Información

¿Afectará el cambio climático a la población de flores?

¿Afectará el cambio climático a la población de flores?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Hay una población de flores elevada a 1000 metros sobre el nivel del mar. Si el cambio climático provoca un aumento de 12 ° C en la temperatura durante los próximos 10 años, ¿qué pasará con las flores?


Es realmente difícil de decir para cualquier campo de flores dado y es difícil separar la temperatura de tantos otros factores que acompañan al cambio climático.

Por ejemplo, la lluvia está cambiando al igual que los niveles de CO₂. El pH de la lluvia puede cambiar porque el CO₂ se convierte en un ácido suave cuando se absorbe en el agua. La velocidad a la que varían las temperaturas estacionales y qué tan fría es la temperatura mínima y qué tan caluroso es el día más caluroso hará que aparezcan parásitos e infecciones que matan las plantas.

Sin duda, el calor es importante, pero el momento puede ser igual de importante. La temperatura está provocando floraciones más tempranas y temporadas de crecimiento tardías.

Cada especie diferente responde de manera diferente, pero lo más probable es que casi cualquier campo de flores lo sienta. La temperatura es importante, pero a veces es difícil adivinar si es el culpable específico de los cambios.


Hacer un cambio en un sistema ecológico es muy parecido a comer un maní salado.

R: Si solo asume un cambio de 12⁰ (que es De Verdad grande), el efecto neto no solo es más cálido sino también más seco. Las temperaturas más altas significan una evaporación más rápida, una transpiración más rápida.

B: Más cálido también puede significar que algunas plagas tienen un factor limitante eliminado. Mire el problema que ha tenido el norte de la Columbia Británica con Mountain Pine Beatle. Los pinos están bien con los inviernos más cálidos. Pero la falta de inviernos fríos ha permitido que la población de los Beatles explote.

C: Algunas plantas están adaptadas a un amplio rango de temperaturas. Mire el rango para el diente de león. Por lo tanto, las temperaturas más cálidas pueden hacer que crezcan más rápido y produzcan semillas antes.

D: Algunas plantas están adaptadas a un rango de temperatura estrecho y se extinguirán.

Una de las preguntas es: "Si el cambio es lo suficientemente lento, ¿no solo subirán la montaña? En algunos casos sí. Podemos mirar fotografías de montañas de principios de siglo (1900) y podemos ver el árbol La línea, tanto en la parte superior, donde se encuentra con la tundra, como en la parte inferior, donde se encuentra con la pradera, se ha movido hacia la montaña.

Sin embargo, también depende del suelo. Y los suelos no se mueven ni se crean rápidamente.

Ejemplo: muchos artículos piensan que Canadá ganará a lo grande con el calentamiento global, porque las tierras más al norte serán aptas para la agricultura. No tan. La mayor parte de la tierra que tiene un suelo razonable ya está cultivada. El suelo al norte de ese punto tiende a ser principalmente turberas y labranza glacial. Además, más de la mitad de ese país es el escudo precámbrico: millas interminables de granito bajo 2-3 pulgadas de musgo y grava, con pantanos y lagos entre ellos. El equivalente a un camino de grava rural cuesta millones de dólares por milla para atravesar este país.


¿Afectará el cambio climático a la población de flores? - biología

Las diferencias en el color y la forma de cada hoja representan una forma de biodiversidad. Foto: chensiyuan a través de Wikimedia Commons

Por Lauren Harper

Cada otoño, cuando los vientos invernales comienzan a soplar y llueven hojas de colores de los árboles, es posible que note las diferencias en el color y la forma de cada hoja. Esta es una forma de biodiversidad, o la variedad de organismos vivos en la tierra.

La biodiversidad se puede ver dentro de las especies, entre especies y dentro y entre ecosistemas. Aunque la biodiversidad es difícil de medir a escala mundial, en los últimos años ha habido consenso científico de que la biodiversidad del planeta está en declive. Esa no es una gran noticia, porque en general, cuantas más especies viven en un área, más saludable es ese ecosistema, y ​​mejor estamos los humanos.

Por qué es importante la biodiversidad

El jacinto de agua, una especie invasora, puede apoderarse de lagos enteros, expulsando a las especies nativas y reduciendo la biodiversidad. Aquí, un trabajador rocía herbicida sobre una estera de jacinto. Foto: División de Navegación y Vías Navegables de Parques Estatales de California

Los ecosistemas saludables requieren una gran variedad de vida vegetal y animal, desde microbios del suelo hasta depredadores de alto nivel como osos y lobos. Si una o más especies se eliminan de este entorno y ya no sirven a su nicho, pueden dañar el ecosistema. La introducción de especies foráneas o invasoras en un hábitat puede tener resultados similares, ya que las especies invasoras pueden competir con las especies nativas por alimento o territorio.

La biodiversidad afecta nuestra alimentación, medicinas y bienestar ambiental.

Las libélulas, las mariquitas y los escarabajos polinizan muchos de los cultivos de los que dependemos para la alimentación, así como las plantas de los ecosistemas naturales. Un tipo de polinizador no puede hacerlo todo, de ahí la importancia de la biodiversidad. La pérdida de hábitat, por ejemplo, cuando los humanos convierten los prados en estacionamientos o patios traseros, está reduciendo las poblaciones de polinizadores. Si los polinizadores desaparecieran por completo, perderíamos más de un tercio de toda la producción agrícola. Esto reduciría o eliminaría la disponibilidad de alimentos como miel, chocolate, bayas, nueces y café.

Muchas medicinas modernas, como la aspirina, la cafeína y la morfina, siguen el modelo de las composiciones químicas que se encuentran en las plantas. Si las especies de vida silvestre no descubiertas o no investigadas desaparecen, sería una desventaja para los científicos que intentan descubrir nuevas fuentes de inspiración para futuras vacunas y medicamentos.

La biodiversidad también proporciona servicios o beneficios de los ecosistemas a las personas. Estos beneficios incluyen: protección contra marejadas ciclónicas, secuestro de carbono, filtración de agua, generación de combustibles fósiles, producción de oxígeno y oportunidades recreativas. Sin una miríada de ecosistemas únicos y su respectiva diversidad de vida vegetal y animal, nuestra calidad de vida puede verse amenazada.

