Información

¿Qué tipo de escarabajo de cuernos largos es este?

¿Qué tipo de escarabajo de cuernos largos es este?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Vivo en Europa y encontré este interesante escarabajo de cuernos largos, creo, ¡y tenía curiosidad de qué especie es o cómo se llama! ¡Gracias a quien lo identifica!


Rosalia alpina (nombre común: Rosalia longicorn)

Ver aquí: Rosalia longicorn

El enlace que agregué muestra una imagen de un escarabajo de cuernos largos alpino idéntico. Este escarabajo de cuernos largos se encuentra principalmente en los Alpes europeos y los países vecinos (por ejemplo, Alemania, Hungría y Francia). La altura mínima es de unos 700 m sobre el nivel del mar. Los adultos están activos de junio a septiembre. El color varía entre azul y gris, la cabeza se caracteriza por una espina a cada lado de la cabeza. El número de puntos negros en los élitros varía.


¿Qué come un escarabajo de cuernos largos?

Cuidado con los invasores asiáticos Escarabajo de cuernos largos! Ahora se considera uno de los más peligroso plagas para estos árboles. Si cree que ha encontrado un asiático escarabajo de cuernos largos, por favor descárguelo y repórtelo a la Comisión Forestal, SNH o Buglife con una foto.

Además, ¿muerden los escarabajos de cuernos largos? Estas escarabajos también pueden entrar en las casas por error como "invasores accidentales". Escarabajos de cuernos largos gatear por la casa creando una molestia pero no pueden morder, picadura, atacar muebles o dañar la estructura de la casa. Ellos hacer no infeste la madera curada (como en la estructura de la casa o en los muebles) ni la leña seca.

También sepa, ¿cómo se deshace de los escarabajos de cuernos largos?

  1. Determina si los escarabajos son escarabajos asiáticos de cuernos largos.
  2. Busque los pequeños agujeros que estos escarabajos perforan en la madera.
  3. Corta las ramas infestadas con una sierra o un hacha.
  4. Incinere la madera, las ramas y los árboles infectados.
  5. Rocíe los árboles y la madera restantes con insecticida imidacloprid.

¿Los escarabajos de cuernos largos tienen alas?

El asiático escarabajo de cuernos largos (Anoplophora glabripennis), originaria de China y Corea, es una plaga importante de muchos árboles de madera dura, y el hellip Los adultos de color negro brillante están grande, 17 & ndash40 mm (0,7 & ndash1.6 pulgadas) de longitud, y tengo 10 & ndash20 manchas irregulares blancas o amarillo-anaranjadas en sus élitros lisos (ala cubiertas).


Esta especie, originaria de Europa, y habiéndose extendido en la madera y los productos de la madera, ahora tiene una distribución prácticamente cosmopolita, que incluye el sur de África, Asia, América, Australia y gran parte de Europa y el Mediterráneo. [3] [4]

Hylotrupes bajulus puede alcanzar una longitud corporal de aproximadamente 8 a 20 mm (0,31 a 0,79 pulgadas), mientras que las larvas maduras pueden alcanzar los 30 mm (1,2 pulgadas). [3] [4] Estos escarabajos son de color marrón a negro, apareciendo grises debido a una fina pelusa gris en la mayor parte de la superficie superior. En el pronoto, dos tubérculos notoriamente lampiños son característicos de la especie. En los élitros suele haber dos manchas pubescentes blanquecinas. Las hembras no tienen un ovipositor real, solo un telson un poco más alargado. La especie se puede definir polimórfica, teniendo una variabilidad extrema, tanto en las dimensiones como en el aspecto. En ejemplares pequeños, las manchas pubescentes de los élitros desaparecen casi por completo y las patas y antenas se tornan rojizas.

Los adultos son más activos en el verano (junio-septiembre). [3] [4] Solo las larvas se alimentan de la madera, con preferencia por la madera muerta de pinos (Pinus), abetos, abetos (Picea abies), Especies de Araucaria y Pseudotsuga. [4] [5] El ciclo de vida desde el huevo hasta el escarabajo generalmente toma de dos a diez años, [3] dependiendo del tipo de madera, su edad y calidad, su contenido de humedad y también dependiendo de las condiciones ambientales como la temperatura. Las larvas generalmente se convierten en crisálidas justo debajo de la superficie de la madera y se cierran a mediados o fines del verano. Una vez que el exoesqueleto del escarabajo adulto recién emergido se ha endurecido lo suficiente, los adultos cortan orificios de salida ovalados de 6 a 10 mm (¼ a 3/8 pulg.) De diámetro, por lo general dejando excrementos gruesos y polvorientos en las proximidades del orificio. [6]

Hylotrupes bajulus ataca preferentemente la albura de madera blanda recién producida. Contrariamente al nombre de "barrenador de casa vieja", la especie se encuentra más a menudo en casas nuevas tal vez porque los escarabajos se sienten atraídos por el mayor contenido de resina de la madera recolectada más recientemente que 10 años antes. Si se ataca madera vieja, el daño suele ser mayor. A medida que el contenido de nutrientes de la madera disminuye con la edad, la larva tiene que consumir mayores cantidades de madera. [7]

En Australia, la infección de la construcción de viviendas es causada principalmente por el uso de madera ya infectada con huevos o larvas de escarabajos si la madera no se seca adecuadamente en el horno durante la producción. [8] [9]


Escarabajo asiático de cuernos largos

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Escarabajo asiático de cuernos largos, (Anoplophora glabripennis), también deletreado Escarabajo asiático de cuernos largos, también llamado escarabajo cielo estrellado, especie de escarabajo (orden Coleoptera, familia Cerambycidae), originaria del este de China y Corea, que se convirtió en una plaga grave de árboles de frondosas en América del Norte y partes de Eurasia.

Los adultos de color negro brillante son grandes, de 17 a 40 mm (0,7 a 1,6 pulgadas) de largo y tienen de 10 a 20 manchas irregulares de color blanco o amarillo anaranjado en sus élitros lisos (cubiertas de las alas). Las antenas largas tienen cada una 11 segmentos y son de 1,5 (hembra) a 2 (macho) veces más largas que el cuerpo. La base de cada segmento es de color blanco azulado pálido, graduando distalmente (lejos del centro del cuerpo) a negro.

