de América del Norte, http://www.butterfliesandmoths.org/ (1 de octubre de 2017)
  • Nijhout HF, Williams CM. 1974. Control de la muda y metamorfosis en el gusano cuerno del tabaco, Manduca sexta (L.): Crecimiento de la larva de último estadio y decisión de pupa. Journal of Experimental Biology 61: 481-491.
  • Reisenman CE, Riffell JA, Hildebrand JG. 2009. Neuroetología del comportamiento de oviposición en la polilla. Manduca sexta. Simposio internacional sobre olfato y gusto 1170: 462-467.
  • Riddiford LM, Hiruma K, Zhou X, Nelson CA. 2003. Conocimientos sobre la base molecular del control hormonal de la muda y la metamorfosis de Manduca sexta y Drosophila melanogaster. Bioquímica de insectos y biología molecular 33: 1327-1338.
  • Sp & aumlthe A, Reinecke A, Olsson SB, Kesavan S, Knaden M, Hansson BS. 2013. Las especies de plantas y las mezclas de olores específicas del estado guían la elección de la oviposición en la polilla. Manduca sexta. Sentidos químicos 38: 147-159.
  • Willott E. (2003). Como tener sexo Manduca larvas y pupas. Universidad de Arizona. (2 de octubre de 2017)

Autores: Morgan A. Byron y Jennifer L. Gillett-Kaufman, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida
Fotografías: Lyle J. Buss y James Castner, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida
Diseño web: Don Wasik, Jane Medley
Número de publicación: EENY-692
Fecha de publicación: octubre de 2017


Biología

La anisakiasis es causada por la ingestión de larvas de varias especies de nematodos ascaridoides (lombrices intestinales), que a veces se denominan ldquoherringworm, rdquo, ldquocodworm, o ldquosealworm, en peces marinos poco cocidos. Las especies de anisákidos que infectan a los humanos incluyen miembros de la Anisakis simplex complejo [A. simplex en sentido estricto, A. pegreffii, A. berlandi (=A. simplex C)], el Pseudoterranova decipiens complejoP. decipiens en sentido estricto, P. azarasi, P. cattani, y otros), y el Contracecum osculatum complejo. Estudios genéticos recientes han revelado una gran diversidad dentro de estos grupos de anisakidos, lo que sugiere que es probable que otras especies crípticas estén representadas en las infecciones zoonóticas.

Ciclo vital:

Las etapas adultas de los nematodos anisakidos residen en el estómago de los mamíferos marinos, donde están incrustados en la mucosa en grupos. Los huevos no embrionados producidos por hembras adultas se eliminan en las heces de los mamíferos marinos. . Los huevos se embrionan en agua, experimentando dos mudas de desarrollo. , y eclosionan de los huevos como larvas de la tercera etapa (L3) envainadas que nadan libremente . Estas larvas que nadan libremente son luego ingeridas por los crustáceos. . Las larvas ingeridas crecen dentro del hemocele del crustáceo y se vuelven infecciosas para los peces y cefalópodos hospedadores paraténicos. Después de alimentarse de crustáceos infectados, las larvas L3 digeridas migran desde el intestino paraténico del hospedador a la cavidad abdominal y, finalmente, a los tejidos de los mesenterios y el músculo esquelético. A través de la depredación, las larvas L3 en estadio tisular pueden transmitirse entre huéspedes paraténicos. . Los peces y los calamares mantienen larvas L3 que son infecciosas para los humanos y los mamíferos marinos. .

Cuando los mamíferos marinos huéspedes definitivos ingieren peces o calamares que contienen larvas de la tercera etapa, las larvas mudan dos veces y se convierten en gusanos adultos. . Después de la ingestión por humanos, las larvas de anisakid penetran en la mucosa gástrica e intestinal, provocando los síntomas de anisakiasis. .


¿Qué son las larvas? (con imagenes)

Una larva es una forma juvenil de un animal que difiere sustancialmente en su morfología corporal y órganos internos del organismo adulto. Por ejemplo, una oruga es la forma larvaria de una mariposa. Por el contrario, los humanos jóvenes son prácticamente iguales a los humanos adultos, solo que más pequeños. Un estadio larvario es común entre insectos, peces, anfibios, crustáceos y ciertos moluscos, equinodermos, anélidos y otros. Algunas especies en realidad evolucionan a una forma exclusivamente larvaria y permanecen allí. El proceso de pasar de una larva a un adulto se llama metamorfosis.

La etapa larvaria es un trampolín hacia la edad adulta para estos animales. Hay varios beneficios evolutivos de tener un estadio larvario: generalmente, el estadio está mejor optimizado para su pequeño tamaño y apetito. Esto es especialmente cierto para las especies animales que tienden a tener una estrategia evolutiva de "cantidad sobre calidad"; en algunos casos, sería un desperdicio producir miles de adultos directamente, ya que muchos de ellos morirían de todos modos y consumirían más energía. -hambriento que las formas larvarias. La forma larvaria les da a estos animales un "período de prueba", una forma de baja energía para entrar en el juego de la vida. Si la forma larvaria recolecta suficiente alimento, ya sea por sus propios esfuerzos o con la ayuda de adultos, merece graduarse a la forma adulta y, por lo general, la capacidad de producir su propia descendencia.