Impactos climáticos

Para muchos, el término "cambio climático" se siente como una palabra de moda que abarca una gran cantidad de impactos negativos. Clima significa las condiciones climáticas promedio en un área durante un largo período de tiempo, generalmente 30 años o más. El clima de una región incluye sistemas en el aire, el agua, la tierra y los organismos vivos. El cambio climático es el cambio o cambio anormal en los patrones climáticos. A medida que el planeta se calienta rápidamente, principalmente debido a la actividad humana, los patrones climáticos en regiones de todo el mundo fluctuarán. Los ecosistemas y la biodiversidad se verán obligados a fluctuar junto con el clima regional, y eso podría dañar a muchas especies.

Las abejas y otros polinizadores están amenazados por la pérdida de hábitat. Puede ayudar plantando flores nativas en su jardín. Foto: Lauren Harper

Estos impactos del cambio climático se deben en parte a cómo hemos alterado el uso de la tierra. Convertir áreas naturales en ciudades o campos agrícolas no solo disminuye la biodiversidad, sino que puede empeorar el calentamiento al talar árboles y plantas que ayudan a enfriar el planeta. Los cambios en el clima también pueden intensificar las sequías, disminuir el suministro de agua, amenazar la seguridad alimentaria, erosionar e inundar las costas y debilitar la infraestructura de resiliencia natural de la que dependen los seres humanos.

Los políticos han propuesto varias soluciones, planes y acuerdos internacionales para abordar los problemas de larga data que presentan la pérdida de biodiversidad y el cambio climático. Mientras tanto, nosotros, como individuos, podemos tomar pequeñas acciones en nuestra vida diaria para reducir nuestros impactos ambientales en el planeta. Desenchufar sus electrodomésticos sin usar, cambiar a bombillas LED, compartir el automóvil y participar en el lunes sin carne son formas en las que podemos ayudar a frenar el cambio climático. Cultivar plantas nativas y mantenerse informado sobre los orígenes y la ética detrás de los productos que compra es otra forma en que puede ayudar. Este tipo de cambios de comportamiento pueden orientar a las empresas y a los responsables políticos hacia la incorporación de prácticas sostenibles que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero y detengan la pérdida de biodiversidad.

Lauren Harper es pasante en el departamento de comunicaciones del Earth Institute. Ella es una estudiante de posgrado en el Programa de Políticas y Ciencias Ambientales de la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de Columbia.


Efectos potenciales del cambio global en los murciélagos

En general, se cree que las poblaciones de murciélagos han disminuido en todo el mundo en las últimas décadas. Debido a que los murciélagos tienen bajas tasas de reproducción, las poblaciones son muy susceptibles a una mortalidad elevada o un reclutamiento deprimido. Existe una creciente preocupación por el estado de conservación de los murciélagos, ya que muchas especies de murciélagos se ven cada vez más afectadas por múltiples acciones de los seres humanos. Los murciélagos enfrentan múltiples amenazas de ignorancia, sospecha, envenenamiento por pesticidas, destrucción y cierre de perchas, pérdida de hábitat, sobreexplotación y exterminio como plagas. Entre los mamíferos, los murciélagos son el segundo orden más diverso (después de los roedores) y se encuentran en todos los continentes excepto en la Antártida. Los murciélagos a menudo varían ampliamente en sus actividades de alimentación y las modificaciones del hábitat, como la urbanización, la agricultura y otras prácticas de uso de la tierra, pueden afectar las poblaciones locales de plantas e insectos y, por lo tanto, los recursos alimenticios de los murciélagos. En la actualidad, sin embargo, prácticamente no se sabe nada de los efectos específicos del calentamiento global en los murciélagos, aunque se pueden hacer ciertas predicciones basadas en la biología de los murciélagos.

Otras especies de murciélagos, especialmente en las zonas templadas, son insectívoras y consumen colectivamente grandes cantidades de insectos. Así como las actividades polinizadoras de los murciélagos son importantes para la ecología de las plantas, los hábitos alimenticios insectívoros de los murciélagos juegan un papel importante en el mantenimiento de un equilibrio entre las poblaciones de insectos. Aunque los estudios de murciélagos han demostrado cierta flexibilidad en los hábitos alimentarios a lo largo del tiempo, la mayoría de las especies parecen estar especializadas para perseguir y capturar tipos o categorías de insectos seleccionados. Además, los murciélagos dependen de un "suministro" confiable y constante de presas, a pesar de que las poblaciones específicas de insectos crecen y desaparecen en el transcurso de la temporada de verano. Se puede esperar que los cambios en la ocurrencia o distribución de la población mundial de insectos afecten el número y la diversidad de especies de murciélagos.

En latitudes templadas, tanto del norte como del sur, los murciélagos evitan la escasez de alimentos estacional ya sea hibernando, a menudo en cuevas o minas, o migrando a regiones donde todavía hay alimentos disponibles. Sospechamos que casi todos los atributos de hibernación o migración están mediados por combinaciones de cambios en los regímenes de luz ambiental, temperatura y recursos alimenticios. La dependencia de los murciélagos de la zona templada de la interacción de estos factores, en última instancia, gira en torno a la capacidad de los murciélagos para adquirir suficiente energía (en forma de alimento) para sobrevivir a través de una secuencia de hibernación o a través de los rigores de (a veces) largas distancias. migración. Los cambios de temperatura que afectarían el suministro de alimento a los murciélagos o alterarían el equilibrio energético que ha evolucionado durante milenios deberían tener consecuencias importantes para los murciélagos. Además, los cambios climáticos que llevarían a cambios en las temperaturas internas de los refugios que han sido utilizados por los murciélagos durante décadas obligarán a los murciélagos a ubicar y utilizar refugios nuevos o diferentes.

Ecológicamente, los murciélagos exhiben patrones de distribución (biogeográficos) que reflejan preferencias por ciertas zonas de vida o hábitats. La mayoría de las especies de murciélagos se encuentran en ecosistemas tropicales y subtropicales, pero una proporción significativa vive en zonas templadas que pueden verse más afectadas por el calentamiento global. Algunas especies de zonas templadas prefieren hábitats de gran altitud que son más mésicos y más fríos; otras especies están adaptadas para vivir en áreas más áridas. Los murciélagos cuyos rangos de corriente están limitados altitudinal o latitudinalmente (hacia los polos) por temperaturas frías pueden ser desplazados a medida que la tierra se calienta. Los murciélagos restringidos a climas más fríos, ya sea latitudinal o altitudinalmente, pueden verse amenazados por el calentamiento global y si no pueden adaptarse o persistir se extinguirán. Los murciélagos que ya están adaptados a climas cálidos pueden aumentar tanto en número como en áreas geográficas. En la medida en que el calentamiento global altere la zonificación de plantas y animales (especialmente insectos) en todo el mundo, podemos esperar que los murciélagos respondan a tales fuerzas.