El ciclo de vida del escarabajo dura de uno a dos años. Los adultos están activos desde abril o mayo hasta octubre. Los nuevos adultos se alimentan de ramitas o venas de las hojas y pecíolos (tallos de las hojas) durante aproximadamente dos semanas antes del apareamiento. Los adultos localizan los árboles hospedantes usando señales visuales o químicas y detectan parejas usando feromonas de corto alcance y de contacto. Las hembras adultas tienen una vida útil de aproximadamente 66 días, durante los cuales pueden poner entre 50 y 125 huevos individuales, según su cepa geográfica, los árboles hospedantes disponibles y la exposición a patógenos en el medio ambiente. Las hembras apareadas mastican un hoyo en la corteza en la parte superior del tronco o en las ramas principales de un árbol huésped y depositan un solo huevo blanco de 6 mm (0,2 pulgadas) de largo debajo de la corteza. El huevo eclosiona en 7 a 14 días. La larva sin patas crea un túnel de alimentación masticando a través del cambium (capa de células que se dividen activamente) en albura y duramen. Una larva que se alimenta excreta desechos parecidos a aserrín, que se expulsan a través de la abertura del túnel. Cuando está completamente desarrollada, la larva mide de 30 a 50 mm (1,2 a 2 pulgadas) de largo y pupa al final del túnel de alimentación. El adulto emerge masticando hacia la superficie y saliendo a través de un orificio de 10 a 15 mm (0,4 a 0,6 pulgadas) de diámetro.

En su entorno nativo en la península de Corea, el escarabajo asiático de cuernos largos se encuentra en densidades bajas en el borde de los hábitats de bosques mixtos. Dado su bajo número y la disponibilidad limitada de árboles hospedantes en el borde del bosque, los escarabajos no dañan significativamente los árboles en su entorno nativo.

En China, el área de distribución nativa del escarabajo se encontraba en la parte oriental del país hasta mediados de la década de 1980, cuando se informó por primera vez en grandes cantidades en el oeste de China y comenzó a matar una cantidad significativa de árboles. Ese aumento de la población y el movimiento hacia el oeste siguió a la plantación a gran escala de álamos que comenzó en la década de 1960 y culminó como parte del Programa de cinturones protectores de los tres norte de China, iniciado en 1978. El objetivo del programa era plantar 4.506 km. de una milla) de largo de árboles en las regiones del noroeste para el 2050 para prevenir la erosión del suelo, retrasar la desertificación, mejorar el embellecimiento urbano y aumentar la producción de madera para pulpa. El dramático aumento de árboles hospedantes permitió que el escarabajo asiático de cuernos largos se convirtiera en una plaga grave en China.

En 1992, el escarabajo asiático de cuernos largos se detectó por primera vez en los puertos de entrada en las costas este de los Estados Unidos y Canadá, pero fue exterminado antes de que pudiera escapar a los hábitats circundantes. La primera población establecida fuera de Asia se encontró en la ciudad de Nueva York en 1996. Se han reportado poblaciones posteriores en Nueva Jersey, Illinois, Ohio y Massachusetts, aunque las infestaciones tanto en Illinois como en Nueva Jersey han sido erradicadas desde entonces. También se han informado poblaciones establecidas en Japón, Austria, Francia, Alemania e Italia. El transporte del escarabajo asiático de cuernos largos a América del Norte, Europa y Japón se realizó principalmente en materiales de embalaje de madera maciza (por ejemplo, tarimas y cajas de embalaje) que contenían larvas o pupas en desarrollo. En raras ocasiones, el escarabajo se ha encontrado en envíos de plantas vivas.

El escarabajo asiático de cuernos largos puede desarrollarse en al menos 15 géneros de árboles, siendo sus huéspedes preferidos especies de álamo, arce, sauce y olmo. La alimentación de las larvas es la principal causa de daño a los árboles, ya que los túneles en el cambium interrumpen el flujo vascular. En los árboles que han sido infestados repetidamente, las ramas o los troncos a menudo se rompen bajo los vientos fuertes o la nieve intensa, ya que numerosos túneles de alimentación debilitan el árbol.

Debido a que el escarabajo asiático de cuernos largos puede causar daños significativos a los árboles, todos los países en los que se ha introducido accidentalmente han establecido protocolos de erradicación. Alrededor de una infestación se crea una zona de erradicación, en la que se eliminan todos los árboles infestados y todos los árboles hospedantes no infestados se tratan con un insecticida sistémico. En áreas más allá de la zona de erradicación, los árboles hospedantes potenciales se inspeccionan regularmente para detectar signos de infestación. Las infestaciones se consideran erradicadas solo después de que no se encuentren nuevos árboles infestados después de cuatro a seis años de inspecciones.

Los esfuerzos de erradicación en los Estados Unidos entre 1997 y 2010 costaron más de $ 373 millones. Se han eliminado más de 110.000 árboles desde 1996 como parte de los programas de erradicación en Nueva York, Illinois, Nueva Jersey, Massachusetts y Ohio, y se aplicaron pesticidas a gran escala a especies susceptibles. En un intento por reducir la propagación de la plaga, se insta a los ciudadanos en muchas áreas a reportar infestaciones o avistamientos del escarabajo y se les advierte que no transporten leña u otros artículos de madera potencialmente contaminados.

Otras estrategias de manejo que se están examinando para el escarabajo asiático de cuernos largos incluyen estudios para localizar enemigos naturales que puedan manejar la plaga como una forma de control biológico. Los enemigos naturales incluyen hongos y nematodos, así como insectos depredadores y parasitoides. Dados los riesgos inherentes que implica la introducción de otra especie extraña, los enemigos naturales aún se están investigando para determinar su idoneidad para el control biológico.


Escarabajo asiático de cuernos largos (ALB)


foto de: Joe Boggs, Universidad Estatal de Ohio

El escarabajo asiático de cuernos largos, o ALB, (Anoplophora glabripennis) es un insecto perforador de madera invasivo que se alimenta de una variedad de maderas duras como arce, abedul, olmo, fresno, álamo, castaño de indias y sauce, entre otras. Originarios de China y Corea, los escarabajos miden aproximadamente 1.5 pulgadas de largo y son de color negro brillante, con manchas blancas en las alas. Tienen antenas blancas y negras que pueden ser hasta dos veces más largas que su cuerpo.

Recursos de identificación

Ubicaciones confirmadas en Nueva York

En 1996, se encontró ALB infestando arces noruegos en Brooklyn. Las larvas y pupas probablemente hicieron autostop desde China en material de embalaje de madera y los escarabajos adultos emergieron después de que los materiales llegaron al puerto de Nueva York. Más tarde se descubrieron infestaciones adicionales en Manhattan, Queens, Staten Island, Islip y el centro de Long Island. Hasta la fecha, se han erradicado los sitios de infestación de Manhattan, el este de Queens, Staten Island e Islip.