A las larvas se les dan diferentes nombres según el animal con el que están asociadas. Suelen tener un aspecto gordo, parecido a un gusano (especialmente entre los insectos), otras veces una versión más pequeña del adulto pero con importantes diferencias morfológicas. La variación en las formas larvarias es casi tan grande como la variación en las formas adultas en las que crecen. La mayoría de las larvas de crustáceos se llaman nauplio, las larvas de langosta son zoeas, las larvas de chinches verdaderas son ninfas, las larvas de libélulas son náyades, los escarabajos, las abejas y las avispas tienen larvas, las moscas tienen gusanos, las larvas de mosquitos se conocen como wigglers, ciertas larvas de moluscos y anélidos son llamados trocóforos, las mariposas y las polillas tienen orugas, las larvas de anguila se llaman leptocefalias, los anfibios tienen renacuajos y las larvas de peces simplemente se llaman larvas.

Las larvas pueden estar estacionarias, casi como un feto, como las larvas de avispa, que subsisten con la comida que los adultos traen al nido. Otras larvas son depredadores o parásitos activos, como las larvas de mosca, que infectan a los humanos. Para los insectos, las larvas a menudo se depositan en la basura o en agua estancada. Para controlar insectos, puede ser útil atacar la etapa larvaria en lugar de los propios adultos. Por ejemplo, para eliminar los mosquitos, es aconsejable drenar los charcos de agua estancados, donde se depositan las larvas. Esta estrategia se ha aplicado durante décadas en todo el mundo. Un ejemplo particularmente efectivo fue durante la construcción del Canal de Panamá, donde un programa efectivo de control de plagas casi eliminó el riesgo de malaria para los trabajadores del canal.

Michael es un colaborador de InfoBloom desde hace mucho tiempo que se especializa en temas relacionados con la paleontología, la física, la biología, la astronomía, la química y el futurismo. Además de ser un ávido bloguero, Michael es un apasionado de la investigación con células madre, la medicina regenerativa y las terapias para prolongar la vida. También ha trabajado para la Methuselah Foundation, el Singularity Institute for Artificial Intelligence y la Lifeboat Foundation.

Michael es un colaborador de InfoBloom desde hace mucho tiempo que se especializa en temas relacionados con la paleontología, la física, la biología, la astronomía, la química y el futurismo. Además de ser un ávido bloguero, Michael es un apasionado de la investigación con células madre, la medicina regenerativa y las terapias para prolongar la vida. También ha trabajado para la Methuselah Foundation, el Singularity Institute for Artificial Intelligence y la Lifeboat Foundation.


Muchos agentes nativos de control biológico se alimentan de gusanos cuernos en Carolina del Norte, y estos depredadores y parásitos juegan un papel activo en la reducción del daño que causan los gusanos cuernos. Los parasitoides más obvios del gusano cuerno son Cotesia congregata. Estas avispas ponen sus huevos dentro de las larvas del gusano cuerno del primer al tercer estadio. A medida que maduran las orugas, también lo hacen las larvas de avispa. Las larvas de avispa luego emergen del cuarto o quinto estadio del gusano cuerno y pupan en capullos blancos en sus espaldas. Un gusano cuerno parasitado come aproximadamente 1/5 que un gusano no parasitado.

Este gusano cuerno fue parasitado por avispas bracónidas. Aunque los cuerpos blancos parecen "huevos", en realidad son diminutos capullos de avispa. Foto: Demetri Tsiolkas

Chinches adultos y ninfas (Jalysus spinosus) se alimentan de huevos de gusano de los cogollos del tabaco y del gusano cuerno. Muchas especies de avispas (Polistes spp.) utilizan gusanos cuernos y otras orugas como alimento para sus larvas. Parásitos de la mosca taquínida (Winthemia spp. y Archytas marmoratus) también atacan a los gusanos cuernos, matándolos en la etapa de pupa.

Más información


La terapia con gusanos mejora la cicatrización de las úlceras crónicas. [1] En las úlceras del pie diabético, existe evidencia tentativa de beneficio. [3] Una revisión Cochrane de los métodos para el desbridamiento de las úlceras venosas de la pierna encontró que la terapia con gusanos era tan efectiva como la mayoría de los otros métodos, pero el estudio también señaló que la calidad de los datos era deficiente. [4]

En 2004, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) eliminó los gusanos de la mosca verde común de la botella para su uso como "dispositivo médico" en los Estados Unidos con el propósito de tratar: [5]

  • Piel necrótica que no cicatriza y heridas de tejidos blandos
  • Heridas traumáticas o posquirúrgicas que no cicatrizan

Limitaciones Editar

La herida debe ser de un tipo que pueda beneficiarse de la aplicación de la terapia con gusanos. Una herida húmeda y exudativa con suficiente suministro de oxígeno es un requisito previo. No todos los tipos de heridas son adecuados: las heridas secas o las heridas abiertas de las cavidades corporales no proporcionan un buen ambiente para que se alimenten los gusanos. En algunos casos, puede ser posible hacer que una herida seca sea adecuada para la terapia larvaria humedeciéndola con soluciones salinas. [6]