Como parte del monitoreo de los efectos del calentamiento global, es particularmente crítico continuar reuniendo información sobre la biología básica de los murciélagos, así como el estado de las colonias de murciélagos existentes y las tendencias en el número a lo largo del tiempo. Los datos específicos de sitios y especies pueden ayudar a evitar controversias sobre el estado de las especies que pueden surgir como resultado de decisiones basadas en información incompleta. En términos de los impactos del cambio global en las poblaciones de murciélagos, será importante documentar el cambio en los factores físicos y bióticos que son importantes para los murciélagos, como la temperatura (tanto ambiental como dentro de los sitios de descanso importantes), precipitación, pérdida o expansión de los hábitats disponibles. y cambio en cultivos de insectos y frutas. Dicho seguimiento debería comenzar ahora.


Cultivos de cobertura de edición genética

Yield10 Bioscience está desarrollando variedades de primavera e invierno de la semilla oleaginosa Camelina para su uso como cultivos de cobertura. La compañía quiere hacer de Camelina un cultivo de cobertura comercial de alto valor, para que los productores también puedan beneficiarse de las proteínas y aceites producidos por la planta. Yield10 Bioscience está utilizando CRISPR, que es una tecnología de edición de genes, para estudiar la planta.

La compañía ha descubierto y evaluado múltiples genes para aumentar el rendimiento de semillas, el contenido de aceite de semillas para cultivos en general y para fabricar nuevos productos sostenibles a partir del cultivo de Camelina. Han realizado experimentos de invernadero y pruebas de campo con Camelina para determinar el potencial para desarrollar y comercializar nuevas semillas, contenido de aceite y productos.

"Estamos desarrollando variedades Elite Camelina con mayor valor de cosecha basado en un mayor rendimiento de semillas y contenido de aceite gracias a nuestros nuevos rasgos genéticos", dijo Peoples.

Yield10 Bioscience trabajó con una empresa líder de semillas de EE. UU. Para realizar el escalado de semillas de su línea de mayor contenido de aceite E3902 editada por CRISPR, así como dos líneas Elite Camelina adicionales. Este ciclo de ampliación de semillas permitirá la siembra futura a una escala de 100 a 1,000 acres mientras se produce aceite y harina para el muestreo del cliente.

Además de la línea E3902, que contiene ediciones de tres genes involucrados en la biosíntesis de aceite, Yield10 Bioscience ha obtenido la licencia de una serie de rasgos genéticos de la Universidad de Missouri que prometen aumentar el contenido de aceite en los cultivos de semillas oleaginosas. Han confirmado con USDA-APHIS que varias líneas de Camelina que contienen ediciones a C3007 (BADC) están exentas de la regulación en los EE. UU. Están probando el rasgo C3007 en Camelina y creen que es prometedor para impulsar el aceite en canola y soja también.

Rendimiento de 10 pruebas de campo de Camelina de invierno de Bioscience en 2021.


¿El crecimiento de la población tiene un impacto en el cambio climático?

¿Es necesario controlar la velocidad a la que se reproducen las personas para salvar el medio ambiente?

Querido DiálogoEcológico: ¿En qué medida el crecimiento de la población humana afecta el calentamiento global y qué se puede hacer al respecto?
- Larry LeDoux, Honolulu, HI

Sin duda, el crecimiento de la población humana es un factor importante que contribuye al calentamiento global, dado que los seres humanos utilizan combustibles fósiles para impulsar sus estilos de vida cada vez más mecanizados. Más personas significa más demanda de petróleo, gas, carbón y otros combustibles extraídos o perforados desde debajo de la superficie de la Tierra y los rsquos que, cuando se queman, arrojan suficiente dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera para atrapar el aire caliente en su interior como un invernadero.

Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la población humana creció de 1.600 millones a 6.100 millones de personas durante el transcurso del siglo XX. (Piénselo: la población tardó todo el tiempo en llegar a 1.600 millones y luego se disparó a 6.100 millones en solo 100 años). Durante ese tiempo, las emisiones de CO2, el principal gas de efecto invernadero, se multiplicaron por 12. Y dado que se espera que la población mundial supere los nueve mil millones en los próximos 50 años, los ambientalistas y otros están preocupados por la capacidad del planeta para resistir la carga adicional de gases de efecto invernadero que ingresan a la atmósfera y causan estragos en los ecosistemas de abajo.

Los países desarrollados consumen la mayor parte de los combustibles fósiles. Estados Unidos, por ejemplo, contiene solo el cinco por ciento de la población mundial, pero contribuye con una cuarta parte de la producción total de CO2. Pero mientras que el crecimiento de la población está estancado o cayendo en la mayoría de los países desarrollados (excepto en Estados Unidos, debido a la inmigración), está aumentando rápidamente en los países en desarrollo que se industrializan rápidamente. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, los países en desarrollo de rápido crecimiento (como China e India) contribuirán con más de la mitad de las emisiones globales de CO2 para 2050, lo que lleva a algunos a preguntarse si todos los esfuerzos que se están haciendo para frenar las emisiones de EE. UU. Serán borrados por otros países y rsquo adopción de nuestras formas de consumo excesivo desde hace mucho tiempo.

& ldquoLa población, el calentamiento global y los patrones de consumo están indisolublemente vinculados en su impacto ambiental global colectivo, & rdquo informa el Programa Global de Población y Medio Ambiente en la organización sin fines de lucro Sierra Club. & ldquo A medida que crece la contribución de los países en desarrollo a las emisiones globales, el tamaño de la población y las tasas de crecimiento se convertirán en factores importantes para magnificar los impactos del calentamiento global. & rdquo

Según el Worldwatch Institute, un grupo de expertos ambientales sin fines de lucro, los principales desafíos que enfrenta nuestra civilización global son frenar el cambio climático y desacelerar el crecimiento de la población. "El éxito en estos dos frentes haría que otros desafíos, como revertir la deforestación de la Tierra, estabilizar los niveles freáticos y proteger la diversidad de plantas y animales, fueran mucho más manejables", informa el grupo. & ldquoSi no podemos estabilizar el clima y no podemos estabilizar la población, no hay un ecosistema en la Tierra que podamos salvar. & rdquo

Muchos expertos en población creen que la respuesta está en mejorar la salud de las mujeres y los niños en los países en desarrollo. Al reducir la pobreza y la mortalidad infantil, aumentar el acceso de mujeres, rsquos y niñas y rsquo a los derechos humanos básicos (atención médica, educación, oportunidades económicas), educar a las mujeres sobre las opciones de control de la natalidad y garantizar el acceso a servicios voluntarios de planificación familiar, las mujeres optarán por limitar el tamaño de la familia.