Señales de una infestación

Los árboles que son atacados por ALB a menudo tienen follaje marchito y muerte regresiva del dosel, pero los principales signos a tener en cuenta incluyen:

  1. Orificios de salida redondos de ⅜ a ½ pulgada de los adultos que emergen de los árboles a partir de finales de julio.
  2. Depresiones redondas de ½ pulgada (sitios de puesta de huevos) en la corteza exterior.
  3. Savia rezuma de los lugares de puesta de huevos y los orificios de salida.
  4. Agujeros de salida profundos, inserte un lápiz para determinar si el agujero tiene al menos una pulgada de profundidad.
  5. Aserrín o excremento que se acumula en la base del árbol o en las ramas.

(Crédito de la foto, de izquierda a derecha: fotos 1 y 2 por Dennis Haugen, Servicio Forestal del USDA Joe Boggs, Universidad Estatal de Ohio Robert A. Haack, Servicio Forestal del USDA)

Las hembras a menudo mastican depresiones en la corteza donde depositan uno o dos huevos a la vez, poniendo hasta 60 huevos en promedio. Después de que nacen, las larvas perforan el árbol y comienzan a alimentarse del tejido vivo justo debajo de la corteza que interrumpe el flujo de nutrientes y agua dentro del árbol. Las larvas luego continúan en lo profundo del duramen donde continúan alimentándose hasta que están listas para pupar. Los ataques repetidos de decenas de larvas, generación tras generación, eventualmente rodean el árbol y lo matan. La muerte del árbol generalmente ocurre 7-9 años después de la infestación inicial, dependiendo de las condiciones del sitio y de la salud general del árbol.

Riesgos para el estado de Nueva York

Dado que los arces son un huésped preferido para ALB, la propagación del escarabajo al resto del estado significaría impactos devastadores para la industria del jarabe de arce a través de la pérdida de arbustos de azúcar saludables. Los arces también son una valiosa madera dura para muebles, pisos y otros usos. Las galerías larvales que atraviesan el duramen pueden degradar la madera lo suficiente como para hacerla inútil para la molienda, lo que le cuesta a la industria de productos forestales miles de millones de dólares. Las galerías de larvas también comprometen la integridad estructural del árbol, lo que provoca la caída de ramas y troncos bajo fuertes lluvias, nieve o presión del viento. Eliminar estos árboles peligrosos en parques y ciudades sería costoso y tendría graves impactos en el valor de las propiedades y el turismo.


Problema de investigación

Anoplophora glabripennis (ALB) (Coleoptera: Cerambycidae), un escarabajo perforador de madera grande y destructivo originario de China y Corea, se ha introducido accidentalmente en América del Norte y Europa en materiales de embalaje de madera maciza que se utilizan para enviar productos manufacturados. ALB ataca y finalmente mata especies de madera dura en al menos seis géneros de árboles: abedul (Betula), olmo (Ulmus), castaño de Indias (Aesculus), arce (Acer), álamo (Populus) y sauce (Salix). Los riesgos ecológicos y económicos son altos, y solo en los EE. UU., ALB podría resultar en la pérdida del 35% de nuestro dosel forestal o 1.200 millones de árboles valorados en 669.000 millones de dólares Las pérdidas en las industrias de madera, jarabe de arce, viveros y turismo pueden superar los 41.000 millones de dólares. . Por esta razón, las agencias reguladoras están intentando erradicar la ALB mediante la detección, remoción y destrucción de árboles infestados, y la inyección de árboles hospedantes sanos cercanos con insecticidas sistémicos. Sin embargo, si falla la erradicación, se necesitarán métodos para manejar ALB. Se requerirá un enfoque regional de manejo integrado de plagas, incluido el uso de controles biológicos y microbianos, resistencia de las plantas hospedantes, silvicultura e insecticidas sistémicos.

Nuestra investigación

Estudiamos a los enemigos naturales que atacan a ALB en Estados Unidos y China. Los objetivos eran 1) identificar los enemigos naturales que impactan a ALB en los EE. UU. Y 2) proporcionar datos sobre los factores que afectan la dinámica de la población de ALB en su área de distribución nativa. Si se necesitaran herramientas de manejo en el futuro, esta información puede resultar útil para el desarrollo de un programa de control biológico para ALB.
En los EE.UU., cuando se talaban árboles durante el programa de erradicación de 1999 a 2002, tomamos muestras de ALB de arces noruegos y saúcos infestados en la ciudad de Nueva York y de arce plateado, saúco y olmo americano en Chicago.
En China, Tomamos muestras de ALB vivo y muerto de álamos, sauces y / o olmos infestados en las provincias de Gansu, Hebei, Henan, Hubei, Jiangxi y la Región Autónoma de Mongolia Interior de China. La mayoría de los sitios de campo se muestrearon una vez durante la temporada, sin embargo, el sitio de campo en la provincia de Gansu se muestreó en julio y octubre de 2000, junio de 2001 y abril de 2002. La mayoría de los ALB se muestrearon como larvas, aunque también se tomaron muestras de pupas, adultos y huevos. fundar.
Dependiendo de los signos y síntomas de la enfermedad, los cadáveres de ALB se sometieron a necropsia o se cultivaron al regresar al laboratorio. Los enemigos naturales se identificaron a las especies cuando fue posible. Los hongos patógenos se cultivaron y se depositaron en la colección de cultivos fúngicos entomopatógenos del USDA ARS en Ithaca, NY. Los microsporidios se cultivaron y estudiaron en ALB y el barrenador del álamo (Escalador de plectrodera), un cerambícido nativo, analizado mediante microscopía electrónica de transmisión y genética, y esporas purificadas y almacenadas en nitrógeno líquido en nuestro laboratorio para futuras investigaciones. Los insectos parasitoides y depredadores se almacenaron en etanol.

Resultados esperados

Si la erradicación de ALB no tiene éxito en América del Norte, anticipamos la necesidad de control biológico, que es una estrategia de gestión a largo plazo utilizada para el control sostenido de especies invasoras. El control biológico generalmente requiere exploración extranjera en busca de parasitoides, depredadores y patógenos en el país de origen de los insectos y rsquos. Se requiere investigación sobre biología, eficacia potencial, crianza, especificidad del hospedador y completar una Evaluación Ambiental y un período de comentarios públicos. Dependiendo del resultado de la evaluación de riesgos para cada enemigo natural, el USDA APHIS puede o no emitir permisos para la liberación de enemigos naturales exóticos en los EE. UU. Una encuesta de los enemigos naturales de ALB existentes en los EE. UU. Puede revelar enemigos naturales nativos importantes o aquellos introducidos y establecidos con ALB de China o Corea.