Los pacientes y los médicos pueden encontrar desagradables a los gusanos, aunque los estudios han demostrado que esto no hace que los pacientes rechacen la oferta de la terapia con gusanos. [7] Los gusanos se pueden encerrar en bolsas de polímero opacas para ocultarlos de la vista. Los aderezos deben estar diseñados para evitar que se escapen los gusanos y, al mismo tiempo, permitir que el aire llegue a los gusanos. [8] Los apósitos también están diseñados para minimizar la incómoda sensación de cosquilleo que suelen causar los gusanos. [9]

Los gusanos tienen cuatro acciones principales:

  • Desbridamiento [10]
  • Desinfección de la herida [11]
  • Estimulación de la curación [11]
  • Inhibición y erradicación de biopelículas [12]

Desbridamiento Editar

En la terapia de gusanos, un gran número de gusanos pequeños consumen tejido necrótico con mucha más precisión de lo que es posible en una operación quirúrgica normal y pueden desbridar una herida en uno o dos días. El área de la superficie de una herida generalmente aumenta con el uso de gusanos debido a que la superficie sin bridar no revela el tamaño subyacente real de la herida. Obtienen nutrientes a través de un proceso conocido como "digestión extracorpórea" al secretar un amplio espectro de enzimas proteolíticas [13] que licuan el tejido necrótico y absorben el resultado semilíquido en unos pocos días. En un entorno de herida óptimo, los gusanos mudan dos veces, aumentando su longitud de aproximadamente 2 mm a aproximadamente 10 mm, y su circunferencia, en un período de 48 a 72 horas al ingerir tejido necrótico, dejando una herida limpia libre de tejido necrótico cuando se extraen . [14]

Desinfección Editar

Las secreciones de gusanos que se cree que tienen una actividad antimicrobiana de amplio espectro incluyen alantoína, urea, ácido fenilacético, fenilacetaldehído, carbonato de calcio, enzimas proteolíticas y muchas otras. [15] In vitro Los estudios han demostrado que los gusanos inhiben y destruyen una amplia gama de bacterias patógenas, incluidas las resistentes a la meticilina. Staphylococcus aureus (MRSA), estreptococos de los grupos A y B y cepas aeróbicas y anaeróbicas Gram-positivas. [16] Otras bacterias como Pseudomonas aeruginosa, E. coli o Proteo spp. no son atacados por gusanos, y en caso de Pseudomonas incluso los gusanos están en peligro. [17]

Biología de los gusanos Editar

Aquellas moscas cuyas larvas se alimentan de animales muertos a veces ponen sus huevos en las partes muertas (tejido necrótico o gangrenoso) de animales vivos. La infestación por gusanos de animales vivos se llama miasis. Algunos gusanos se alimentan solo de tejido muerto, algunos solo de tejido vivo y algunos de tejido vivo o muerto. Las moscas que se utilizan con más frecuencia para la terapia de gusanos son moscas de los Calliphoridae: la especie de mosca que se usa con mayor frecuencia es Lucilia sericata, la mosca de botella verde común. Otra especie importante, Protophormia terraenovae, también se destaca por sus secreciones alimenticias, que combaten la infección por Streptococcus pyogenes y S. pneumoniae. [18]

Los registros escritos han documentado que los gusanos se han utilizado desde la antigüedad como tratamiento de heridas. [19] Hay informes sobre el uso de gusanos para curar heridas por los mayas, los nativos americanos y las tribus aborígenes en Australia. El tratamiento de gusanos se informó en la época del Renacimiento. Los médicos militares observaron que los soldados cuyas heridas habían sido colonizadas por gusanos experimentaron significativamente menos morbilidad y mortalidad que los soldados cuyas heridas no habían sido colonizadas. Entre estos médicos se encontraba el cirujano general de Napoleón, el barón Dominique Larrey. Larrey informó durante la campaña egipcia de Francia en Siria (1798–1801) que ciertas especies de moscas consumían solo tejido muerto y ayudaban a curar las heridas. [18]

Joseph Jones, un oficial médico confederado de alto rango durante la Guerra Civil Estadounidense, declaró:

Con frecuencia he visto heridas desatendidas. lleno de gusanos. Hasta donde se extiende mi experiencia, estos gusanos solo comen tejidos muertos y no dañan específicamente las partes del pozo ". El primer uso terapéutico documentado de gusanos en los Estados Unidos se le atribuye a un segundo médico confederado, el Dr. JF Zacharias, quien informó durante la Guerra Civil estadounidense que, "Maggots. en un solo día limpiaría una herida mucho mejor que cualquier agente que tuviéramos a nuestro mando. Estoy seguro de que salvé muchas vidas con su uso.