¿Afectará el cambio climático a la población de flores? - biología

La zona intermareal, que se encuentra entre las marcas de marea alta y baja en las costas de los océanos del mundo, es un indicador sensible de los efectos de la variabilidad climática y el cambio climático en las especies marinas. Examinamos los efectos de los cambios de temperatura a largo plazo en la biología de la población de las especies dominantes en las áreas intermareales y pronosticamos el impacto del cambio climático en la idoneidad de los estuarios y las costas intermareales rocosas como zonas de cría de importantes especies marinas.

Por qué nos importa
Los animales y plantas que viven en la zona intermareal deben enfrentarse al medio marino durante la marea alta y al medio terrestre durante la marea baja. Como resultado, sus temperaturas corporales pueden fluctuar entre 10 ° y 20 ° C en el transcurso de una sola marea baja. Para las costas sedimentarias (arena o lodo), los organismos objetivo son animales que pueden alterar los sedimentos (por ejemplo, camarones y lombrices) o construir tubos y arrecifes (por ejemplo, lombrices, ostras). Para las costas rocosas, los organismos objetivo son aquellos que ocupan y crean superficies duras, como percebes y mejillones. Pronosticamos el impacto del cambio climático en la idoneidad de los estuarios y las costas intermareales rocosas como zonas de cría de especies marinas de importancia comercial y recreativa.

Lo que hicimos
Utilizamos modelos informáticos biofísicos para predecir la temperatura corporal de las especies que proporcionan la base ecológica en la zona entre las mareas en las costas de los océanos del mundo. Estudiamos percebes y mejillones en costas rocosas. Los percebes y los mejillones controlan la distribución y abundancia de otras especies en la zona intermareal, porque pueden sobrecrecer a sus competidores por el espacio primario en la roca. Comprender la influencia del clima en estas especies nos permitirá predecir los cambios en la biodiversidad y la biogeografía de los organismos marinos en respuesta al cambio y la variabilidad climáticos.

El rango geográfico de nuestro trabajo fue de Alaska a México en la costa del Pacífico y de Maine a Carolina del Sur en la costa del Atlántico, abarcando los límites geográficos de estas especies. Las Reservas Nacionales de Investigación Estuarina (NERR) de la NOAA en cada costa se incluyeron como sitios de muestra y representaron diferentes provincias biogeográficas.

El proyecto, financiado originalmente y más tarde en parte por el Programa de Pronósticos Ecológicos de NCCOS, fue dirigido por el Dr. David Wethey (Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Carolina del Sur).

Conexiones de administración
Hicimos contribuciones importantes a la gestión de los recursos costeros mediante el desarrollo de herramientas de pronóstico para los administradores y planificadores costeros, especialmente con las NERR de NOAA. En la costa oeste, los sitios de NERR incluyeron Kachemak Bay (AK), Padilla Bay (WA), South Slough (OR), Elkhorn Slough (CA) y Tijuana River (CA). En la costa este, los sitios NERRS incluyeron Wells Bay (ME), Waquoit Bay (MA), Chesapeake Bay (VA), North Carolina Bays y North Inlet (SC). Se identificaron las especies fundamentales de cada una de estas regiones y se pueden hacer comparaciones entre las especies en los sitios NERRS. También brindamos capacitación para directores de NERR y administradores de recursos costeros en el uso de las herramientas de pronóstico costero desarrolladas.

Beneficios de nuestro trabajo
En Nueva Zelanda, nuestros modelos se utilizaron para explicar la extinción masiva de erizos de mar, que se produjo durante un período de temperatura anormalmente alta. Los líderes del proyecto se dirigieron a la reunión nacional de directores de investigación de NERRS en octubre de 2007, para presentar los resultados iniciales de su trabajo y recibir comentarios sobre sus productos modelo. Ayudamos al Servicio Meteorológico Nacional (NWS) a desarrollar un nuevo "tipo de vegetación" para sus modelos de predicción de temperatura que incluye lechos de mejillones. Además, la financiación asociada a la detección remota de la NASA muestra la importancia de nuestro trabajo para predecir los impactos del cambio climático en los organismos intermareales costeros.


La población de garrapatas está en auge. ¿Tiene la culpa el cambio climático? ¿Y aumentarán las enfermedades transmitidas por garrapatas?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Informan que la cantidad de enfermedades transmitidas por garrapatas está aumentando a un ritmo récord, mientras que el rango geográfico de garrapatas continúa expandiéndose. La enfermedad de Lyme es la enfermedad transmitida por garrapatas más comúnmente conocida, pero se han descubierto otras enfermedades, como la ehrlichiosis y STARI, y la lista de enfermedades relacionadas con las garrapatas sigue creciendo.

Incluso se ha descubierto que las picaduras de garrapatas causan reacciones alérgicas a la carne roja en algunas personas.

¿Es un clima cálido el responsable de esta creciente amenaza de garrapatas? ¿Deberíamos esperar más garrapatas y enfermedades relacionadas con las garrapatas este año porque el invierno pasado fue cálido y húmedo? ¿Y cómo nos protegemos de las garrapatas?

Entrevisté a Matthias Leu, ecologista y profesor asistente en el College of William & amp Mary, para encontrar respuestas a estas preguntas y aprender más sobre la prevención de garrapatas. La entrevista está a continuación.

¿El clima influye en las poblaciones de garrapatas? Por ejemplo, ¿un invierno cálido produce más garrapatas o un invierno frío provoca menos garrapatas?

Hasta ahora, no hemos encontrado una asociación con el clima y las poblaciones de garrapatas. Mucha gente piensa que los inviernos fríos matan a las garrapatas. Si eso es cierto, ¿por qué viven las garrapatas en los estados del norte, como Minnesota y Wisconsin? Lo que sí influye en la población de garrapatas es la cantidad de ciervos y ratones disponibles para servir como hospedadores de las garrapatas.

El área de Washington ha experimentado unacreciente población de ciervos en las últimas décadas. ¿Ha aumentado la población de garrapatas en proporción directa?

Sí, la urbanización ha llevado a una población creciente de ciervos y ratones, que son utilizados por las garrapatas para alimentarse de sangre, y eso a su vez aumenta la población de garrapatas. Las flores y los arbustos plantados por los propietarios alimentan bien a los ciervos.

¿Han aumentado las enfermedades transmitidas por garrapatas y el clima influye en la propagación de estas enfermedades?