Resultados de la investigacion

En los EE.UU., los hongos patógenos de insectos fueron el enemigo natural más diverso y prevalente de ALB, incluyendo Beauveria bassiana, Metarhizium anisopliae, Verticillium lecanii, y Paecilomyces farinosus. Además, se aisló una especie no identificada de Entomophthorales de un cadáver adulto disecado de un árbol en Chicago y en huevos recolectados en Nueva York.

Se encontró una especie no identificada de dípteros endoparásitos parasitando las larvas de ALB muestreadas en Chicago.

En China, el enemigo natural más extendido aislado de ALB fue una especie no identificada de microsporidium. Los microsporidios son un grupo de patógenos intracelulares obligados especializados de insectos y otros organismos eucariotas. Una vez agrupados como protozoos con otros eucariotas unicelulares, los análisis genéticos sugieren que están relacionados con hongos. Aunque la microsporidiosis puede causar mortalidad, muchas personas infectadas padecen una infección crónica debilitante. Aquellos con enfermedades crónicas, liberan esporas al medio ambiente e infectan a otros en su cohorte. Muchos microsporidios de insectos también se transmiten de la madre a la progenie en sus huevos. Las poblaciones de ALB en China tenían una prevalencia de infección promedio de aprox. 5%, que van desde & lt1% durante la primavera hasta el 11% durante el otoño. Este aumento estacional probablemente se debió a la alta densidad de poblaciones de ALB en nuestros sitios de campo. Al final de la temporada, las galerías larvarias generalmente se superponen en los troncos de los árboles abarrotados, lo que aumenta la probabilidad de que las larvas sanas ingieran esporas de microsporidios liberadas por larvas enfermas y moribundas.

Un segundo insecto patógeno, Beauveria bassiana, fue aislado de larvas infectadas en dos sitios de campo durante la primavera. En un trabajo posterior, estudiamos la patogenicidad de varios hongos entomopatógenos para los adultos de ALB (ver pub Dubois et al. 2007) y continúa la investigación sobre el uso de bandas de hongos para el manejo de ALB (ver pubs Hajek et al. 2007 Hajek & amp Bauer 2009). .
Solo se encontró un parasitoide atacando a ALB: Dastarcus longulus (Coleoptera: Colydiidae), un ectoparasitoide larvario, se encontró atacando a las larvas y pupas de ALB durante la primavera en un sitio, con ca. 5% parasitado.
Los posibles depredadores aislados en las galerías de ALB incluían hormigas (Formicidae) y un diminuto insecto pirata (Anthocoridae).
Tanto en EE. UU. Como en China, Las larvas de ALB soportaron un número sorprendentemente alto de deutoninfas foréticas de ácaros astigmáticos. En un sitio en China, encontramos ácaros mesostimáticos deutoninfas foréticos adheridos a ALB adultos. A pesar de su abundancia en algunas larvas, los ácaros foréticos aparentemente no afectan negativamente a sus huéspedes.

Además, algunos cadáveres de larvas de ALB recuperados de las galerías contenían nematodos, sin embargo, no pudimos confirmar si eran parásitos o saprofitos.


La biología y el comportamiento del escarabajo de cuernos largos, Dectes texanus en girasol y soja

Se estudió la biología y el comportamiento del escarabajo de cuernos largos Dectes texanus LeConte (Coleoptera: Cerambycidae) en dos plantas hospedantes que sufren pérdidas económicas por esta plaga: girasol, Helianthus annuus, y soja, Glycines max. Todos los cruces recíprocos de D. texanus recolectados de las dos plantas produjeron una progenie viable, lo que indica que los insectos conespecíficos atacan ambos cultivos. Las pupas de los tallos de soja pesaron aproximadamente un 40% menos que las de girasol, y los adultos alimentados con soja vivieron una media de 23 días, en comparación con una media de 53 días (machos) y 76 días (hembras) para los alimentados con girasol. La planta hospedera larvaria de una hembra no tuvo ningún efecto sobre su tendencia a ovipunturar plantas de cualquier tipo en un ensayo de invernadero. Una población probada en el campo recolectada exclusivamente de girasol contenía tres tipos de hembras en proporciones similares: las que pusieron huevos solo en girasol, las que pusieron solo en soja y las que pusieron por igual en ambas plantas hospedantes. Las hembras en los ensayos de campo se alimentaron más de la planta de la que se habían alimentado en el laboratorio, pero las hembras alimentadas con soja se alimentaron más con soja que las hembras alimentadas con girasol. Las hembras alimentadas con soja también produjeron más ovipunturas en las plantas de soja en los ensayos de campo que las hembras alimentadas con girasol, pero sus respuestas a las plantas de girasol fueron similares. Las hembras mostraron una actividad oviposicional total más alta cuando encontraron el girasol primero en el campo, y una actividad total más baja cuando encontraron la soja primero. Las puntuaciones de alimentación se correlacionaron significativamente con las ovipunturas y los huevos en ambos tipos de plantas. Concluimos que el girasol es la planta hospedante preferida, aunque las hembras aceptarán la soja cuando sea el único alimento disponible. Los resultados sugieren que D. texanus todavía se encuentra en las etapas iniciales de una expansión del rango de hospedadores con un comportamiento de selección de hospedadores femeninos que demuestra tanto las influencias genéticas como la flexibilidad fenotípica. El girasol representa una planta hospedante ancestral nutricionalmente superior y los costos de aptitud relativamente altos todavía están asociados con la utilización de la nueva planta hospedante, la soja, costos que pueden compensarse con beneficios como la reducción de la competencia intraespecífica. Estos beneficios potenciales y sus consecuentes implicaciones para la evolución del rango de hospedadores de D. texanus son hipotetizados y discutidos.


Fumigación

En situaciones en las que los tratamientos localizados han fallado o en infestaciones graves donde hay una gran cantidad de escarabajos en toda la estructura, la fumigación puede ser la mejor opción de control. La penetración de fumigantes puede matar a los escarabajos perforadores de la madera en todas las áreas de la casa. Sin embargo, los fumigantes no pueden prevenir futuras infestaciones de escarabajos perforadores de la madera.

La fumigación es costosa, complicada y solo puede realizarla un operador certificado de control de plagas. Antes de contratar a un profesional, obtenga cotizaciones de varias empresas de renombre.