Registró una alta tasa de supervivencia en los pacientes que trató con gusanos. [20]

Durante la Primera Guerra Mundial, el cirujano ortopédico William S. Baer registró el caso de un soldado abandonado durante varios días en el campo de batalla que había sufrido fracturas compuestas del fémur y grandes heridas en la carne. El soldado llegó al hospital con gusanos infestando sus heridas, pero no tenía fiebre ni otros signos de infección y sobrevivió a sus heridas, que normalmente habrían sido fatales. Después de la guerra, Baer comenzó a usar la terapia con gusanos en el Boston Children's Hospital en Massachusetts. [21] [22]: 169–71

Hubo informes de que los prisioneros de guerra estadounidenses de los japoneses en la Segunda Guerra Mundial recurrieron a la terapia con gusanos para tratar heridas graves. [23] [24]

Una encuesta de médicos del ejército de EE. UU. Publicada en 2013 encontró que el 10% de ellos había usado la terapia con gusanos. [25]

En enero de 2004, la FDA otorgó permiso para producir y comercializar gusanos para su uso en humanos o animales como un dispositivo médico solo con receta para las siguientes indicaciones: "Para desbridar piel necrótica que no cicatriza y heridas de tejidos blandos, incluidas úlceras por presión, estasis venosa úlceras, úlceras neuropáticas del pie y heridas traumáticas o posquirúrgicas que no cicatrizan ". [26] [27]

El uso de gusanos para limpiar tejidos muertos de heridas de animales es parte de la medicina popular en muchas partes del mundo. [28] Es particularmente útil con la osteomielitis crónica, las úlceras crónicas y otras infecciones que producen pus que con frecuencia son causadas por rozaduras debidas al equipo de trabajo. [ cita necesaria ] La terapia con gusanos para caballos en los Estados Unidos se reintrodujo después de un estudio publicado en 2003 por el veterinario Dr. Scott Morrison. Esta terapia se usa en caballos para afecciones como osteomielitis secundaria a laminitis, abscesos subsolares que conducen a osteomielitis, tratamiento posquirúrgico del procedimiento de uñas en la calle para heridas punzantes que infectan la bolsa navicular, cancro, úlceras que no cicatrizan en la rana, y limpieza posquirúrgica del sitio para la eliminación del queratoma. [29]

Sin embargo, no se han realizado muchos estudios de casos con la terapia de desbridamiento de gusanos en animales y, como tal, puede ser difícil evaluar con precisión su éxito. [30]


¿Qué tipo de larvas son estas? - biología

El portador de la casa, Phereoeca uterella, es una polilla de la familia Tineidae de Lepidoptera. Muchas especies de esta familia son portadoras de cajas y algunas son plagas de interior de fibras de cabello, lanas, sedas, fieltro y materiales similares. La mayoría de la gente conoce a esta especie con el nombre de gusano de bolsa de yeso. Sin embargo, los gusanos de bolsa son polillas de la familia Psychidae. Quizás por esta razón, el nombre común aceptado de Phereoeca uterella ahora aparece como el portador de la caja del hogar, en lugar del gusano de la bolsa de yeso (Bosik JJ, et al. 1997).

Figura 1. Una larva del portador de la casa, Phereoeca uterella Walsingham, which is partially emerged from its case and using its true legs to walk on a surface. Fotografía de Lyle J. Buss, Universidad de Florida.

The cases are constructed by the larval (caterpillar) stage and often attract attention when found in homes. However, we usually see only the empty larval or pupal cases of the household casebearer on walls of houses in south and central Florida.

Taxonomía (volver al principio)

The first record of this species came from Lord Walsingham in 1897 (Busck, 1933). However, the specimens that he collected from the Virgin Islands were misidentified.

In 1933, August Busck proposed the name Tineola walsinghami for the Virgin Island insects of Walsingham. The same year Kea wrote about the food habits of the species present in Florida, using the name given by Walsingham (Tineola uterella). After a while, the species in the peninsula was recognized as Tineola walsinghami. In 1956, Hinton and Bradley described the new genus Phereoeca, in order to separate the true Tineola from this and other species of flat case-bearing moths.

Finally, an early synonym established by Meyrick was recognized as the most appropriate name, and the species was named Phereoeca dubitatrix (Meyrick 1932). However, another name change occurred and the current official common and scientific names for this species are the household casebearer, Phereoeca uterella Walsingham.

Distribución (volver al principio)

The household casebearer, Phereoeca uterella, requires high humidity to complete its development, a limiting factor for its dispersion throughout the rest of the country. Hetrick (1957) observed the insect in many parts of Florida and Louisiana, as well as USDA records of the household casebearer from Mississippi and North Carolina. He also assumed that this species might be present in the coastal areas of Alabama, Georgia, South Carolina, Texas and Virginia. However, proper identification by a specialist is advised, because case-bearing species other than Phereoeca uterella might be in those states.

In South America, Phereoeca uterella Walsingham is known to be present in Brazil (state of Para) and Guyana.

Another related species of case-bearing moths is Praececodes atomosella (tecophora) (Walker 1863). It was found in Gainesville, Florida, and has been recorded as present in the southern USA, Hawaii, Mexico, Bermuda, Brazil, Peru, Venezuela, Europe, Africa, Malaya, Australia and other localities. It is possible that records of Phereoeca uterella might be misidentified as this species or vice versa.

Due to the active international exchange of goods, other case-bearing moths may occur in Florida in the future. Por ejemplo, Phereoeca allutella (Rebel) has been recorded in Hawaii, Panama, Canary Islands, Madeira, Sierra Leone, Seychelles, Sri Lanka, India, Java and Samoa.

Descripción (volver al principio)

Egg: After mating, females lay their eggs on crevices and the junction of walls and floors, cementing them on debris. Two hundred eggs may be oviposited by a single female over a period of a week, after which she dies. Eggs are soft, pale bluish, and about 0.4 mm in diameter.