Sí, las enfermedades por garrapatas han aumentado y una enfermedad transmitida por garrapatas en particular, la ehrlichiosis, se ve afectada por el clima. La ehrlichiosis, que produce síntomas muy parecidos a los de la enfermedad de Lyme, se transmite a los humanos por las garrapatas Lone Star que se alimentan de cervatillos u otros huéspedes, como conejos y ardillas. Los ciervos adultos tienen un sistema inmunológico más fuerte, lo que mantiene a raya a la bacteria ehrlichia, pero los cervatillos portan muchas más bacterias. Durante los inviernos fríos, cuando es probable que el número de cervatillos sea menor, la bacteria no está tan extendida, lo que reduce la tasa de enfermedad. Lo contrario es cierto durante los inviernos cálidos.


Cierra Sullivan es una estudiante de posgrado en el Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Clemson en Clemson, Carolina del Sur.

IRA FLATOW: Si bien estamos en el tema del cambio climático y las plantas, hay algo más que les ha estado sucediendo a nuestras plantas debido al calentamiento del planeta. Estoy hablando de que los colores de las flores están cambiando. Sí. Un nuevo estudio analizó los registros de flores desde el siglo XIX y descubrió que las flores de algunas especies en los EE. UU. Se han transformado en tonos de color más claros. Algunos son más vibrantes. ¿Qué está pasando aquí?

Bueno, el autor principal de ese estudio se une a nosotros para explicarlo, Cierra Sullivan, estudiante de posgrado en el Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Clemson y # 8217 en Clemson, Carolina del Sur. Bienvenidos a Science Friday.

CIERRA SULLIVAN: Hola. ¡Muchas gracias por invitarme. Es genial estar aquí.

IRA FLATOW: Es un gusto tenerte. Hablemos de esto. ¿Entonces los colores de las flores están cambiando? ¿Existe un patrón? ¿Están cambiando de un color a otro?

CIERRA SULLIVAN: Sí. Entonces, en realidad, algunas flores se están volviendo más oscuras, volviéndose más de sus púrpuras y rosas. Mientras que algunos se están volviendo más blancos y son más blancos y de color crema.

IRA FLATOW: ¿Puedes darme una idea? Si salgo esta primavera y voy a mirar una flor en mi macizo de flores, ¿hay alguna flor que pueda mirar para decir, oye, que solía ser púrpura, o se está poniendo más púrpura o algo así?

CIERRA SULLIVAN: Podría haber algunos. Hay algunas especies, supongo. Son salvajes, pero a algunos les gusta poner en su césped. Entonces, si estás familiarizado con algo llamado Dame o Rocket o hay algo llamado Cebolla que asiente que mirarías. También es salvaje. Es una cebolla. Entonces, dependiendo de la cantidad de plantas, es posible que ya las tenga en su jardín. O si va por senderos, es posible que pueda verlos en todo Estados Unidos.

IRA FLATOW: Vaya. Entonces, ¿de qué período de tiempo estamos hablando para que se produzca este cambio?

CIERRA SULLIVAN: Esta fue & # 8211 nuestra planta más antigua fue de 1895. Y la más reciente fue de 2019. Entonces & # 8217s en un lapso de 124 años.

IRA FLATOW: Espera. Dijiste 2019. ¿Estás diciendo que algo cambió desde 2019 hasta ahora?

CIERRA SULLIVAN: Sí. Hemos tenido cosas cambiando hasta, hace dos años, tenemos alguna prueba de ello.

IRA FLATOW: Vaya. ¿Y por qué están cambiando?

CIERRA SULLIVAN: De nuestro estudio, lo que observamos fue el clima. Y los mayores impulsores que vimos fueron la temperatura y algo llamado déficit de presión de vapor. Y si no sabe cuál es el último, es más o menos una medida que se relaciona con la humedad relativa con la temperatura. Y es una especie de cantidad de aridez en el aire, así que la cantidad de humedad del aire que succiona. Eso es simplemente lo que es el déficit de presión de vapor.

IRA FLATOW: Eso & # 8217s suena como una palabra muy técnica para seco.

CIERRA SULLIVAN: Sí, seco, árido, más o menos lo que eso significa.

IRA FLATOW: ¿Qué tipo de registros estabas mirando para hacer estas comparaciones de colores?

CIERRA SULLIVAN: Entonces, uno que miré fue algunos registros de herbario en línea. Y estas son más o menos cápsulas de tiempo de plantas, plantas prensadas. Y esos registros, me dirán dónde se llevó la planta. Me dirá el color, cómo se veía en ese momento. Entonces lo uso para decir simplemente ¿es blanco o pigmentado? Y luego, a partir de esas coordenadas de donde se recolectaron las plantas, están estas bases de datos climáticas llamadas Prism o WorldClim. Y eso & # 8217s donde con las coordenadas, pude obtener la temperatura, las cosas del déficit de presión de vapor en esa ubicación específica donde se recolectó la planta.

IRA FLATOW: Este es el viernes de ciencia de WNYC Studios, hablando con Cierra Sullivan, estudiante de posgrado en la Universidad de Clemson y el Departamento de Ciencias Biológicas # 8217 en Clemson, Carolina del Sur, sobre cómo el cambio climático está cambiando los colores de las flores. Hablemos de & # 8217s sobre esa ubicación. ¿Está esa ubicación repartida por todos los & # 8211 o ubicaciones, supongo que debería decir, están repartidas por todo el país?

CIERRA SULLIVAN: Sí. Por lo tanto, limitamos este estudio a solo plantas que se encuentran en América del Norte, ya sean invasoras o nativas, solo plantas que se encuentran en América del Norte.

IRA FLATOW: ¿Y de cuántos tipos de plantas estamos hablando?

CIERRA SULLIVAN: Entonces esto teníamos 12 especies diferentes. Pero en total teníamos 1.944 registros en el estudio.

IRA FLATOW: ¿Y revisaste cada uno de esos registros?

CIERRA SULLIVAN: Sí, tuve que revisar cada uno de esos registros y darles una puntuación de color.

IRA FLATOW: Una especie de desafío artístico también. Quiero decir, ¿no es ese tipo de subjetivo darles una puntuación de color?

CIERRA SULLIVAN: Sí. Así que definitivamente algunos de los colores como el malva, tuve que buscar en Google, ¿qué es eso? Así que hay algo de subjetividad en ello. Pero para tratar de deshacerme de ese sesgo, hago grupos de solo generalmente rosa, violeta, azul, y luego generalmente es este blanco para tratar de eliminar el color rosado.

IRA FLATOW: Sí. Ahora estoy pensando si soy una abeja o un insecto, un polinizador, y estoy acostumbrado a ver el color de una planta y, de repente, es de un color diferente, ¿estoy en problemas?