Escarabajo asiático de cuernos largos

El escarabajo asiático de cuernos largos (Anoplophora glabripennis) es un escarabajo perforador de madera que se cree que se introdujo en los EE. UU. en paletas de madera y material de embalaje de madera en envíos de carga desde Asia (el rango nativo del escarabajo incluye China y Corea). Las larvas del escarabajo asiático de cuernos largos (ALB) perforan la madera de una amplia variedad de especies de frondosas, principalmente arces, olmos, castaños de indias, sauces, sicomoros y abedules. La perforación ALB debilita físicamente los árboles e interrumpe el flujo de savia. Es más probable que las ramas con daños aburridos se rompan, creando un peligro para la seguridad pública. Los árboles eventualmente serán destruidos por el daño por perforación de ALB.

Escarabajo asiático de cuernos largos adulto & # 8211 Kenneth R. Law, USDA APHIS PPQ, Bugwood.org

ALB se descubrió por primera vez en los EE. UU. En 1996 en varios árboles de madera dura en Brooklyn, NY. Se encontraron infestaciones adicionales en Long Island, Manhattan y Queens. En 1998, el escarabajo fue descubierto en Chicago, IL. Más tarde se encontraron escarabajos asiáticos de cuernos largos en Jersey City, Nueva Jersey, en 2002 y en los condados de Middlesex y Union, Nueva Jersey, en 2004. En 2007, se descubrió que el área de distribución del insecto en Nueva York se extendía a Staten Island y Prall's Island en el río Hudson. Hacia nuestro norte, el escarabajo fue descubierto en Toronto, Canadá, en 2003. En 2008, se descubrió una gran cantidad de escarabajos asiáticos de cuernos largos en Worcester, MA y sus alrededores, en bosques urbanos y rurales. En 2011, ALB se encontró en Tate Township Ohio.

Infestaciones históricas y actuales del escarabajo asiático de cuernos largos en Nueva York (USDA APHIS 2014) 2014 ALB Infestaciones históricas y actuales de Brooklyn, Manhattan y Queens (USDA APHIS 2014) 2014 ALB Área de cuarentena central de Long Island (USDA APHIS 2014)

Para ver mapas de todas las zonas de cuarentena e infestación actuales, visite la página USDA APHIS ALB.

Adultos de escarabajos asiáticos de cuernos largos con orificios de salida y de diez centavos & # 8211 Kenneth R. Law, USDA APHIS PPQ, Bugwood.org

Biología

Los adultos del escarabajo asiático de cuernos largos pueden alcanzar 1½ pulgada de largo con antenas muy largas (alcanzando hasta el doble de la longitud del cuerpo del insecto). El escarabajo es de color negro brillante con pequeñas marcas blancas irregulares en su cuerpo y antenas. Los escarabajos asiáticos adultos de cuernos largos están activos durante los meses de verano y principios de otoño. Después del apareamiento, las hembras depositan sus huevos en depresiones masticadas en la corteza de los árboles de madera dura (las hembras pueden poner de 35 a 90 huevos en una temporada). Después de la eclosión (típicamente de 10 a 15 días), las larvas de escarabajo se alimentan haciendo un túnel debajo de la corteza del árbol en el cambium (albura fresca) durante varias semanas. Las larvas luego hacen un túnel en el xilema (duramen) donde se alimentan durante el invierno, formando galerías en el tronco y las ramas de los árboles infestados. Los escarabajos adultos salen masticando a través de agujeros redondos de aproximadamente 3/8 de pulgada de diámetro, emergiendo de junio a octubre (la presencia de la emergencia adulta a menudo se puede detectar por el aserrín alrededor y debajo de estos agujeros, y por la savia que rezuma de los agujeros).

Hospedadores

Los escarabajos asiáticos de cuernos largos prefieren árboles de madera dura como: arce rojo (Acer rubrum), arce azucarero (Acer saccharum), boxelder (Acer negundo), Arce de Noruega (Acer plantanoindes), arce sicomoro (Acer pseudoplatanus), arce plateado (Acer saccharinum), castaño de Indias (Aesculus hippocastanum), sauces (Salix spp.) y olmo americano (Ulmus Americana). También atacarán abedules (Betula spp.) y sicomoros (Platanus spp.).

Impactos

El desarrollo de la galería de escarabajos asiáticos de cuernos largos y los orificios de salida debilitan la integridad de los árboles infestados y eventualmente pueden resultar en la muerte de los árboles severamente infestados. Se teoriza que si el escarabajo se extiende más allá de su área de distribución actual en América del Norte, millones de acres de maderas duras podrían morir, lo que podría causar más daño que el impacto combinado de la enfermedad del olmo holandés, el tizón del castaño y las polillas gitanas. Los bosques nacionales y estatales, los parques y los patios traseros privados podrían verse afectados, al igual que las industrias dependientes de los bosques como la madera, el jarabe de arce, la fabricación de casas y muebles y el material de vivero de horticultura comercial.

Daño y larva de escarabajo asiático de cuernos largos & # 8211 Steven Katovich, Servicio Forestal del USDA, Bugwood.org


DEEP está emocionado de volver a nuestra nueva normalidad de acuerdo con la dirección del Gobernador Lamont y como resultado de la rápida mejora de la situación de COVID-19 en Connecticut. A partir del 1 de junio, a más tardar, todos los servicios de atención al cliente reanudarán las operaciones comerciales normales. Para obtener información detallada sobre lo que esto significa en DEEP y para el público al que servimos, visite nuestro sitio web "New Normal": DEEP New Normal Information

El escarabajo asiático de cuernos largos y Connecticut

Proteja los bosques de Connecticut: tenga en cuenta el escarabajo asiático de cuernos largos (ALB). Este insecto, que es devastador para los árboles, se encuentra tanto en Nueva York como en Massachusetts, por lo que es posible que ya esté en Connecticut.

El escarabajo asiático de cuernos largos
Kenneth R. Law, USDA APHIS PPQ, Bugwood.org

El ALB es una de varias plagas exóticas que pueden afectar a los árboles en Connecticut durante los próximos años. Algunos, como el barrenador esmeralda del fresno, ya han demostrado que su potencial es devastador. Para proteger los árboles, la gente del estado debe estar alerta y también ser cuidadosa. La detección temprana de insectos potencialmente dañinos ayuda a limitar la cantidad de daño que se puede causar. Prácticas como el uso exclusivo de leña cultivada localmente reducen nuestra vulnerabilidad. Todos los esfuerzos ayudan mucho.