Larva: The larva is not usually seen by most people. The case that it carries around wherever it feeds is what is immediately recognized. It can be found under spiderwebs, in bathrooms, bedrooms and garages. Cases can be found on wool rugs and wool carpets, hanging on curtains, or underneath buildings, hanging from subflooring, joists, sills and foundations on the exterior of buildings in shaded places, under farm sheds, under lawn furniture, on stored farm machinery and on tree trunks.

The larval case is a slender, flat, fusiform or spindle-shaped case which resembles a pumpkin seed. It is silk-lined inside and open at both ends. Most of the biology described here was taken from Aiello's (1979) description of Phereoeca allutella, a closely related case-bearing moth species from Panama. Specific information of Phereoeca uterella biology is limited.

The case is constructed by the earliest larval stage (1st instar) before it hatches, and is enlarged by each successive instar. In constructing the case, the larva secretes silk to build an arch attached at both ends to the substrate. Very small particles of sand, soil, iron rust, insect droppings, arthropod remains, hairs and other fibers are added on the outside. The inside of the arch is lined exclusively by silk, and is gradually extended to form a tunnel, while the larva stays inside. The tunnel is closed beneath by the larva to form a tube free from the substrate, and open at both ends. After the first case is completed, the larva starts moving around, pulling its case behind. With each molt, the larva enlarges its case. Later cases are flattened and widest in the middle, allowing the larva to turn around inside. A fully developed larva has a case 8 to 14 mm long and 3 to 5 mm wide.

Figura 2. Case of household casebearer, Phereoeca uterella Walsingham. Fotografía de Lyle J. Buss, Universidad de Florida.

Both ends of the case are identical, and are used by the larva to hide. When disturbed, it encloses itself in the case by pulling the bottom side up. This closing mechanism is very difficult to open from the outside.

The fully developed larva is about 7 mm long. It has a dark brown head, and the rest of the body is white, except for the lateral and dorsal plates on the three thoracic segments close to the head, which are hardened and dark. Aiello (1979) believes the plates protect the larva from natural enemies when it reaches out of its case for locomotion.

The larva has three pair of well-developed, brown legs. The ventral prolegs are white, and are located on abdominal segments 3 to 6 and 10. At the tip of each proleg there is an ellipse formed by 23 to 25 very small crochets (a small hook). The anterior crochets are bigger and broader than posterior ones by one third, which is a good detail for identification. The crochets are used to walk inside the case, and also to grab the case when the larva pulls its head and thorax out and uses its true legs to walk on the floor or walls.

Pupa: Pupation occurs inside the case. The larva walks up a vertical surface and attaches the case at both ends with silk. One end of the case is then modified. The larva cuts a short slit along both edges to make that end flatter, which acts as a valve. Before eclosion the pupa pulls itself halfway through the valve. The new moth emerges around noon, leaving the pupal case exposed on the outer case.

Adult: Adult females have a wing span 10 to 13 mm long. They are gray with up to four spots on the fore wings, and a brush of long, lighter gray hair-like scales along the posterior margin of the hind wings. Males are smaller (wing span: 7 to 9 mm) and thinner than the female, with a less distinctive wing pattern.

Figura 3. Adult female household casebearer, Phereoeca uterella Walsingham. Fotografía de Lyle J. Buss, Universidad de Florida.

Figura 4. Adult male household casebearer, Phereoeca uterella Walsingham. Photograph by Juan A. Villanueva-Jiménez, University of Florida.

The heads of both sexes are uniformly clothed with dense, rough hairs. There are two pairs of buccal appendages called palps. The maxillary palps are smaller than the labial palps, and are folded inwards. The labial palps extend a little beyond the head vestiture (dense covering of hairs). The remaining mouth parts are reduced and adults do not feed. The antennae are filiform (threadlike), as long as the wings, and are held back over the body. The compound eyes are prominent.

Figura 5. Head of adult household casebearer, Phereoeca uterella Walsingham. Photograph by Juan A. Villanueva-Jiménez, University of Florida.

Wing venation is very important for genera identification, and was described by Hinton and Bradley in 1956. Adults at rest hold their wings tented over the body. They fly fairly well, but usually rest on walls, floor edges, or on webs of house spiders (theridiids) (Aiello 1979).

Life Cycle (Back to Top)

At non-air-conditioned room temperature in Panama, the life cycle of Phereoeca uterella (a close relative of Phereoeca dubitatrix) was reported by Aiello (1979) as follows:

Eggs require more than 10 days to hatch. There are six to seven larval instars that require about 50 days to mature. They remain in the pupal stage an average of 15.6 days (range of 11 to 23 days). The entire cycle from egg to adult averages 74.2 days (62 to 86 days). Aiello (1979) indicates that the number of instars may vary among individuals of both sexes.

Economic Significance (Back to Top)

Hetrick (1957) found that the most common and abundant food of the household casebearer in Florida is old spider webs, consumed in large quantities. Webs of insects such as booklice (Psocoptera) and webspinners (Embioptera) from tree trunks were also suitable food. Old cases of its own species were chewed as well. Kea (1933) could not observe this insect feeding on dried insects in the laboratory, even though small portions of dried insects were found attached to its case. Furthermore, household casebearer larvae did not eat cotton products offered by Kea. But when woolen threads and woolen cloth were offered to the larvae "they ate eagerly". Watson (1939) corroborated the preference of Phereoeca uterella for woolen goods of all kinds. Aiello (1979) succeeded in rearing specimens of the related species Phereoeca allutella by offering them dead mosquitoes and her own hair.