CIERRA SULLIVAN: No necesariamente. Entonces, por supuesto, hay polinizadores que buscan visualmente, pero hay otras señales, como quizás recompensas de néctar o cosas así. Entonces, su polinizador puede tropezar al principio, pero aprenden que esto es lo mismo. Es sólo un color diferente.

IRA FLATOW: ¿Aprenden eso? ¿Evolucionan con el cambio de color de la planta?

CIERRA SULLIVAN: Sí, pueden aprender. Tienen preferencias. Pero eso no significa totalmente que no vaya a ir nunca a su planta menos preferida.

IRA FLATOW: Cambiar los colores de las flores suena bastante salvaje. No es algo malo, ¿verdad?

CIERRA SULLIVAN: No, es malo porque incluso antes de este estudio, las plantas, así como los animales, siempre respondemos a nuestro medio ambiente. El estudio básicamente está capturando plantas que responden a su entorno climático cambiante. Así que no está mal. Realmente es más una observación de esto. Vimos que esto sucedía.

IRA FLATOW: Entonces las plantas no están migrando con el clima. No estudiaste eso, moviéndote hacia el norte o hacia el sur con el clima a medida que cambia & # 8211 a medida que cambia el clima. Sólo estás diciendo que los colores de las plantas están cambiando.

CIERRA SULLIVAN: Sí, esa misma población, por ejemplo, digamos & # 8217 en Virginia, acaba de tener un cambio de color de la misma población.

IRA FLATOW: Si tuviera que mirar la misma planta, digamos & # 8217s, en Virginia y luego mire la misma planta, digamos & # 8217s, que crecen en Maine, ¿serían de diferentes colores?

CIERRA SULLIVAN: Podría deberse a que muchas de las especies en realidad tienen un rango muy ubicuo, o se encuentran en todas partes de los Estados Unidos, en comparación con solo algunas que eran endémicas, por ejemplo, en el sur de California. So, yeah, it’s possible with a wide range you could see one population, Virginia, it’d change color. But maybe up in Maine, where maybe the changes in temperature weren’t as drastic, it’s actually the same. But just in the south, those flowers changed color.

IRA FLATOW: Boy, I love plants. And I go out all the time looking at them. I can see you getting into arguments with folks who come from different states. You know what I mean? No, that’s supposed to be purple. No, it’s changed color. Sure, it has.

CIERRA SULLIVAN: Yeah, I can see that.

IRA FLATOW: Absolutely. We’ll have you back. Cierra Sullivan, graduate student at Clemson University’s Department of Biological Sciences in Clemson, South Carolina, thank you for enlightening us today.

CIERRA SULLIVAN: Yeah. Thank you for having me. This is great.

Copyright © 2021 Science Friday Initiative. Reservados todos los derechos. 3Play Media produce las transcripciones de Science Friday en un plazo muy ajustado. La fidelidad al archivo de audio o video original emitido / publicado puede variar y el texto puede actualizarse o modificarse en el futuro. Para obtener el registro autorizado de la programación de Science Friday, visite la grabación original emitida / publicada. Para conocer los términos de uso y más información, visite nuestras páginas de políticas en http://www.sciencefriday.com/about/policies/


Cool specialists

It has long been known that bumblebees are more suited to cold weather, with their fuzzy bodies and ability to generate heat while flying, which often allows them to be the first bees out in the spring. Exactly how vulnerable they are to heat waves and weather fluctuations still isn’t clear for most species, though this study suggests there’s a limit to their adaptability.

And it is indeed warming up. The last five years were the hottest ever recorded in the 139 years that the U.S. National Oceanic and Atmospheric Administration has tracked global heat.

There are several mechanisms at play, says study co-author Jeremy Kerr. The insects can simply overheat, as lab experiments have shown, but there may also be indirect impacts on vegetation and flowers that could lead to the bees starving, he adds.


Will climate change affect flower population? - biología

As global greenhouse gases are projected to hit a new high for 2019, Petteri Taalas of the World Meteorological Organization recently declared, “Things are getting worse.” A 2019 poll found that only 24 percent of U.S. respondents believed climate change would have a great deal of impact on their lives 31 percent believed it would have a fair amount of impact.

Different regions of the country will be affected in different ways, some more than others. But there are certain impacts that will probably affect every American’s way of life. Here are 10 of them.

1. Damage to your home

Floods, the most common and deadly natural disasters in the U.S., will likely be exacerbated and intensified by sea level rise and extreme weather. Heavy precipitation is projected to increase throughout the century to potentially three times the historical average. A 2018 study found that over 40 million Americans are at risk of flooding from rivers, and over 8.6 million people live in areas that already experience coastal flooding from storm surges during hurricanes. FEMA estimated that even one inch of floodwater in an average-sized home could cost homeowners almost $27,000 in damages.

In September, Adam Sobel, founding director of Columbia University’s Initiative on Extreme Weather and Climate, testified before the House Science, Space and Technology Committee. He asserted that scientists have strong evidence that global warming will increase the frequency or intensity of heavy rain events, and coastal flooding due to hurricane storm surge is also worsening because of sea level rise and increased precipitation.

In addition, he said, the frequency and intensity of droughts and wildfires are on the rise. While no state is immune to wildfires, 13 states in the West are considered susceptible to the most severe wildfire damage, with California having the most acres burned in 2018. A national analysis found that 775,654 homes are at extreme risk of wildfire in these 13 states. But even if homes do not burn to the ground, they may suffer smoke and fire damage, as well as water damage and flooding from fire fighting efforts.

How to protect yourself

  • Apply sealants and coatings to prevent floodwaters from entering your house
  • Install a sump pump
  • Keep your gutters and drains clear
  • Where flooding occurs regularly, raise your home up on stilts or piles
  • Remove dry vegetation around the house
  • When replacing a roof, opt for tile or metal
  • Take all evacuation warnings seriously and have an emergency supply kit ready to go

2. More expensive home insurance

As insurance companies pay out huge amounts to homeowners whose houses have been damaged by climate change impacts, many are raising premiums to offset their costs. Home insurance rates increased more than 50 percent between 2005 and 2015.

In high-risk areas, premiums and deductibles may rise, coverage may be more limited, and insurance could ultimately become unaffordable or unavailable for some, especially in climate-vulnerable areas. For Connecticut homeowners, insurance rates have gone up 35 percent in the last 10 years for homeowners with property along the coast, rates have gone up by over 50 percent. In 2016, California insurance companies would not renew over 10,000 policies for homes in high-risk areas. (Recently, however, the state issued a one-year moratorium preventing insurers from dropping customers who live in areas at risk from wildfire.) Travelers Insurance Company now requires separate deductibles in areas where hurricanes and tornadoes are more common.