Visión general

Entre las muchas amenazas a los árboles en Connecticut, la amenaza de insectos no nativos es superada solo por los daños catastróficos por tormentas. Los insectos en esta lista incluyen la polilla gitana, el escarabajo japonés, el adelgido lanudo de la cicuta y el escarabajo de la corteza del olmo europeo. Muy pronto, puede haber una nueva plaga incluida y ndash el escarabajo asiático de cuernos largos (ALB). La mejor estrategia con respecto a este insecto, si está en Connecticut, es encontrarlo temprano y luego erradicarlo, antes de que se propague más.

Ésa no es necesariamente una tarea fácil. El ALB es un insecto grande, brillante, en su mayoría negro y de aspecto muy distintivo. También tiende a extenderse lentamente y a preferir las copas de los árboles, al menos inicialmente. Como resultado, a pesar de su tamaño, puede ser muy difícil de detectar en el campo.

Asimismo, el daño que ocasiona a los árboles es, en un principio, poco notorio. No hay nada que haga el ALB que anuncie su presencia, por lo que una infestación puede persistir y crecer a un nivel bajo durante años. Para tener una posibilidad razonable de encontrar este insecto, será necesaria la vigilancia de muchas personas, incluidos profesionales y ciudadanos preocupados por igual.

Una historia rápida (dónde se ha encontrado ALB en América del Norte)

Macho ALB sobre álamo en China
Michael Bohne, Bugwood.org

Remoción de árboles en las calles de Chicago
Archivo ARS del USDA, Servicio de Investigación Agrícola del USDA, Bugwood.org

El ALB es originario de los bosques de China y Corea. Tras el aumento del comercio entre los EE. UU. Y China, el escarabajo comenzó a ingresar a los Estados Unidos en la década de 1990 y rsquos, debido a que esta misma madera de álamo se utilizaba para embalaje y estiba.

El ALB se encontró por primera vez en América del Norte en 1996 en Brooklyn, Nueva York y pronto fue seguido por hallazgos en el Bronx, Queens y Long Island. También se han encontrado infestaciones posteriores en Chicago (1998) Jersey City, Nueva Jersey (2002) Carteret, Nueva Jersey (2004) Ontario, Canadá (2005) y varios lugares de Nueva York, incluido Central Park en Manhattan y en Staten Island (2007). También se ha encontrado en Ohio (2011) y en Central Long Island (2014). Ha habido algunas infestaciones satelitales y brotes ndash iniciados por madera transportada por una infestación ya existente y ndash, pero la mayoría de estos hallazgos son de infestaciones iniciales y escarabajos ndash que escaparon al paisaje directamente desde la carga transportada a América del Norte.

Curiosamente, en cada uno de estos casos, el escarabajo fue encontrado por primera vez por un miembro del público, no por un profesional.

La infestación más grave hasta la fecha es la de Worcester, MA. Este brote fue descubierto el 2 de agosto de 2008 por una mujer que sentía curiosidad por los grandes escarabajos que encontraba en su patio trasero. Se estima que esta infestación tenía al menos doce años en el momento de este descubrimiento. Inmediatamente después del descubrimiento, los expertos se pusieron a trabajar para estudiar y planificar la erradicación de esta infestación. A partir de octubre de 2019, el área de cuarentena de esta infestación se ha extendido a 110 millas cuadradas y ha llevado a la eliminación de casi 30,000 árboles y el trabajo de manejo de esta infestación aún está en curso.

En julio de 2010, se descubrió una infestación muy pequeña de escarabajos en Boston, en los terrenos del Hospital Faulkner, justo al otro lado de la calle del Arnold Arboretum. Afortunadamente, cuando el jardinero del hospital vio alerta a los escarabajos, solo se habían extendido a seis árboles, todos arces rojos, y aún no se habían trasladado a los muchos árboles hospedadores potenciales adicionales en los terrenos. La vigilancia de este individuo probablemente salvó una de las principales colecciones de árboles del país. While the results of genetic testing have been inconclusive there, it is largely suspected that this infestation began with beetles moved from Worcester, on firewood, scrap wood or by some other incidental means. It is estimated that the Boston infestation was about 3-5 years old when discovered.

As a result of these discoveries, since 1998, extensive phytosanitary standards have been put into place regulating the movement of wood of any kind from outside of North America. These standards include the heat treating of pallets and other packaging material and increased inspections at the ports before shipping and unloading. It appears that these standards are working. The likelihood is that all of the major infestations found so far in North America were initiated before the adaptation of these strict standards. However, that does not mean that a new, major infestation could not develop from the spread of the ALB from an existing infestation.

It is very challenging that ALB infestations can go undetected for years. This allows the beetle population to grow to large numbers before being discovered. In Connecticut there is concern that the state, with its many ports and freight transportation hubs, may have already received a shipment that included beetle-infested wood, that has led to a yet undiscovered infestation somewhere within its borders. There is also concern that the beetle could easily be carried into the state accidentally from one of the nearby, known infestations, such as in firewood or simply as a hitchhiker on a vehicle.

Why the ALB Is of Such Concern to Connecticut

Worcester Street before (left) and after (right) tree removals from ALB
Kenneth R. Law, USDA APHIS PPQ

Arguably, nowhere else in the United States do so many people in one state live in such close proximity to so many trees. The lives of the people of Connecticut are closely interwoven with the trees that grow in our forests, in our yards and neighborhoods, along our streets and our highways, and in our parks and playgrounds. It is estimated that Connecticut is about 60% forested. That percentage does not include those trees that are outside our forests but are in our towns and cities and still very much a part of our daily lives.

The ALB is an insect with a large host range. Approximately 47% of the trees in our forests are considered susceptible to the ALB, with some 32% considered to be highly susceptible (see Tree Lists). If we focus in on the trees in Hartford&rsquos urban forest, the numbers are similar. Based on the number of trees, some 48% of the urban forest is susceptible based on leaf area, some 59% of the canopy volume of Hartford is vulnerable. A listing of street trees in Milford shows that more than half of the trees along the 220 miles of roads in that city could be lost.

The economic importance of trees should not be overlooked in this discussion. Fall foliage season is Connecticut&rsquos second busiest time for tourism, with maples, one of ALB&rsquos favorite targets, being a key contributor to nature&rsquos annual display of color. Likewise, the maple syrup, forest products and nursery industries are all important in Connecticut. Each of these faces potential harm from the beetle. Further, these threats are only the tip of the iceberg. Additional financial threats include loss of property values, increased energy heating and cooling costs, loss of recreational values in our parks and forests, enormous tree removal and replanting costs, and so on. Depending upon the size of the infestation, the presence of the beetle could be an economic disaster for the state.