Gestión (volver al principio)

Due to its food habits the household casebearer is a potential household pest. However, regular cleaning practices, increased use of air conditioning in houses, and reduced number of woolen goods in this part of the country, along with pesticide application in cracks and crevices for household pest control, have decreased the incidence of the household casebearer. Manual picking or vacuuming of cases and spider web removal should be enough to keep this species under control.

A braconid wasp, Apanteles carpatus (Say), parasitizes larvae of case-bearing moths, killing the larva before pupation. In Florida, this braconid and an ichneumonid wasp, Lymeon orbum (Say), were reared from the household casebearer (Hetrick 1957).

Referencias seleccionadas (volver al principio)

  • Aiello A. 1979. Life history and behavior of the case-bearer Phereoeca allutella (Lepidoptera: Tineidae). Psyche 86: 125-136.
  • Arnett Jr RH. 2000. American Insects: A Handbook of the Insects of America North of Mexico. Prensa CRC. Boca Ratón. 1003 pp.
  • Borror DJ, Triplehorn CA, Johnson NF. 1989. An Introduction to the Study of Insects. Harcourt Brace Jovanovich College Publishers. Nueva York. 875 págs.
  • Bosik JJ, et al. 1997. Common Names of Insects & Related Organisms. Entomological Society of America. 232 pp.
  • Busck A. 1933. Microlepidoptera of Cuba. Entomologica Americana 13: 151-203.
  • Creighton JT. 1954. Household Pests. Bulletin No. 156, new series. State of Florida, Department of Agriculture, Tallahassee. pp. 39-43.
  • Hetrick LA. 1957. Some observations on the plaster bagworm, Tineola walsinghami Busck (Lepidoptera: Tineidae). Florida Entomologist 40: 145-146.
  • Hinton HE. 1956. The larvae of the species of Tineidae of economic importance. Bulletin of Entomological Research 47: 251-346.
  • Hinton HE, Bradley JD. 1956. Observations on species of Lepidoptera infesting stored products. XVI: Two new genera of clothes moths (Tineidae). The Entomologist 89: 42-47.
  • Kea JW. 1933. Food habits of Tineola uterella. Florida Entomologist 17: 66.
  • Watson JR. 1939. Control of four household insects. University of Florida, Agricultural Experiment Station Bulletin 536.
  • Watson JR. 1946. Control of three household insects. University of Florida, Agricultural Experiment Station Bulletin 619.

Authors: Juan A. Villanueva-Jiménez and Thomas R. Fasulo, University of Florida
Photographs: Juan A. Villanueva-Jiménez and Lyle J. Buss, University of Florida
Diseño web: Don Wasik, Jane Medley
Publication Number: EENY-3
Publication Date: September 1996. Latest revision: April 2017. Reviewed: June 2020.

Una institución que ofrece igualdad de oportunidades
Editora y Coordinadora de Criaturas Destacadas: Dra. Elena Rhodes, Universidad de Florida


Complete Metamorphosis Examples

Complete metamorphosis examples cover a wide range of insect orders. The majority of holometabolous insects have alas, although there are groups which feature wingless adults. The best-known holometabolous insects are those included in the orders Lepidópteros (butterflies and moths) and Coleópteros (beetles).

Other orders that feature holometaboly are Dípteros (flies), Neurópteros (including lacewings, alderflies and mayflies), Siphonaptera (fleas), and Himenópteros (ants, bees and wasps). Those species that do not undergo complete metamorphosis and present as nymphs (using the processes involved in incomplete metamorphosis) have their own orders.

The production of wings is an expensive process in terms of energy, and the production of a female adult which much resembles the larval form and without wings does, on occasion, occur. This phenomenon is called neoteny or juvenilization. Examples are the female trilobite beetle or bagworm moth. However, neotenic insects all go through the four stages of complete metamorphosis.

What Are Hypermetamorphic Insects?

On the other end of the scale, some insects have very distinct-looking instar forms in the larval stage. These additional changes within the normal complete metamorphosis process are found in hypermetamorphic insects of the Strepsiptera orders, as well as in various parasitic wasp, beetle, fly, and mantis-fly species. In relation to non-hypermetamorphic insects, the earliest versions of parasitic instars are very mobile and very small, making it much easier for them to find hosts.


Eastern Tent Caterpillar

The eastern tent caterpillar, Malacosoma americanum, is a pest native to North America. Populations fluctuate from year to year, with outbreaks occurring every several years. Defoliation of trees, building of unsightly silken nests in trees, and wandering caterpillars crawling over plants, walkways, and roads cause this insect to be a pest in the late spring and early summer. Eastern tent caterpillar nests are commonly found on wild cherry, apple, and crabapple, but may be found on hawthorn, maple, cherry, peach, pear and plum as well.

Figure 1. An eastern tent caterpillar.

While tent caterpillars can nearly defoliate a tree when numerous, the tree will usually recover and put out a new crop of leaves. In the landscape, however, nests can become an eyesore, particularly when exposed by excessive defoliation. The silken nests are built in the crotches of limbs and can become quite large.