Moreover, standard homeowners’ insurance does not cover flooding, so homeowners must buy private insurance or sign up for the National Flood Insurance Program run by FEMA. Due to billions of dollars in payouts for Hurricanes Katrina, Harvey, Irma, Maria and Sandy, however, NFIP is $20.5 billion in debt. In October, FEMA announced that rates would rise 11.3 percent in April 2020, and will be further restructured in October 2021.

How to protect yourself

  • When choosing a home, factor in climate risks
  • Check FEMA flood maps (even though almost 60 percent are out of date)
  • Understand your insurance coverage and needs
  • Shop around for your insurance policy
  • Raise your deductible for lower monthly payments
  • Make your home more disaster-resistant

3. Outdoor work could become unbearable

With continued global warming, heat waves are expected to increase in frequency, duration and intensity. Jane Baldwin, a postdoctoral research scientist at Lamont-Doherty Earth Observatory, found that compound heat waves—heat waves that occur in sequence, one after the other—will also increase, making recovery from heat waves more difficult.

Agricultural workers in California Photo: Holgerhubbs

People who work outdoors, such as construction workers, miners, firefighters and agricultural workers, will be most affected by increasing temperatures. Florida, for example, has one of the highest rates of heat-related hospitalizations in the U.S. This summer during a heat wave, the majority of heat-related visits to emergency rooms in Virginia were made by people aged 29-40, 70 percent of whom were men. Indoor workers in warehouses and steel plants can also be affected by excessive heat.

One study suggested that outdoor workers should begin their shifts earlier in the day, but if global warming continues at the current pace, by 2100, they would have to start working four to six hours before dawn. Currently, there are no federal laws that protect workers from heat stress, but in July, a bill was introduced into the House of Representatives that would require the Occupational Safety and Health Administration to establish standards to protect those working in the heat.

How to protect yourself

  • Take frequent shade and water breaks
  • Use a damp rag to keep cool
  • Wear light-colored clothing and a hat
  • Know the symptoms of heat exhaustion and heat stroke

4. Higher electric bills and more blackouts

As temperatures rise, people will need to stay cool for health and comfort reasons. Climate Central analyzed 244 cities in the U.S. and determined that 93 percent experienced an increase in the number of days that required extra cooling to remain comfortable. As we rely more heavily on air conditioners and fans, electricity bills will get higher.

The increased demand for electricity, especially during peak periods, can also over-tax the electrical grid, triggering brownouts or blackouts. Extreme weather, such as hurricanes, heat waves or snowstorms, can cause power outages too.

Blackout in NYC after Hurricane Sandy
Photo: David Shankbone

Between the mid-1980s and 2012, there was a ten-fold increase in power outages, 80 percent of which were caused by weather.

As wildfires plague California, Pacific Gas & Electric has been preemptively shutting down power to avoid the possibility of sparking fires in the dry, windy conditions. Millions lost power during this year’s blackouts. Pre-emptive blackouts could become a common occurrence.

Brownouts or blackouts can also result if hydropower plants have less water to draw from in rivers and lakes, and if water becomes too warm to cool nuclear or coal power plants.

How to protect yourself

  • Find greener ways to stay cool
  • Install a programmable thermostat and set the temperature higher
  • Run your appliances at night
  • During a blackout, fill the bathtub so you have water to flush toilets keep freezers and refrigerators closed
  • If the power goes out, unplug appliances and electronics to avoid damage from electrical surges
  • Don’t run generators inside the garage or near open windows, to avoid carbon monoxide poisoning

5. Rising taxes

Municipalities are recognizing the need to make their communities more resilient in the face of climate change impacts. Although measures such as building seawalls or hardening infrastructure are hugely expensive, the National Climate Assessment determined that resiliency measures save money in the long run — for example, by reducing coastal property damage to about $800 billion from a projected $3.5 trillion. Paying for mitigation and adaptation measures, however, will likely have to be funded through higher property taxes or “resilience fees.”

Grand Rapids, Michigan had problems with flooding and aging stormwater infrastructure. In 2014, the residents rejected a 13.3 percent income tax cut in order to implement green infrastructure measures that absorb runoff and reduce flooding on streets.

Flooding in Norfolk, Virginia Photo: D. Loftis/VIMS.

In 2018, Norfolk, VA, which is surrounded by water and vulnerable to sea level rise, approved a .10 increase to the real estate tax rate, which will go towards citywide resiliency plans to address flooding. And in the wake of California’s recent wildfires, Marin County is proposing a .10 per square foot parcel tax on property owners across the county to fund wildfire prevention.

How to protect yourself

  • See if you qualify for a tax rebate or credit for renewable energy and/or energy efficiency
  • Check to see if your state gives tax exemptions for seniors, veterans, or the disabled

6. More allergies and other health risks

Warmer temperatures cause the pollen season to be longer and worsen air quality, both of which can result in more allergy and asthma attacks. Ground-level ozone, a major component of smog, which increases when temperatures warm, can also cause coughing, chest tightness or pain, decrease lung function and worsen asthma and other chronic lung diseases.

In addition, after floods or storms, damp buildings may foster mold growth, which has been linked to allergies and other lung diseases.

With rising temperatures, more people will suffer heat cramps, heat exhaustion, hyperthermia (high body temperature) and heat stroke as days that are unusually hot for the season hamper the body’s ability to regulate its temperature. Prolonged exposure to heat can exacerbate cardiovascular, respiratory and kidney diseases, diabetes, and increase the chance for strokes.

Older adults, pregnant women, and children are particularly vulnerable to excess heat. A 2018 paper, written by Madeline Thomson while she was a senior researcher at the Earth Institute’s International Research Institute for Climate and Society, called attention to the fact that children and infants are more vulnerable to dehydration and heat stress, as well as to respiratory disease, allergies and fever during heat waves and to the need for adults to protect them.

As the climate changes, disease-carrying mosquitoes are extending their range, bringing diseases such as malaria, dengue fever, chikungunya and West Nile virus farther north than they’ve ever been. In the summer of 2013, the Aedes aegypti mosquito, usually found in Texas and the southeastern U.S., suddenly appeared in California as far north as San Francisco — fortunately, none of the tested mosquitoes carried dengue or yellow fever. One study projects that Aedes aegypti could reach as far north as Chicago by 2050.

Heat waves, natural disasters, and the disruption in lives they cause can also aggravate mental health. During one recent California wildfire, suicidal and traumatized people flooded emergency rooms.