What Will Happen if ALB Is Found in Connecticut

Surveying Trees in Worcester
Patty Douglas, USDA APHIS PPQ

The ALB is an insect of federal regulatory concern. Upon the beetle being found, this status obligates the federal government to take direct action, in partnership with various state agencies and local entities. The goals of this action are twofold - to contain the ALB so that it does not spread from the site of infestation and to eradicate it within the area infested.

From the federal side, the main department responsible for taking action is the United States Department of Agriculture (USDA). The two units of USDA most directly involved in ALB efforts are the Animal and Plant Health Inspection Service (APHIS) and the Forest Service (USFS). In these infestations, APHIS takes the lead, with USFS and state and local entities assisting.

Within Connecticut, the main state agency responsible for responding to the ALB is the Connecticut Agricultural Experiment Station (CAES). The Connecticut DEEP would also have a critical role in the response, particularly through the Division of Forestry but also through the EnCon Police and the Pesticide Management Program.

In the initial response, the first item of business will be to locate as many of the infested trees as possible and then to establish a quarantine area. The purpose of the quarantine area is to see to it that no large pieces of wood from ALB susceptible trees leave from the infested area. That includes lumber, nursery stock, trunk wood, branches, stumps, roots and all species of firewood. All who work within the quarantine area removing or treating trees will need specialized training so that this work does not then become a means for the further spread of the insect.

Biology of the ALB

Adult Asian Longhorned Beetle
Peter Trenchard, CAES

Larval Asian Longhorned Beetle
Thomas B. Denholm, New Jersey Department of Agriculture, Bugwood.org

Description of the Insect

The adult ALB is a jet-black, glossy beetle whose wing covers are marked with distinct white patches. It is a large insect. The body of the adult female is about 1 inch to 1-½ inches in length and 3/8 to ½ inch in width. The adult male is slightly smaller. The ALB is a longhorned beetle (a cerambycid), which means that its antennae are very long relative to the body. The female&rsquos antennae are about 1.2 to 1.8 times its body length, while the male&rsquos antennae are about 1.6 to 2.1 times its body length.

The details of the ALB&rsquos appearance are very helpful in distinguishing it from several look-alikes. The size and glossy appearance of the ALB are each key characteristics. Also, the alternating blue-white and blue-black pattern on its antennae and the bluish tinge to the legs are also important indicators. The beetle most frequently mistaken for the ALB in Connecticut is the whitespotted sawyer, a native longhorned beetle that attacks pines. The whitespotted sawyer can be distinguished from the ALB in part because it is not nearly as glossy at the ALB, and in part due to differences in its spotting pattern.

The Connecticut Agricultural Experiment Station has produced a poster ready for download showing the most common ALB look-alikes.

The ALB is a poor flyer that continually re-infests the same tree. Populations on an infested tree tend to get quite large before the beetle moves on to adjacent, susceptible trees.

ALB Life Cycle
Diagram by Michael Bohne, Bugwood.org Published by the University of Vermont (2001)

Ciclo vital

The ALB undergoes a complete metamorphosis. Its life cycle consists of four stages: egg, larva, pupa and adult. The egg is laid by the female ALB at the base of a crater she chews into the bark of the tree, until the very bottom of the crater just contacts the cambium. The crater, or oviposition site, is irregularly oval, circular, oblong or even linear in shape, and about the size of a dime. In a tree that is not heavily infested, oviposition sites are more common near to the top of the tree and on branches that are not smaller than an inch in diameter. In a tree that is heavily infested, oviposition sites may be found anywhere on the tree, even on exposed roots and on the trunk, where the bark is thickest.

After completing the excavation of the crater, the female beetle then lays a single egg. A single female will lay eggs at multiple sites, with one female capable of laying up to 90 eggs. When the egg hatches, the newly emerged larva feeds upon the cambial and sapwood tissues in the vicinity of the oviposition site. As it increases in size, the growing larva turns and burrows its way into the heartwood of the tree. The ALB larva typically has 5 instars (growth stages) and becomes quite large &ndash on the order of 2 inches in length &ndash before becoming a pupa.

The life cycle of the ALB crosses from one growing season into the next, with the insect overwintering as a larva in the heartwood of the tree. Pupation takes about 20 days, and the adult beetles begin emerging from late June and early July. Emergence continues until the first hard frost of the fall. In more northerly areas, eggs laid in the late season may overwinter as eggs, and the life span of those insects may extend over three growing seasons before reaching maturity. Before pupating, the larva often turns outward and begins burrowing towards the outside of the tree, establishing a pupal chamber in the sapwood under the bark.

The adult beetles are active reproductively from when they emerge until the first hard frost. Adults feed minimally and the distinctive feeding habits of the adult female can serve as an indicator of the presence of the beetle. Adult females feed on the midrib of leaves, on leaf petioles and on the thin bark of twigs. Following mating, male beetles will mate-guard a female to protect his genetic contribution as she chews an oviposition pit and lays an egg.

Not much is known about possible causes of mortality for the beetles, other than the cold weather of late fall. Specific predators, parasites or diseases that would reduce beetle numbers have not been recorded.

Mate Guarding (male guards female as she chews oviposition pit)
Michael Bohne, Bugwood.org

Trees at Risk from the ALB

Pinchot Sycamore with Hartford Summer Crew
Chris Donnelly, CT DEEP

Elm in West Hartford
Chris Donnelly, CT DEEP

The ALB is notable for its wide range of potential host trees &ndash it is one of the reasons why it is of such great concern and is so difficult to combat. While it was poplar trees in China that had a major role in causing the ALB to arrive in North America, it has been its attacks on maple trees on this continent that have been most noted. Altogether, there are at least 11 genera of trees that ALB is known to attack in North America, with more likely to be discovered.

The ALB only attacks hardwoods &ndash it has no known gymnosperm hosts. Thus, pines, spruces, firs, hemlocks and other conifers are safe from this insect.

The following are among the genera most at risk from ALB, with some comments on each:

Maples: All maples appear to be at risk from ALB. As the maple species are among some of the most important trees in Connecticut, this is of great concern. Maples in Connecticut include sugar maple, red maple, silver maple and box elder. Norway maple is one of the most common street trees in the state, but is also considered to be a potentially invasive non-native, and so is losing favor among those who plant trees. The Crimson King variety of the Norway maple continues to be a very popular tree for homeowners. Also there are many smaller maples that are highly prized as ornamentals, including the Japanese maple, hedge maple, paperbark maple and the striped maple.