Larvae cause considerable concern when they begin to wander to protected places to pupate. Frequently they are seen crawling on other types of plants, walkways, and storage buildings. They are a nuisance and can create a mess when they are squashed on driveways, sidewalks, and patios. But keep in mind that no additional feeding or damage is done by the wandering caterpillars.

Insecticides are generally ineffective against mature larvae.

Eastern tent caterpillar nests are frequently confused with fall webworm nests. Unlike the tent caterpillar, fall webworm nests are located at the ends of the branches and their loosely woven webs enclose foliage while the tents of the eastern tent caterpillar do not. While there may be some overlap, fall webworm generally occurs later in the season.

Biología

The eastern tent caterpillar overwinters as an egg, within an egg mass of 150 to 400 eggs. These masses are covered with a shiny, black varnish-like material and encircle branches that are about pencil-size or smaller in diameter.

Figure 2. Eastern tent caterpillar egg masses are wrapped around small twigs.

The caterpillars hatch about the time the buds begin to open, usually in early March. These insects are social caterpillars from one egg mass stay together and spin a silken tent in a crotch of a tree. Caterpillars from two or more egg masses may unite to form one large colony. During the heat of the day or rainy weather, the caterpillars remain within the tent. They emerge to feed on leaves in the early morning, evening, or at night when it is not too cold.

Figure 3. An eastern tent caterpillar nest.

The larvae are hairy caterpillars, black with a white stripe down the back, brown and yellow lines along the sides, and a row of oval blue spots on the sides. As the larvae feed on the foliage, they increase the size of the web until it is a foot or more in length. In 4 to 6 weeks the caterpillars are full grown and 2 to 2-1/2 inches long. At this time, they begin to wander away individually from the nest in search of protected areas to spin a cocoon. The cocoon is about 1 inch long and made of closely woven white or yellowish silk and is attached to other objects by a few coarser threads.

Figure 4. An adult male eastern tent moth.

The adult moth emerges from the cocoon about 3 weeks later. The moth is reddish-brown with two pale stripes running diagonally across each forewing. Moths mate and females begin to lay eggs on small branches. The eggs will hatch next spring. There is just one generation per year.

Gestión

  • Natural enemies play an important role in reducing eastern tent caterpillar numbers in most years. Caterpillars are frequently parasitized by various tiny braconid, ichneumonid, and chalcid wasps. Several predators and a few diseases also help to regulate their populations. This, in part, accounts for the fluctuating population levels from year to year.
  • Prevention and early control is important. Removal and destruction of the egg masses from ornamentals and fruit trees during winter greatly reduces the problem next spring. In the early spring, small tents can be removed and destroyed by hand. Larger tents may be pruned out and destroyed or removed by winding the nest upon the end of a stick. Burning the tents out with a torch is not recommended since this can easily damage the tree.
  • Young caterpillars can be killed by applying an insecticide containing bacilo turingiensico var kurstaki. Other insecticides include carbaryl, and malathion. Larvae within the tents are protected beneath the webbing and are more difficult to kill with an insecticide.

¡PRECAUCIÓN! ¡Las recomendaciones de pesticidas en esta publicación están registradas para su uso en Kentucky, EE. UU. ÚNICAMENTE! Es posible que el uso de algunos productos no sea legal en su estado o país. Consulte con su agente local del condado o con el funcionario regulador antes de usar cualquier pesticida mencionado en esta publicación.

Por supuesto, SIEMPRE LEA Y SIGA LAS INSTRUCCIONES DE LA ETIQUETA PARA UN USO SEGURO DE CUALQUIER PLAGUICIDA.


¿Quién necesita un cuerpo? No estas larvas, que son básicamente cabezas nadadoras.

Schizocardium californicum como larva. En la etapa larvaria, S. californicum es poco más que una cabeza nadadora. Crédito: Paul Gonzalez, Hopkins Marine Station

El estudiante de posgrado Paul González de la Estación Marina Hopkins de la Universidad de Stanford se convirtió recientemente en cazador, criador y agricultor de un gusano marino raro, todo para llenar un vacío considerable en nuestra comprensión de cómo se desarrollan los animales. Sabía que algunos animales atraviesan una etapa larvaria prolongada, una estrategia de desarrollo conocida como desarrollo indirecto, y este raro gusano era su oportunidad para comprender mejor ese proceso.

Lo que descubrieron González y sus colegas fue que los gusanos pasan por una fase prolongada con poco más que cabeza. Este trabajo, publicado en la edición del 8 de diciembre de Biología actual, sugiere que muchos animales en el océano probablemente comparten esta etapa sin tronco, e incluso puede arrojar luz sobre el desarrollo biológico de los primeros animales.

"El desarrollo indirecto es la estrategia de desarrollo más frecuente de los invertebrados marinos y la vida evolucionó en el océano", dijo Chris Lowe, autor principal del artículo y profesor asociado de biología. "Esto significa que los primeros animales probablemente utilizaron este tipo de estrategias para convertirse en adultos".

La mayoría de los animales de investigación que se encuentran comúnmente en los laboratorios, como los ratones, el pez cebra y el gusano C. elegans, son desarrolladores directos, especies que no pasan por una etapa larvaria distinta. Para comprender en qué se diferencian los desarrolladores indirectos de estos, González necesitaba estudiar un desarrollador indirecto que estuviera muy relacionado con un desarrollador directo bien estudiado.