How to protect yourself

  • When pollen counts are high or air quality is bad, stay indoors
  • During a heat wave, limit outside activity during the hottest hours
  • Mantente hidratado
  • Use insect repellent
  • Understand how climate impacts can affect your children and take precautions for them

7. Food will be more expensive and variety may suffer

In the last 20 years, food prices have risen about 2.6 percent each year, and the USDA expects that food prices will continue to rise. While there are several reasons for higher food prices, climate change is a major factor. Extreme weather affects livestock and crops, and droughts can have impacts on the stability and price of food. New York apple farmers, for example, are facing warmer winters and extreme weather, which can wipe out harvests. They are trying to save their apples with new irrigation systems and wind machines that blow warm air during cold spells, but eventually these added costs will be reflected in the price of apples.

As temperatures warm and precipitation increases, more pathogens will thrive and affect plant health in addition, more food will spoil. And because food is a globally traded commodity today, climate events in one region can raise prices and cause shortages across the globe. For example, a drought in Brazil in 2013 and 2014 caused Arabica coffee prices to double.

Michael Puma, director of the Earth Institute’s Center for Climate Systems Research, studies global food security, especially how susceptible the global network of food trade is to natural (e.g., megadroughts, volcanic eruptions) and manmade (e.g., wars, trade restrictions) disturbances. He and his colleagues are building quantitative economic models to examine vulnerabilities in the food system under different scenarios they will use the tool to explore how altering certain policies might reduce the vulnerabilities of the food system to disruptions.

Three-quarters of our crops rely on insects for pollination and scientists believe 41 percent of insect species are threatened with extinction. While habitat loss is the major reason, climate change also plays a large part. If we lose pollinators, that could mean losing some of the crops and varieties they pollinate.

How to protect yourself

  • To save money, cook at home more often and avoid purchasing prepared foods
  • Don’t waste food
  • Buy in bulk
  • Eat less meat

8. Water quality could suffer

Intense storms and heavy precipitation can result in the contamination of water resources. In cities, runoff picks up pollutants from the streets, and can overflow sewage systems, allowing untreated sewage to enter drinking water supplies.

In rural areas, runoff transports animal waste, pesticides and chemical fertilizer, and can enter drinking or recreational waters. Polluted drinking water can cause diarrhea, Legionnaires’ disease, and cholera it can also cause eye, ear and skin infections. In some low-lying coastal areas, sea level rise could enable saltwater to enter groundwater drinking water supplies. And in areas suffering from drought, contaminants become more concentrated as water supplies decrease. In addition, algal blooms thrive in warm temperatures and can contaminate drinking water. In 2014, residents of Toledo, Ohio had to drink bottled water for three days because their water supply was polluted with cyanobacteria toxins.

The Earth Institute’s Columbia Water Center studies the state of fresh water availability in the face of climate change, and the water needs of food production, energy generation and ecosystems. It aims to provide “sustainable models of water management and development” to apply on local, regional and global levels.

How to protect yourself

  • Don’t use water you suspect is contaminated to wash dishes, brush teeth, wash or prepare food, make ice, wash hands or make baby formula
  • Keep bottled water on hand
  • Decrease your household water use, especially during droughts
  • Heed government precautions when drinking water is found to be contaminated and boil your water

9. Outdoor exercise and recreational sports will become more difficult

Reduced snowfall and early snowmelt in the spring will have an impact on skiing, snowmobiling and other winter sports. Less water in lakes and rivers could also affect boating and fishing during summer.

Hotter temperatures, especially in the South and Southwest, will make summer activities like running, biking, hiking and fishing less comfortable and potentially dangerous to your health.

How to protect yourself

  • Shorten your outdoor workout
  • Substitute indoor activities when temperatures are excessively hot
  • Plan outdoor exercise for early or late in the day
  • Choose shady routes if possible
  • Mantente hidratado
  • Wear loose, light-colored clothing
  • Keep salty or juicy snacks on hand
  • Know the signs of heat cramps, heat exhaustion and heatstroke

10. Disruptions in travel

As temperatures rise, it may get too hot for some planes to fly. In 2015, Radley Horton, associate research professor at Lamont-Doherty Earth Observatory, and then Ph.D. student Ethan Coffel published a study calculating how extreme heat could restrict the takeoff weight of airplanes. Hotter air is less dense, so planes get less lift under their wings and engines produce less power. Airlines may be forced to bump passengers or leave luggage behind to lighten their loads. This concern is one reason why long-distance flights from the Middle East leave at night the practice could become standard for the U.S. as well.

Flights can be disrupted due to flooding because many airports are located on low-lying land.

LaGuardia Airport after Hurricane Sandy Photo: peoples world

Superstorm Sandy in 2012 flooded LaGuardia Airport for three days. One runway in Northern Canada had to be repaved because the permafrost on which it was built began melting.

Once in the air, you may experience more turbulence. Stronger winds create more shear (a difference in wind speed over a short distance) in the atmosphere, which results in turbulence. And distant storms can create waves in the atmosphere that cause turbulence hundreds of miles away.

Recreational travel could be upended as climate change impacts many popular destinations. Sea level rise, storm surge and erosion are affecting Waikiki Beach in Hawaii, Miami Beach in Florida, and Copacabana in Rio de Janeiro. Along Florida’s southwest and Gulf coasts, toxic algae blooms have killed fish and turtles, sending the stench and toxins into the air, and making beaches unpleasant and unhealthy.

In the U.S., Montana’s Glacier National Park is losing its glaciers in 1910 it had more than 100, but now fewer than two dozen remain. The Everglades are experiencing salt water intrusion from sea level rise. World heritage sites, too, are being affected by global warming impacts: The Amazon rainforest is threatened by logging and fires, the Arctic is thawing, the snows of Kilamanjaro are melting, and the Great Barrier Reef’s corals are bleaching.

How to protect yourself

  • Change your travel destination
  • Purchase travel insurance
  • Check the weather of your travel destination
  • Fly during the morning to reduce chances of thunderstorms and turbulence
  • On the plane, keep your seat belt buckled as much as possible

As global temperatures continue to rise, climate change will affect our wallets, our health, our safety, and our lives. Many people are already feeling these impacts. And while there are ways to adapt on a personal level, some of these changes are going to become more severe and unavoidable over time. The best way to protect ourselves for the future is to support policies and measures that cut carbon emissions and enhance climate resilience.


Ver el vídeo: El PUEBLO de México que se HUNDE en el Pacífico #CambioClimático (Agosto 2022).