Elms: Prior to the advent of Dutch elm disease, the American elm had been considered the proto-typical American street tree, renowned for its size, hardiness and graceful shape and beauty. Extensive efforts to bring back the beauty of the elms have led to the introduction of many new species and varieties of elms, including hybrids. The genus remains a major component of both our forests and our landscapes. The many recently introduced, disease resistant American elms are leading this species to a renewed popularity.

Willows: While not as commonly planted as either elms or maples, willows are still an important part of our landscape, particularly weeping willows. These trees are often seen as part of the vista along lakes and streams and in wet areas. Pussy willows shrubs, a harbinger of spring for many people, were noted as being especially vulnerable to attack during the NYC ALB outbreak.

Birch: The lighter colored birches &ndash paper, grey and ornamental white birches &ndash are known to be hosts of the ALB. The darker birches, such as the black and yellow birches, are not considered to be as susceptible to the beetle. Black and yellow birches, the two species with the characteristic &lsquobirch beer&rsquo scent, are major components of our woodlands, while grey birch is common in old field settings. The white birches generally are very popular landscape trees.

Horsechestnuts (buckeyes): Horsechestnuts and buckeyes are best known in Connecticut as landscape trees. Due to their showy blossoms and their interesting, palmate compound leaves, they are often a signature specimen where planted.

Sycamores and London Planes: The American sycamore is the largest tree species east of the Mississippi. Indeed, the largest tree is Connecticut is the Pinchot Sycamore, in the Weatogue section of Simsbury. This perhaps 400 year old giant is about 9 feet in diameter, 95 feet tall and has a canopy spread of around 140 feet. Other nearly as majestic native sycamores dot the Connecticut countryside. Meanwhile, the London plane tree, a cross between the American and the Oriental sycamore, is one of the more common street trees, known for its resistance to pollution, other insects and diseases.

Poplars: The genus Populus is fairly common throughout Connecticut. This includes trembling aspen, big-toothed aspen and the cottonwood. The Tulip Poplar is not actually in the Poplar family, and is not susceptible to ALB.

Among the other genera known to be susceptible to the ALB are the hackberries, the mountain ashes, true ashes and the silk tree.

Trees largely considered to not be at risk from the ALB include the oaks, apples, pears, hickories, beeches, honey locusts, dogwoods, walnuts, magnolias, tree-of-heaven, lilacs, viburnums and all of the conifers.

Indications that the ALB May Be Present

The best indication of the presence of an ALB infestation is the insect itself. While the insect is large and striking in appearance, it also can be very hard to spot. Other good indicators that point to the presence of the ALB are:

ALB Exit Holes
Peter Trenchard, CAES

Exit holes: ALB exit holes are circular and large &ndash on the order of ¼ to ½ inch in diameter. Exit holes may be anywhere on the tree. It is good to inspect branches that have been pruned or fallen from the tops of trees, as that is where infestations usually begin. There are also exit hole &ldquolook-alikes&rdquo, including the exit holes of the leopard moth and the feeding marks of sapsuckers.

Old and New ALB Oviposition Sites
Peter Trenchard, CAES

Oviposition sites (pits): These craters chewed into the bark can be any shape from nearly circular to a long trench. Typically, if roughly circular, they will be ½ inch or so in diameter, or about the size of a dime. As these pits are chewed out by the female, the marks of her mandibles can be seen around the edges of the pit. When freshly made, the pit often stands out due to the contrast between the outer and inner bark. As the wound oxidizes and then as the tree responds, there is a marked loss in this color contrast.

Sap Frothing from Oviposition Sites
Peter Trenchard, CAES

Frothing sap: After the adult female has chewed an oviposition pit, the tree may begin bleeding sap. In turn, this sap often begins to ferment, becoming frothy or foamy and attracting other insects that feed on the sap.

Frass at Base of Maple (with ALB)
Peter Trenchard, CAES

Excremento: As the larva feeds, the solid fecal matter it generates is mixed with the wood shavings that also result from its feeding. This mixture is known as frass. As the larva feeds, it pushes frass back out of its tunnel, where it may be seen protruding from cracks in the bark of the tree or on the ground or caught in the crotches of infested trees. The frass from the ALB is relatively large and coarse as compared to that from other insects, such as carpenter ants or carpenter bees.

Midrib Feeding from Adult ALB
Peter Trenchard, CAES

Characteristic adult feedings: The adult female feeds on the main and secondary veins of leaves of susceptible trees, and occasionally also strips off the surface layer from the petiole and from the twigs of these same trees. As this feeding pattern is not commonly observed with other insects, it can be considered a good indicator of the presence of the ALB.

Worcester Tree, heavily infested likely one of the first trees infested.
Peter Trenchard, CAES

Tree condition: Indicators such as those listed above may give readily visible evidence, but are usually difficult to spot. Often an ALB infested tree does not look very different from others around it that are not infested. However, as the infestation progresses and the beetles continue to use the tree, the damage to the bark can cause dieback throughout the crown of the tree. The continual tunneling within the wood of the tree also structurally weakens branches and trunks, eventually increasing the likelihood that the tree will begin to fall apart, particularly during storms.

What to Do if You May Have Found ALB

First, and most important &ndash if you think you may have found the ALB, do not attempt to move the insect, or to move any wood or other potentially infested material from the site. Instead, take lots of photos and make careful note of the location, and then get in touch with the Connecticut Agricultural Experiment Station. Send an email or digital photos of suspected ALB or ALB indicators to [email protected] The Station is responsive to emails, and they will follow up on all potential spottings.

If circumstances determine that you need to capture the beetle, then be sure to use a glass jar with a metal lid. These are insects that chew their way through trees plastic will not hold them. Then, the best course is to either leave the insect in place at the site or place into a freezer for at least two days, to kill it.

Even then, do not move the insect and, especially, do not move any associated wood. If this is an ALB, where is one adult there are likely to be others. Moving anything from the site increases the chance of its spread.

Because of the number of the trees that potentially may be removed following the discovery of an ALB infestation, there might be some reluctance to report an ALB find. While that reluctance is understandable, the consequences of not reporting an infestation is worse. The longer an infestation persists, the larger the population of beetles will grow and the greater the extent of the impact will be. The feeding by the beetles can sufficiently girdle the tree so as to kill it outright or make it vulnerable to other pests, or the burrowing in the wood can so weaken the tree structurally that it falls victim to a storm.

The public&rsquos cooperation in this effort to find the beetle in order to protect trees and to limit the beetle's spread is greatly appreciated.

Other Sources of Information

Asian Longhorned Beetle and Its Host Trees
(publication by USFS and the University of Vermont)