Su mejor apuesta fue un grupo de invertebrados marinos llamado Hemichordata porque ya existe una gran cantidad de trabajo de desarrollo molecular realizado en desarrolladores directos en este grupo. Una falla en este plan fue que los desarrolladores indirectos en este filo eran poco comunes en áreas cercanas a la estación.

Sin inmutarse, González pasó por estudios de fauna marina hasta que un estudio de 1994 le dio su gran oportunidad: Schizocardium californicum, una especie de gusano bellota y desarrollador indirecto en el filo Hemichordata, estuvo una vez en Morro Bay, a solo dos horas de distancia.

Al contactar a los investigadores de ese artículo de hace décadas, González obtuvo las coordenadas exactas de los gusanos. Una vez allí, se puso un traje de neopreno, preparó su pala y comenzó su búsqueda de los habitantes del océano de aspecto extraño.

Schizocardium californicum como larva, juvenil y adulta. En la etapa larvaria, S. californicum es poco más que una cabeza nadadora. Crédito: Paul Gonzalez y Chris Patton, Hopkins Marine Statio

Diversificando el estudio de la diversidad

Los desarrolladores directos se utilizan con mayor frecuencia en la investigación, en gran parte por razones prácticas.

"Terrestrial, direct developing species develop fast, their life cycle is simple and they are easy to rear in the lab," said Gonzalez, who was lead author of the paper.

En comparación, los desarrolladores indirectos se desarrollan lentamente, tienen una etapa larvaria larga y sus larvas son difíciles de alimentar y mantener en cautiverio. Los adultos reproductivos también son un desafío para mantenerlos en el laboratorio y, como ha demostrado González, recolectarlos puede ser un proceso arduo. Sin embargo, la relativa facilidad de estudiar a los desarrolladores directos ha provocado una falta de diversidad en lo que los científicos saben sobre la evolución y el desarrollo, dijo González.

"Al seleccionar especies convenientes, seleccionamos una muestra no aleatoria de diversidad animal, corriendo el riesgo de perder cosas interesantes", dijo. "Eso es lo que me llevó al laboratorio de Lowe. Nos especializamos en hacer preguntas interesantes sobre la evolución utilizando la biología del desarrollo y la genética molecular, y no tenemos miedo de empezar de cero y trabajar con animales con los que nadie ha trabajado antes".

Después de pasar meses perfeccionando las técnicas de cría y reproducción necesarias para estudiar estos gusanos, los investigadores finalmente pudieron secuenciar el ARN de varias etapas del desarrollo del gusano. Hicieron esto para ver dónde se activan o desactivan genes específicos en un embrión.

Paul González, estudiante de posgrado en la Estación Marina Hopkins de la Universidad de Stanford, recolectando gusanos en Morro Bay, California. Crédito: Paul Gonzalez, Hopkins Marine Station

Descubrieron que en los gusanos se retrasa la actividad de ciertos genes que conducirían al desarrollo de un tronco. Entonces, durante la etapa larvaria, los gusanos son básicamente cabezas nadadoras.

"Cuando miras una larva, es como si estuvieras viendo un gusano bellota que decidió retrasar el desarrollo de su tronco, inflar su cuerpo para que tenga forma de globo y flotar en el plancton para alimentarse de deliciosas algas", dijo González. . "El retraso en el desarrollo del tronco es probablemente muy importante para desarrollar una forma corporal que sea diferente a la de un gusano y más adecuada para la vida en la columna de agua".

A medida que continúan creciendo, los gusanos de bellota eventualmente experimentan una metamorfosis a su plan corporal adulto. En este punto, los genes que regulan el desarrollo del tronco se activan y los gusanos comienzan a desarrollar el cuerpo largo que se encuentra en los adultos, que eventualmente crece hasta unos 40 cm (15,8 pulgadas) en el transcurso de varios años.

Incluso con un resultado tan fascinante, esta investigación es solo el comienzo del examen del laboratorio de Lowe sobre los desarrolladores indirectos. Estos gusanos nunca nos dirán sobre las enfermedades humanas, a diferencia del trabajo con células madre o ratones, pero podrían revelar las complejidades de cómo funciona la vida para muchos organismos más allá de las especies modelo que hemos estudiado tanto. También pueden mostrarnos cómo la vida en general llegó a ser lo que es hoy.

"Dado lo omnipresentes que son las larvas en el mundo animal, entendemos muy poco sobre esta fase crítica en el desarrollo animal", dijo Lowe. "Este no es el tipo de especies que desea elegir si desea conocimientos profundos y mecanicistas de la biología del desarrollo. Pero, si su objetivo es comprender cómo han evolucionado los animales, no puede evitar el uso de estas especies".

A continuación, los investigadores quieren averiguar cómo ocurre el retraso en el desarrollo del cuerpo del gusano bellota. También han comenzado a secuenciar el genoma de S. californicum.

Kevin R. Uhlinger, director de laboratorio de Lowe en la estación marina de Hopkins, también es coautor de este artículo. Chris Lowe también es miembro de Stanford Bio-X y del Instituto de Neurociencias de Stanford.


Ver el vídeo: Que tipo de especie de larva es esta (Agosto 2022).